FYI.

This story is over 5 years old.

Más malas noticias para los amantes del tocino y el alcohol

Para algún carnívoro suelto por ahí: tapa tus oídos, porque hoy verás noticias de otro vínculo entre el cáncer y nuestro viejo amigo el tocino.
21.4.16

¿Alguien se atreve a comer carne después de tanto leer todo el mal que nos hace y que le hace al planeta? Después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) comparó los sándwiches de jamón con cigarros y que investigadores de la Universidad de Texas descubrieron que la carne a la parrilla (oh, la ironía) podría provocar cáncer de riñón, la dieta carnívora parece cada vez menos atractiva.

No es de sorprender, entonces, que cada vez haya más personas volviéndose "flexitarianos." ¿Qué sigue?

Publicidad

Si eres vegetariano, tapa tus ojos, porque hoy verás noticias sobre el cáncer y su relación con nuestro viejo amigo el tocino.

LEE MÁS: Los científicos acaban de encontrar una fuente natural de tocino

Publicado por el Fondo Mundial de Investigación contra el Cáncer (WCRF, por sus siglas en inglés), el nuevo informe analizó 89 estudios médicos que comprendieron 17 millones de adultos para examinar la posible conexión entre la dieta y el desarrollo de cáncer de estómago.

Los investigadores descubrieron "evidencia sólida" para demostrar que comer el equivalente a 50 gramos de carne procesada —eso son 2 lonjas de tocino— al día podría provocar un riesgo elevado de desarrollar cáncer. Descubrieron que beber tres o más bebidas alcohólicas al día es igual de malo, y que había evidencia para demostrar que consumir alimentos salados (conservados en sal, como el bacalao seco o los vegetales en salmuera también podría provocar cáncer de estómago.

La Dra. Rachel Thompson, líder de la investigación del WCRF explicó: "Ahora podemos decir, por primera vez, que beber alcohol, comer carne procesada y tener sobrepeso u obesidad puede provocar un riesgo elevado de desarrollar cáncer de estómago".

El cáncer de estómago ocupa el segundo lugar de mortalidad en el mundo, pero los investigadores del WCRF dicen que más de 1,200 casos pudieron prevenirse si las personas hubiesen reducido el consumo de carnes procesadas y de alcohol.

Thompson añadió: "Esperamos que estos descubrimientos ayuden a la gente a comprender mejor qué cosas incrementan el riesgo de cáncer, para que puedan tomar decisiones informadas acerca de su estilo de vida".

Por supuesto, hay un sinfín de estudios médicos que vinculan la sal, los alimentos procesados y el consumo de alcohol en exceso con problemas de salud —el cáncer incluído— pero los investigadores del WCRF dicen que sus descubrimientos son los primeros en establecer un vínculo específico entre la dieta y el cáncer de estómago.

El autor del informe, Michael Leitzmann de la Universidad de Regensburg, dijo: "Los descubrimientos de este último informe del Fondo de Investigación contra el Cáncer son contundentes y demuestran que hay evidencia sólida que vincula el riesgo de desarrollar cáncer de estómago con varios factores relacionados con el estilo de vida, como beber alcohol y comer carne procesada".

Puede que sea tiempo de probar eso de la dieta flexitariana.