"El fin de Nortec no implica el fin de nuestras carreras", entrevistamos a Pepe Mogt

FYI.

This story is over 5 years old.

"El fin de Nortec no implica el fin de nuestras carreras", entrevistamos a Pepe Mogt

Tijuana, no te imaginas lo mucho que yo te quiero. Yo no pienso abandonarte, en tu suelo yo me muero…

Este artículo se publicó originalmente en Noisey.

Tijuana, no te imaginas lo mucho que yo te quiero. Yo no pienso abandonarte, en tu suelo yo me muero…

Con la bendición de muchos y pese a quién le pese, en la música nacional mexicana, así, con todos los géneros incluidos, hay un antes y un después del colectivo Nortec. Este combo surgido de las calles de Tijuana reinventó aquello que comúnmente ubicamos como música regional, en específico los sonidos tradicionales del norte, como aquellos provenientes del acordeón, contrabajo y la inconfundible tarola, que mezclados con audaces secuencias electrónicas deudoras de la música bailable, dio como resultado una fusión nunca antes hecha en México y que no sólo despertó una fascinación musical, también se convirtió en algo así como una insignia territorial.

Publicidad

Sin ánimos de ponderar debates, con el paso del tiempo Nortec se convirtió en sinónimo cultural de la Tijuana contemporánea, haciéndose parte indispensable de su personalidad fronteriza con todos sus antagonismos sociológicos.

Pero de lo bueno poco o nada es para siempre y hace poco tiempo los miembros de este colectivo anunciaron que la aventura sonora de Nortec estaba a punto de llegar a su fin.

¿Tijuana y México están preparados para eso? ¿Quién llenará el vacío que Nortec dejará en varios terrenos sonoros nacionales como la electrónica, la música de viento, el pop?

Previo a su presentación estelar dentro del próximo Vive Latino 2015, hablamos con Pepe Mogt, uno de los miembros de este colectivo que llevó la música norteña a un siguiente nivel…

Antes que otra cosa: en el pasado Mutek, diste una presentación con sintetizadores análogos, ¿tiene que ver con un aspecto de nostalgia, te resulta más satisfactorio…?

Siempre he trabajado con sintetizadores analógicos, porque son aparatos que he tenido desde pequeño, ha pasado el tiempo y se han acumulado aquí. Lo que pasó con Mutek fue que trabajé el concepto de hacer música ahí mismo, no había nada programado y ni mucho menos grabado. Todo se fue haciendo en vivo que al final fue sólo una pieza completa de principio a fin y fue una pieza que no existe y única que sólo se toco ahí. El único registro que pudiera haber de aquella presentación es de alguien del público que estuvo presente, la grabó y la subió a la red. Fuera de eso no hay nada. Se trata de unos ejercicios que estoy haciendo ahora que tienen cierta aproximación con la improvisación propia del jazz, pero con elementos de música electrónica.

Publicidad

Corrígeme si digo una estupidez. Pero si mal no recuerdo, Nortec fueron los primeros en hacer estos híbridos entre música regional y beats electrónicos. No se me olvida que después de Nortec, hubo una oleada de tango electrónico, Bajo Fondo, Gotan Project… ¿será que esta forma de reinventar la música regional impactó en algo así como el orgullo por el folklor de la Latinoamérica?

Bueno, fusiones entre electrónica y ritmos regionales han existido desde principios los ochenta. Por ejemplo la banda Yellow que mezclaba cosas latinas con electrónico. Supongo que a lo que te refieres es a la popularidad y la aceptación en el público. Eso tiene que ver con que el sonido de Nortec era todo un proceso creativo, desde la composición. No es que surgiera como "vamos a hacer un remix de los Tigres del norte". Fue, mejor dicho, la construcción de un sonido desde cero con bases aparentemente distantes y que quizás en un principio y para muchos, era una propuesta más cercana a lo kistch. Incluso, en los primeros años de Nortec, la gente no sabían bien si se trataba de house o techno. Pero con el tiempo se dieron cuenta que era música electrónica audaz y con elementos con el que la gente se podía sentir identificada y creo que eso es lo que despertó una buena aceptación que fue creciendo como una bola de nieve.

Comentas que Nortec empezó siendo un proyecto de sonido que finalmente creció como bola de nieve hacia muchas direcciones y es cierto. Hay un antes y definitivamente habrá un después de Nortec ¿cómo te imaginas ese "después" cuándo Nortec sea cosa del pasado?

Publicidad

Muy cierto. Nortec marcó muchas cosas. Por ejemplo: hay un antes y un después de aquella vez que tocamos por primera vez en un Vive Latino o en los Juegos Panamericanos. Para nosotros es interesante que en el después digan ah que chido estaban esos de Nortec. Que nosotros mismos lo digamos. Honestamente, no me gusta la idea de un futuro en el que estemos refriteando lo mismo, tocando las mismas canciones todo el tiempo.

Este artículo se publicó originalmente en Noisey.

Tijuana, no te imaginas lo mucho que yo te quiero. Yo no pienso abandonarte, en tu suelo yo me muero...

Con la bendición de muchos y pese a quién le pese, en la música nacional mexicana, así, con todos los géneros incluidos, hay un antes y un después del colectivo Nortec. Este combo surgido de las calles de Tijuana reinventó aquello que comúnmente ubicamos como música regional, en específico los sonidos tradicionales del norte, como aquellos provenientes del acordeón, contrabajo y la inconfundible tarola, que mezclados con audaces secuencias electrónicas deudoras de la música bailable, dio como resultado una fusión nunca antes hecha en México y que no sólo despertó una fascinación musical, también se convirtió en algo así como una insignia territorial.

Sin ánimos de ponderar debates, con el paso del tiempo Nortec se convirtió en sinónimo cultural de la Tijuana contemporánea, haciéndose parte indispensable de su personalidad fronteriza con todos sus antagonismos sociológicos.

Pero de lo bueno poco o nada es para siempre y hace poco tiempo los miembros de este colectivo anunciaron que la aventura sonora de Nortec estaba a punto de llegar a su fin.

¿Tijuana y México están preparados para eso? ¿Quién llenará el vacío que Nortec dejará en varios terrenos sonoros nacionales como la electrónica, la música de viento, el pop?

Previo a su presentación estelar dentro del próximo Vive Latino 2015, hablamos con Pepe Mogt, uno de los miembros de este colectivo que llevó la música norteña a un siguiente nivel...

Antes que otra cosa: en el pasado Mutek, diste una presentación con sintetizadores análogos, ¿tiene que ver con un aspecto de nostalgia, te resulta más satisfactorio...?

Siempre he trabajado con sintetizadores analógicos, porque son aparatos que he tenido desde pequeño, ha pasado el tiempo y se han acumulado aquí. Lo que pasó con Mutek fue que trabajé el concepto de hacer música ahí mismo, no había nada programado y ni mucho menos grabado. Todo se fue haciendo en vivo que al final fue sólo una pieza completa de principio a fin y fue una pieza que no existe y única que sólo se toco ahí. El único registro que pudiera haber de aquella presentación es de alguien del público que estuvo presente, la grabó y la subió a la red. Fuera de eso no hay nada. Se trata de unos ejercicios que estoy haciendo ahora que tienen cierta aproximación con la improvisación propia del jazz, pero con elementos de música electrónica.

Corrígeme si digo una estupidez. Pero si mal no recuerdo, Nortec fueron los primeros en hacer estos híbridos entre música regional y beats electrónicos. No se me olvida que después de Nortec, hubo una oleada de tango electrónico, Bajo Fondo, Gotan Project... ¿será que esta forma de reinventar la música regional impactó en algo así como el orgullo por el folklor de la Latinoamérica?

Bueno, fusiones entre electrónica y ritmos regionales han existido desde principios los ochenta. Por ejemplo la banda Yellow que mezclaba cosas latinas con electrónico. Supongo que a lo que te refieres es a la popularidad y la aceptación en el público. Eso tiene que ver con que el sonido de Nortec era todo un proceso creativo, desde la composición. No es que surgiera como "vamos a hacer un remix de los Tigres del norte". Fue, mejor dicho, la construcción de un sonido desde cero con bases aparentemente distantes y que quizás en un principio y para muchos, era una propuesta más cercana a lo kistch. Incluso, en los primeros años de Nortec, la gente no sabían bien si se trataba de house o techno. Pero con el tiempo se dieron cuenta que era música electrónica audaz y con elementos con el que la gente se podía sentir identificada y creo que eso es lo que despertó una buena aceptación que fue creciendo como una bola de nieve.

Comentas que Nortec empezó siendo un proyecto de sonido que finalmente creció como bola de nieve hacia muchas direcciones y es cierto. Hay un antes y definitivamente habrá un después de Nortec ¿cómo te imaginas ese "después" cuándo Nortec sea cosa del pasado?

Muy cierto. Nortec marcó muchas cosas. Por ejemplo: hay un antes y un después de aquella vez que tocamos por primera vez en un Vive Latino o en los Juegos Panamericanos. Para nosotros es interesante que en el después digan ah que chido estaban esos de Nortec. Que nosotros mismos lo digamos. Honestamente, no me gusta la idea de un futuro en el que estemos refriteando lo mismo, tocando las mismas canciones todo el tiempo.

Otra de las direcciones fue la de crear, según yo, un sonido/género, movimiento quizás, el Tijuana Sound por decirlo arriesgada, provocativamente, ¿crees que el fin de Nortec signifique de algún modo el fin de este movimiento musical de TJ?

Creo que la relación Nortec-Tijuana fue casi un accidente. Como que se convirtió en un referente que le gustó mucho a la prensa, sobretodo a medios como el New York Times o Wired, el LA Times que de pronto estaban cubriendo nuestros eventos y eso fomentó la idea del movimiento musical hecho en Tijuana, lo que a su vez, fue un resorte que nos llevó a foros como Coachella. Fue en esos conciertos internacionales, en los que proyectábamos visuales con imágenes muy locales de Tijuana, dónde se generó esta idea de Tijuana como una ciudad enigmática y efervescente. De pronto todos querían visitar Tijuana. Fue muy sorpresivo para nosotros que Nortec se fuera convirtiendo en un emblema icónico de Tijuana. Ahora bien ¿qué el fin de Nortec implique el fin de la escena musical en Tijuana? No debería pasar. Creo que hay muchos proyectos interesantes hoy día, pero definitivamente esos proyectos tienen que echarle ganas para hacer que esta idea de la avanzada electrónica de Tijuana siga vigente, sin que eso signifique, ojo, que tengan que reciclar el sonido Nortec, sino mantenerlo vivo con propuestas nuevas, diferentes. Lo cierto es que aquí en Tijuana cada vez se abren más espacios. Se está generando una escena con nuevo talento.

¿Y a algunos de esos nuevos talentos les ves posibilidades de tener un éxito y un impacto como el que vivió Nortec?

Mira, yo veo a varias bandas con muy buenas posibilidades de hacerla en grande, como Manfield. Pero tratando de responder a tu pregunta, hay que tomar en cuenta que el éxito de una banda depende mucho de su momento histórico. Por ejemplo, los inicios y el despunte de Nortec sucedió en un momento muy específico, dónde seguían editándose discos compactos pero de repente aparecieron cosas como Naptser y el inicio de la música en línea y otros formatos como Youtube que de alguna manera nosotros aprovechamos justo cuándo empezaban. Por ejemplo, cuándo recién se lanzó Youtube, nosotros subíamos videos de muy bajo presupuesto pero que se viralizaron muy rápido cuándo este fenómeno aún no se asimilaba. Ahora en este momento está pasando algo muy loco que es que hay muchas bandas subiendo cosas a la internet y de pronto se confunde calidad con cantidad. Pareciera que si un video tiene muchísimas visitas es sinónimo de bueno cuándo no es así. Es muy fácil perderte en la internet. Por si esto fuera poco, creo que hoy día las bandas nuevas y no sólo de Tijuana, la tienen un poco difícil porque se tienen que enfrentar al hecho de que los promotores no están dispuestos a pagarle por su música. No hay muchas disqueras dispuestas a invertir en bandas nuevas y las bandas no tienen ingresos económicos. Me ha tocado ver desfilar muy buenas, que tienen que dejar de hacer música porque simplemente no pueden vivir de eso. Tienen que trabajar para pagar la renta y comer y entonces buscan un empleo que los desvían de la creación musical. Es una pena que una banda se tenga que retirar por cuestiones económicas y es una verdadera pena. Cada vez es más difícil vivir de esto. Y una prueba de ello son los festivales, ¿dime que bandas nuevas acaparan los headliners de los festivales? ¿No te pasa que cuándo ves los nombres de las bandas estelares de los festivales te preguntas, a poco todavía existen y tocan? Muchos festivales se la pasan reviviendo muertos. Y me refiero a los festivales del mundo entero eh. O también pasa que crees que se trata de una banda nueva y cuándo investigas, te das cuenta que es el fulano de esa legendaria banda pero con un proyecto nuevo. Pero bandas nuevas, de chavos, son muy pocas las que logran colarse a un festival y hacerse de un horario más o menos estelar. Los festivales hace unos 15 o 20 años, estaban llenos de bandas nuevas. Hoy no.

Justo ahora que mencionas los festivales ¿cómo has visto la evolución del Vive Latino, desde que se presentaron por primera vez, ahora que serán, precisamente, parte de los nombres estelares del cartel?

De cuándo empezamos a esta vez, definitivamente se ha convertido en un megafestival. Cuándo nos presentamos por primera vez, recuerdo que eran puras bandas nacionales, como Café Tacuba, quizás algunas de Argentina. Pero era una cosa bien pequeña. Y lo electrónico sólo estaba ubicado en una carpa. Recuerdo que nos tocó tocar en un tráiler más o menos pequeño que se convertía en un escenario. Era un poquito caótico. Como que era un festival de una personalidad muy rockera. Los aficionados a la música electrónica no iban al Vive Latino. Fue ligeramente difícil que lo electrónico fuera ganando espacios en el Vive Latino. Hoy los escenarios son gigantísimos, con muchas áreas, muy organizado, además que tocan como 60 bandas.

Muchos creen que el Vive ha perdido su identidad latina porque ya hay muchas bandas que cantan en inglés...

Se quejan, pero ahí están, comprando su boleto y siendo parte del festival. A ver, la inclusión de bandas sajonas creo que es parte de una evolución natural, creo que todos los festivales que crecen tienen que invitar a bandas que cantan en otras lenguas a la predominante del lugar dónde se lleve a cabo el festival. Muchas festivales empiezan con bandas locales y cuándo crecen, es inevitable que inviten a bandas extranjeras. Y yo creo que el fenómeno que se da en el Vive Latino, dónde la convivencia entre bandas locales y extranjeras puede ser, digamos, de contrastes más evidentes, es muy interesante, porque puede haber una banda mexicana de un ska muy arraigado y de pronto salen los Chemical Brothers, y entonces de algún modo u otro, los seguidores de ska escuchan a los Chemical Brothers y creo que estos encontronazos genera nuevas audiencias y experiencias y convivencias entre seguidores de distintos géneros.

¿Cómo será la vida después de Nortec?

Más bien nosotros vamos a seguir trabajando juntos y con otros proyectos de música electrónica. La idea de terminar con el concepto de Nortec es porque creemos que ya pasaron muchos años, los suficientes en los que hicimos tantas cosas con el sonido que sentimos que era momento de dejarlo, a su tiempo. Verás, es muy chistoso porque Nortec no es lo único que habíamos hecho en cuanto a música electrónica ¿sabes? Ramón y yo y otros miembros del colectivo ya llevábamos mucho tiempo, por lo menos diez años, haciendo música electrónica antes de Nortec. Lo de Nortec empezó siendo un proyecto muy ecléctico que nunca pensamos se convertiría casi en un sinónimo de identidad. Pero la pasión de nosotros por la música electrónica y en general y el entusiasmo que despertó en el público, fue como una bola de nieve que se tradujo en muchos discos. Te digo que es chistoso porque la gente piensa que lo de Nortec fue un objetivo muy calculado dónde hasta el asunto sociológico estaba tomado en cuenta. Y la verdad es que siempre fue un proyecto basado un sonido de pesquisas sonoras muy específicas, y la idea de conjunción entre todos los que participaron en Nortec tenía que ver con la inquietud por esa exploración sonora, no tanto por estar y sentirse parte de una banda. Un poco también la idea de terminar con Nortec es precisamente por no pasar por ese periodo que atraviesan muchas bandas de hoy que se desintegran y al poco tiempo arman reencuentros. Pero una cosa es cierta: el fin de Nortec no implica el fin de nuestras carreras. Aún nos faltan muchos sonidos por explorar. Lo siguiente que vamos a hacer son nuevas cosas.

Sigue a Wenceslao en Twitter: @wencesbgay

Lee más en: El fin de Nortec

Otra de las direcciones fue la de crear, según yo, un sonido/género, movimiento quizás, el Tijuana Sound por decirlo arriesgada, provocativamente, ¿crees que el fin de Nortec signifique de algún modo el fin de este movimiento musical de TJ?

Creo que la relación Nortec-Tijuana fue casi un accidente. Como que se convirtió en un referente que le gustó mucho a la prensa, sobretodo a medios como el New York Times o Wired, el LA Times que de pronto estaban cubriendo nuestros eventos y eso fomentó la idea del movimiento musical hecho en Tijuana, lo que a su vez, fue un resorte que nos llevó a foros como Coachella. Fue en esos conciertos internacionales, en los que proyectábamos visuales con imágenes muy locales de Tijuana, dónde se generó esta idea de Tijuana como una ciudad enigmática y efervescente. De pronto todos querían visitar Tijuana. Fue muy sorpresivo para nosotros que Nortec se fuera convirtiendo en un emblema icónico de Tijuana. Ahora bien ¿qué el fin de Nortec implique el fin de la escena musical en Tijuana? No debería pasar. Creo que hay muchos proyectos interesantes hoy día, pero definitivamente esos proyectos tienen que echarle ganas para hacer que esta idea de la avanzada electrónica de Tijuana siga vigente, sin que eso signifique, ojo, que tengan que reciclar el sonido Nortec, sino mantenerlo vivo con propuestas nuevas, diferentes. Lo cierto es que aquí en Tijuana cada vez se abren más espacios. Se está generando una escena con nuevo talento.

Publicidad

¿Y a algunos de esos nuevos talentos les ves posibilidades de tener un éxito y un impacto como el que vivió Nortec?

Mira, yo veo a varias bandas con muy buenas posibilidades de hacerla en grande, como Manfield. Pero tratando de responder a tu pregunta, hay que tomar en cuenta que el éxito de una banda depende mucho de su momento histórico. Por ejemplo, los inicios y el despunte de Nortec sucedió en un momento muy específico, dónde seguían editándose discos compactos pero de repente aparecieron cosas como Naptser y el inicio de la música en línea y otros formatos como Youtube que de alguna manera nosotros aprovechamos justo cuándo empezaban. Por ejemplo, cuándo recién se lanzó Youtube, nosotros subíamos videos de muy bajo presupuesto pero que se viralizaron muy rápido cuándo este fenómeno aún no se asimilaba. Ahora en este momento está pasando algo muy loco que es que hay muchas bandas subiendo cosas a la internet y de pronto se confunde calidad con cantidad. Pareciera que si un video tiene muchísimas visitas es sinónimo de bueno cuándo no es así. Es muy fácil perderte en la internet. Por si esto fuera poco, creo que hoy día las bandas nuevas y no sólo de Tijuana, la tienen un poco difícil porque se tienen que enfrentar al hecho de que los promotores no están dispuestos a pagarle por su música. No hay muchas disqueras dispuestas a invertir en bandas nuevas y las bandas no tienen ingresos económicos. Me ha tocado ver desfilar muy buenas, que tienen que dejar de hacer música porque simplemente no pueden vivir de eso. Tienen que trabajar para pagar la renta y comer y entonces buscan un empleo que los desvían de la creación musical. Es una pena que una banda se tenga que retirar por cuestiones económicas y es una verdadera pena. Cada vez es más difícil vivir de esto. Y una prueba de ello son los festivales, ¿dime que bandas nuevas acaparan los headliners de los festivales? ¿No te pasa que cuándo ves los nombres de las bandas estelares de los festivales te preguntas, a poco todavía existen y tocan? Muchos festivales se la pasan reviviendo muertos. Y me refiero a los festivales del mundo entero eh. O también pasa que crees que se trata de una banda nueva y cuándo investigas, te das cuenta que es el fulano de esa legendaria banda pero con un proyecto nuevo. Pero bandas nuevas, de chavos, son muy pocas las que logran colarse a un festival y hacerse de un horario más o menos estelar. Los festivales hace unos 15 o 20 años, estaban llenos de bandas nuevas. Hoy no.

Publicidad

Justo ahora que mencionas los festivales ¿cómo has visto la evolución del Vive Latino, desde que se presentaron por primera vez, ahora que serán, precisamente, parte de los nombres estelares del cartel?

De cuándo empezamos a esta vez, definitivamente se ha convertido en un megafestival. Cuándo nos presentamos por primera vez, recuerdo que eran puras bandas nacionales, como Café Tacuba, quizás algunas de Argentina. Pero era una cosa bien pequeña. Y lo electrónico sólo estaba ubicado en una carpa. Recuerdo que nos tocó tocar en un tráiler más o menos pequeño que se convertía en un escenario. Era un poquito caótico. Como que era un festival de una personalidad muy rockera. Los aficionados a la música electrónica no iban al Vive Latino. Fue ligeramente difícil que lo electrónico fuera ganando espacios en el Vive Latino. Hoy los escenarios son gigantísimos, con muchas áreas, muy organizado, además que tocan como 60 bandas.

Muchos creen que el Vive ha perdido su identidad latina porque ya hay muchas bandas que cantan en inglés…

Se quejan, pero ahí están, comprando su boleto y siendo parte del festival. A ver, la inclusión de bandas sajonas creo que es parte de una evolución natural, creo que todos los festivales que crecen tienen que invitar a bandas que cantan en otras lenguas a la predominante del lugar dónde se lleve a cabo el festival. Muchas festivales empiezan con bandas locales y cuándo crecen, es inevitable que inviten a bandas extranjeras. Y yo creo que el fenómeno que se da en el Vive Latino, dónde la convivencia entre bandas locales y extranjeras puede ser, digamos, de contrastes más evidentes, es muy interesante, porque puede haber una banda mexicana de un ska muy arraigado y de pronto salen los Chemical Brothers, y entonces de algún modo u otro, los seguidores de ska escuchan a los Chemical Brothers y creo que estos encontronazos genera nuevas audiencias y experiencias y convivencias entre seguidores de distintos géneros.

¿Cómo será la vida después de Nortec?

Más bien nosotros vamos a seguir trabajando juntos y con otros proyectos de música electrónica. La idea de terminar con el concepto de Nortec es porque creemos que ya pasaron muchos años, los suficientes en los que hicimos tantas cosas con el sonido que sentimos que era momento de dejarlo, a su tiempo. Verás, es muy chistoso porque Nortec no es lo único que habíamos hecho en cuanto a música electrónica ¿sabes? Ramón y yo y otros miembros del colectivo ya llevábamos mucho tiempo, por lo menos diez años, haciendo música electrónica antes de Nortec. Lo de Nortec empezó siendo un proyecto muy ecléctico que nunca pensamos se convertiría casi en un sinónimo de identidad. Pero la pasión de nosotros por la música electrónica y en general y el entusiasmo que despertó en el público, fue como una bola de nieve que se tradujo en muchos discos. Te digo que es chistoso porque la gente piensa que lo de Nortec fue un objetivo muy calculado dónde hasta el asunto sociológico estaba tomado en cuenta. Y la verdad es que siempre fue un proyecto basado un sonido de pesquisas sonoras muy específicas, y la idea de conjunción entre todos los que participaron en Nortec tenía que ver con la inquietud por esa exploración sonora, no tanto por estar y sentirse parte de una banda. Un poco también la idea de terminar con Nortec es precisamente por no pasar por ese periodo que atraviesan muchas bandas de hoy que se desintegran y al poco tiempo arman reencuentros. Pero una cosa es cierta: el fin de Nortec no implica el fin de nuestras carreras. Aún nos faltan muchos sonidos por explorar. Lo siguiente que vamos a hacer son nuevas cosas.

Sigue a Wenceslao en Twitter: @wencesbgay

Lee más en: El fin de Nortec