FYI.

This story is over 5 years old.

El poco conocido truco de grabación que hace a los cantantes sonar perfectamente

Escucha casi cualquier grabación de pop contemporáneo o rock y habrá una buena posibilidad de que las vocales hayan sido “compensadas”.
Tumblr

Este artículo apareció originalmente en Motherboard.

Pon una canción de Taylor Swift, Mariah Carey o Michael Jackson y escucha las vocales. Podrías pensar que el artista canto la canción varias veces y el productor escogió la mejor versión para usar en la grabación. Pero eso casi nunca sucede.

La realidad es menos romántica. Escucha casi cualquier grabación de pop contemporáneo o rock y habrá una buena posibilidad de que las vocales hayan sido "compensadas". Esto es, cuando el productor y el ingeniero de sonido peinan diversas tomas de la vocal y escogen las mejores frases, palabras o incluso sílabas de cada grabación, luego las unen en una "composición" maestra sin errores.

Publicidad

Aunque no es muy conocida por el público, la compensación ha sido una práctica estándar en la industria por décadas. Todos lo hacen—"incluso los mejores mejores mejores cantantes," comenta el productor e ingeniero de mezcla, Ken Lewis, quien compensó las vocales para Mary J Blige, Usher, David Byrne, Lenny Kravits, Ludacris, Soul Asylum, Diana Ross y Queen Latifah.

"La compensación no es lo que hace algo sonar robótico. De hecho, yo diría que es todo lo contrario."

"La compensación no tiene que ver con la calidad del vocalista," menciona Lewis. "En los días de Michael Jackson—y él era un increíble cantante—solían compensar 48 tracks juntos, por lo que he leído y he escuchado."

Pero seguramente adoquinar junta una canción de esta forma podría hacer que algo suene robótico, inconexo o sin personalidad, ¿cierto? Eso fue lo primero que pensé cuando me enteré sobre esta práctica. Y aunque es verdad que la compensación de vocales es fuertemente usada en la música pop donde la intención normalmente es sonar más suave y pulido en lugar de honesto y arenoso, la mayoría de los productores te dirá que este fragmentado acercamiento es la mejor forma para obtener una magnífica grabación de casi cualquier vocalista.

"Esta es la epítome de todo lo poco glamuroso que hay en la música, pero muy necesario para obtener la mejor presentación del elemento más importante en la mezcla," escribió el productor musical Frank Gryner en Recording Magazine. Él ha grabado con artistas como Rob Zombie y Tommy Lee. "Aún no he trabajado con un gran sello que no involucre compensación de vocales para llegar al producto terminado."

Publicidad

El proceso funciona de este modo: Un cantante graba la canción a través de muchos artefactos en el estudio varias veces, ya sea de principio a fin o aislando ciertos puntos particulares. Se comienza con 4 a 10 tomas generalmente—muchas repeticiones pueden drenar la energía del artista y su seguridad y también atascar el proceso de edición. (Habiendo dicho eso, a veces son muchas más. La canción "Here To Stay" de Christina Aguilera fue compensada con 100 diferentes tomas. "Ella se sentó en el taburete y cantó la canción por seis horas hasta que estuvo terminada—no dejo la cabina ni una sola vez ni hizo una sola llamada telefónica," comentó el ingeniero Ben Allen en una entrevista con la revista Tape Op.)

El ingeniero generalmente continúa en el estudio de grabación con una hoja con la letra y varias notas que servirán como guía, para saber si una frase fue muy buena, buena, mala, aguda o plana.

Un ejemplo de una hoja de compensación con las vocales. La columna a la derecha indica secciones prominentes de las ocho tomas y las decisiones finales son anotadas debajo de las letras. Imagen: Mixing Secrets for the Small Studio de Mike Senior.

Cuando termina la sesión, escuchan cuidadosamente cada sección de cada toma, tocando cierta línea repetidamente en loop a un volumen el doble de intenso a como será en la mezcla final. Escuchan para asegurarse que el cantante está a tono, por supuesto, aunque esa no es necesariamente la medida principal que hace la toma final.

Tiempo, tono, actitud, emoción, personalidad y cómo cada frase o palabra encaja en contexto con otros instrumentos y el resto de la vocal pueda alcanzar un tono perfecto. Estas pequeñas gemas añaden carácter y emoción al track—son los que el público recuerda.

Publicidad

Los ingenieros en grabación seleccionan la mejor toma de cada fragmento de la canción y editan todas las piezas juntas, normalmente en una estación de trabajo digital (DAW) como Pro Tools.

"A veces, tendré una palabra de tres sílabas a mitad de una línea y usaré la primera sílaba de la tercer toma, la segunda sílaba de la toma 7 y la tercer sílaba de la toma 10," escribe Lewis en su blog. "No estoy bromeado."

La canción "Here to Stay" de Christina Aguilera fue compensada a partir de 100 diferentes tomas.

La compensación es una de las tareas más comunes en un DAW y el software lo ha hecho estúpidamente sencillo, especialmente comparado con cortar cintas en los días análogos, cuando el editor marcaba el punto a cortar en la cinta con un lápiz, lo cortaba con una navaja y lo pegaba con una cinta.

La mayoría de los programas de hoy te dejan poner múltiples archivos en un track de audio, para que simplemente puedas arrastrar la porción que quieras de cada toma hacia el track maestro.

El editor se asegura que las transiciones sean parejas, el track fluya adecuadamente, que no haya ruidos o malas ediciones en la versión final y más importante, que no se pierda emoción o personalidad en el proceso. Una señal de que se tuvo éxito es que la gente no tiene idea de que las vocales fueron compiladas de diferentes tomas. El trabajo debe ser invisible.

"Es raro que escuches un mal trabajo de compensación," menciona el ingeniero en grabación Mike Senior, columnista de Sound On Sound y autor de Mixing Secrets for the Small Studio. Pero eso pasa porque las ediciones son opacadas por otros instrumentos en el track.

Publicidad

Como a los 20 segundos de "Genie in the Bottle" de Aguilera hay una edición realmente torpe, pero no puedes escucharla en la canción porque se oculta tras las fuertes percusiones, comenta Senior. "Si piensas en cuantas percusiones típicamente suenan en la canción principal, puedes pensar en cuantas ediciones puedes hacer sin ser escuchadas."

Escucha con atención "Someone Like You" de Adele y podrás notar que en los primeros versos la respiración de apertura no está—no hay aliento en la frase, señala. También puedes escuchar ruido de fondo en el micrófono a lo largo de la canción pero en ciertas partes se corta, señal de una edición.

Como podrás imaginar el proceso es increíblemente tedioso y consume mucho tiempo; puede tomar horas o días. "Es por ello que los discos son caros," comenta el ingeniero Mark Bright en una entrevista con Bobby Owsinski, autor de The Music Producers Handbook. Bright ha producido para Carrie Underwood, Reba McEntyre y Rascal Flatts y típicamente pasa entre 8 a 12 horas compensando tracks a partir de 20 o más tomas.

Max Martin y "Dr. Luke" Gottwald, los creadores de éxitos detrás de mega estrellas del pop como Miley Cirus, Katy Perry y Britney Spears, con conocidos por utilizar fuertemente la compensación a lo largo de su proceso de grabación. John Seabrook, autor de The Song Machine: Inside the Hit Factory, escribió en el New Yorker: "Compensar es tan aturdidoramente aburrido que incluso Gottwald con su súper poderes de concentración no puede tolerarlo." Sin embargo, "Max ama compensar, él lo haría por horas," menciona el escritor Bonnie McKee a Seabrook.

Pero mientras las canciones de pop son comúnmente acusadas de ser estériles, artificiales y sobre producidas, cada productor con el que he hablado menciona que este no es el resultado de la compensación. "Compensar no es lo que hace una canción sonar robótica. De hecho yo diría que la compensación hace lo opuesto," menciona Senior.

"La compensación tiene mala fama porque se agrupa con otras herramientas de edición como la corrección de tono y el auto-tune, pero en realidad es algo bueno," comenta Senior. Le da al cantante la libertad de ir más allá de los límites y presentarse al borde de sus capacidades, confiando en que está bien equivocarse porque hay una red de seguridad formada por múltiples tomas. Y si sucede un error de nota en una grabación sublime, puedes cambiarlo con uno de otra toma en lugar de usar la corrección de tono, la cual altera la calidad sónica.

Presionar los limites y tomar oportunidades es lo que lleva a estas gemas a hacer un track completo, menciona Lewis. "Es una de las bellezas de compensar—buscas la pieza más mágica de cada toma."

"La gente tiene una visión muy idealista del trabajo de un productor o un ingeniero en grabación. Si la gente de verdad supiera como se hacen los discos, estarían mucho más hastiados," comenta Lewis. "Pero si vas a dedicarte a hacer discos con la idea de que debes cantar la canción de principio a final, difícilmente encontrarás la verdadera magia."