FYI.

This story is over 5 years old.

Los científicos han logrado convertir el azúcar en narcóticos

La levadura es maravillosa. Es la base del pan, la cerveza y el vino y ahora puede convertir al azúcar en una medicina para calmar nuestros dolores. Te amamos, levadura.
01 Septiembre 2015, 1:00pm

La levadura es algo increíble. No pensamos en ella tanto como deberíamos. Ese extraño organismo vivo es una verdadera maravilla, solo por ser la base del pan, la cerveza y el vino.

Y ahora, nuestra amiga levadura puede hacer nuevos trucos, gracias a una pequeña modificación genética que se le hizo recientemente en un laboratorio científico.

LEE: [La comida con mariguana no es saludable, pero tampoco lo es el azúcar ni el alcohol.](La%20comida con mota no es saludable, pero tampoco lo es el azúcar ni el alcohol)

¡Los científicos han reportado que la levadura puede ser usada para convertir el azúcar en drogas! Específicamente, drogas opoides analgésicas. Y esa transformación puede suceder mucho más rápido de tardan las flores de opio en crecer y ser convertidas en medicinas. No te espantes, si tú, el que cree que la palabra "opio" es del demonio: esta droga tiene mucho más en común con un Paracetamol que con un callejón obscuro y maleado en Shangai.

Luego de una década de investigación, Christina Smolke, una profesora de bioingeniería de la Universidad de Stanford, logró tomar 20 genes de cinco organismos diferentes, la amapola de California, la amapola de opio, una rata, una planta hilo de oro y una bacteria, y manufacturarlos en un genoma de levadura de panadería.

La recientemente inventada levadura creó dos "líneas de ensamblaje microbianas" diferentes, y cada una tomó menos de cinco días en convertir el azúcar en compuestos medicinales. Uno de esos compuestos, tebaína, puede ser refinado para convertirse en analgésico. El otro, la hidrocodona, es ya usado como un analgésico comercial.

Hasta ahora la producción de estas medicinas opoides tarda más de un año, y ya se están elaborando en Australia y en Europa, donde muchas farmacéuticas ya tienen licencia para cultivar plantas amapolas con el fin de hacer medicinas. "Cuando empezamos a trabajar hace ya una década, muchos pensaron que sería imposible", dice Smolke en entrevista. "Sin embargo lo logramos y esto es sólo el comienzo. Las técnicas que desarrollamos para los analgésicos opioides pueden ser adaptadas para producir muchos compuestos contra el cáncer, enfermedades infecciosas y condiciones crónicas como la presión sanguínea alta y la artritis". De hecho, la levadura ya ha sido modificada genéticamente para crear una medicina contra la malaria. Tal vez no debería ser una sorpresa que la madre de la cerveza y el pan pueda hacer tanto.

Ahora, ¿sigues creyendo que todas las modificaciones genéticas en los alimentos son dignas del infierno?

Hmmm. Un poco de levadura un poco de azúcar. ¿Podemos hacer esto en casa?

"Esta es la síntesis química más complicada que se haya hecho con la levadura", dijo Smolke. Además, los científicos de Stanford aseguraron que tratarán este descubrimiento con mucha precaución, pues no quieren aumentar el número de adictos al opio en este mundo. "Queremos que haya un proceso abierto para unir a los investigadores y a los legisladores", dijo Smolke. "Necesitamos opciones que ayuden a asegurar que la producción bioquímica de compuestos medicinales sea desarrollada de la forma más responsable".

Vale la pena recordar que mientras que en América y Europa el riesgo de su incorrecta utilización existe, en el resto del mundo, 5.5 billones de personas tienen poco o ningún acceso a las medicinas analgésicas, según los estimados de la Organización Mundial de la Salud.

Así que gracias, levadura. Tu haces la cerveza, haces el pan, haces el vino. Y hora acallas nuestro dolor. Qué maravilloso organismo que eres.