FIGHTLAND

La cartelera “No Trump” y su cita con la historia

Bob Arum pretende que su cartelera de este sábado bautizada "No Trump" sirva como protesta en contra de las polémicas declaraciones del candidato republicano a la presidencia Donald Trump.
7.4.16
Foto: Gage Skidmore / Flickr

El próximo sábado 9 de abril, el MGM Grand de Las Vegas albergará una histórica cartelera en muchos sentidos. Manny Pacquiao, el casi inquebrantable filipino que revolucionó el boxeo, disputará lo que parece ser su último número arriba del ensogado; Gilberto "Zurdo" Ramírez intentará colarse a los anales de la historia como el único boxeador mexicano en obtener un título mundial en las 168 libras; Óscar Valdez será sometido a su prueba más dura hasta el momento en su corta pero exitosa carrera como profesional cuando se vea las caras con el ex campeón mundial Evgeny Gradovich. Todo dentro de un marco social y político donde la figura central no podía ser otro que Donald Trump y sus polémicas declaraciones.

Publicidad

Después de repasar la cartelera, quedan pocas dudas sobre el porqué Bob Arum decidió bautizar así la cartelera de este fin de semana. Las minorías de la Unión Americana tendrán la oportunidad de brillar a través del deporte y, de alguna forma, servir como estandartes para combatir, literalmente, con guante blanco las injustas declaraciones del candidato republicano a la presidencia estadounidense.

Leer más: Tyson en su mejor momento: campeón indiscutido en noventa segundos

Hace unas semanas, Bob Arum, presidente y fundador de Top Rank Promotions, declaró que su postura respecto al tema de inmigración y, en específico, a la población latina de los EE.UU es "diametralmente opuesta " a la del señor Trump. Por ello, decidió armar una velada que incluyera un repertorio de boxeadores mexicanos para demostrar que ellos "vienen a nuestro país, con la motivación de tener una mejor vida por medio de una sólida ética de trabajo".

Hasta aquí en cuanto al tema político-social que impera en el vecino del norte y cómo se ve reflejado en el deporte. Pero en cuestiones boxísticas, es indudable que la velada del sábado nos tiene reservado todo un espectáculo por el temperamento de cada uno de los boxeadores incluidos.

Pacquiao vs. Bradley III

Al parecer, al filipino le encantan las trilogías. Pacquiao-Morales, Pacquiao-Márquez (fueron cuatro pero aún así vale), y ahora, por tercera vez, tendrá la oportunidad de cerrar una magnífica carrera frente a Tomothy Bradley. Cuando a finales del año pasado Bob Arum anunció que sería el último tren del filipino hacia el retiro, la mayoría de los aficionados quedaron defraudados ante lo que podría ser una revancha, muy lejana, ante Floyd Mayweather Jr., o al menos, ante un rival más mediático y con mayor renombre —no es por hacer de menos a Bradley, pero el primer enfrentamiento entre estos dos dejó mucho qué desear—.

¿Qué esperamos de esta contienda? Una guerra.

Si bien es cierto que Pacquiao no ha logrado ganar vía nocaut desde el 2009 cuando venció a Ricky Hatton y, meses después, a Miguel Cotto (nocaut técnico), el "Pac-Man" sigue siendo un peleador peligroso con poder y rapidez en los puños. Pero sobre todo, querrá despedirse del deporte que lo vio erigirse como un titán inquebrantable de una manera espectacular, como solía hacerlo años atrás.

Leer más: Por qué la oportunidad de Mosley para disputar un título es un retroceso para el boxeo

Pero apostar por un nocaut ante Bradley para complacer a su gente no será tarea fácil, ya que la "Tormenta del desierto" será justamente eso la noche del sábado: un vendaval de combinaciones envenenados. El californiano es consciente de que su carrera podría tomar el impulso suficiente para hacer más ruido dentro de los mejores del mundo, y poder negociar peleas atractivas en el futuro. Bradley no rehúye al intercambio, y a pesar de que suele ser algo desordenado a la hora de atacar, un gancho o un recto a la mandíbula de Pacquiao podría remontar al filipino a aquel 8 de diciembre de 2012 cuando Juan Manuel Márquez le propinó el nocaut de su vida.

En lo personal, no creo ver la mejor versión del "Pac-Man" esa noche, pero sí espero una contienda de toma y daca donde el filipino se alzará como el ganador por medio de una decisión unánime. Creo que lo más difícil del pleito será aceptar que una leyenda viviente más del boxeo dejará de brillar dentro del ring.

"Zurdo" Ramírez vs. Arthur Abraham

La vida da muchas vueltas. El deporte está plagado de historias de superación personal que van desde el niño pelotero que jugaba descalzo en su natal Cuba y que ahora disfruta de un salario millonario en las Mayores, hasta el pescador que se convirtió en futbolista y disputó una Copa del Mundo. La historia de Gilberto Ramírez es algo similar.

Ramírez vs. Khatchikian. Foto: Mikey Williams / Top Rank

No hace mucho, el peleador sinaloense era ayudante de albañil. Jamás cruzó por su cabeza que unos años después estaría disputando un título mundial. Pero no solo eso, sino que también podría coronarse este sábado como el primer mexicano en ostentar un campeonato en la división de los supermedianos. Sin duda, una labor nada sencilla, ya que tendrá enfrente al campeón Arthur "King" Abraham quien liga ocho victorias consecutivas de las cuales cinco ha sido defensas exitosas de su cinturón.

El escenario está puesto para que Ramírez logre la hazaña. Estará "en casa" frente a su fanaticada mexicana, y su buen boxeo puede hacerle daño al alemán. Sin embargo, no podrá descuidarse, pues no sabemos a ciencia cierta qué tanto aguante pueda tener el mexicano ante los embates de Abraham, y peor aún, si la falta de experiencia en una pelea de campeonato pueda cobrarle factura.

Valdez vs. Gradovich

El boxeador olímpico Óscar Valdez tendrá una oportunidad de oro para demostrar que está listo para grandes rivales. Su oponente, el "Ruso mexicano" es un peleador difícil de roer y con gran aguante, pero poco boxeo (a veces los apodos son de adorno). Su estilo no es precisamente malo, pero no termina por convencer. No obstante, Valdez tendrá que tomar precauciones, deberá ser más inteligente y muy paciente —una cualidad que por momentos tiende a olvidar—. No veo a Valdez noqueando a Gradovich, pero sí ganando una decisión unánime. El sonorense debe aprovechar los reflectores para poder abrirse paso entre los mejores de la división.

La cartelera "No Trump" será una noche peculiar para el mundo del boxeo. Una estrella dejará de brillar, y otras dos podrían comenzar su larga travesía en medio de un universo plagado de supernovas y hoyos negros. En cuanto al ámbito político y social, esperemos que el señor Trump prenda el televisor esa noche y aprenda siquiera un poco el significado de la palabra "sacrificio" y la ardua labor que cada uno de estos peleadores, al igual que sus compatriotas en el vecino del norte, le dedican a su trabajo.