FYI.

This story is over 5 years old.

navy

Misión improbable: Navy es la mejor historia de superación del futbol americano colegial

Como una academia militar, la marina tiene uno de los entrenamientos de fútbol americano universitario más duros en los Estados Unidos. Eso hace que el éxito sea más emocionante.
12.11.15
Justin Ford-USA TODAY Sports

Si la temporada de futbol americano colegial terminara hoy, el Navy —equipo de la Marina de los Estados Unidos— estaría en uno de los tazones más importantes del futbol americano colegial en Nochevieja o Año Nuevo, y de forma merecida. Después de arrasar a Memphis la semana pasada, 45-20, los 'Midshipmen' tienen un récord de 8-1, invictos en su año inaugural en la American Athletic Conference, y en el lugar 20 en la encuesta del comité College Football Playoff.

Publicidad

Esta sería una historia increíble si el Navy fuera un equipo advenedizo más de la ACC, un equipo como, por ejemplo, Memphis, el cual previamente fue el preferido de los medios de futbol colegial después de vencer de forma humillante a Ole Miss. El hecho de que se trate de Navy, una academia de servicio, hace que las cosas sean mucho más emocionantes —y, francamente, improbables—.

Leer Más: El escándalo del 'dopaje de estado' amenaza al estado ruso en el atletismo

Bajo la dirección del ex entrenador Paul Johnson (ahora en Georgia Tech) y del actual entrenador Ken Niumatalolo, los 'Midshipmen' han participado en tazones todos los años desde 2003. Es una racha impresionante para cualquier equipo de una conferencia sin tanto poder, pero es casi imposible para un equipo como Navy. ¿Por qué? Porque Navy, como una academia de servicio, es uno de los trabajos más difíciles como entrenador que hay en el futbol colegial en todo el país.

La próxima vez que alguien te diga que Kansas es un trabajo difícil, diles que Navy tiene que lidiar con reclutamiento interno:

  • Requerimientos académicos estrictos que limitan el número escolar de reclutas a un grupo, relativamente, pequeño de jugadores solicitados por la Ivy League y escuelas con enfoque académico como Stanford, Northwestern, y Duke.
  • Un requerimiento de servicio militar obligatorio que elimina a la mayoría de los reclutas casi de manera inmediata.
  • Requisitos de altura y peso para la admisión y graduación. Aunque los hombres de la línea de golpeo muchas veces perderán bastante peso para el final de su último año y la graduación, Navy no puede tener jugadores tan musculosos. Las formaciones de los oponentes han llegado a pesar más que ellos hasta por 100 libras (45kg) por jugador.
  • Con un presupuesto deportivo registrado de $41 millones, Navy carece de los medios que sus oponentes sí tienen, pero de todas formas deben reclutar a nivel nacional.

Los rankings para reclutar preparatorianos es para hombres tristes y de edad avanzada. —Foto por Justin Ford-USA TODAY Sports

Como resultado de estos impedimentos, Navy termina compitiendo con escuelas de la Football Championship Subdivision por reclutas. En otras palabras, los 'Midshipmen' juegan contra sus rivales de la Football Bowl Subdivision con un plantel repleto de jugadores cuyo talento no parece lo suficientemente bueno para jugar en el nivel de la FBS, y mucho menos trascender. En ocasiones, el Navy vence a escuelas de la MId-American Conference, pero hasta ahí.

Los rankings de Navy de 247 preparatorias en las pasadas cinco temporadas muestran cuánto ha rendido más de lo esperado dicho programa:

A pesar de una aparente disparidad de talento, Navy ha vencido con regularidad a equipos de conferencias más poderosas. Desde 2007, los 'Midshipmen' tienen tres victorias sobre Notre Dame, dos sobre Wake Forest, y una sobre Pittsburgh y Missouri.

Naturalmente esto no debería ser posible, pero sí lo es gracias a la ofensiva de la triple opción de Navy. La ofensiva toma ventaja de las habilidades de los jugadores astutos para leer defensivas, y su importancia reduce la dependencia de tener grandes líneas defensivas. Los 'Midshipmen' casi nunca lanzan el balón, pero siguen siendo increíblemente eficientes en la pizarra.

Publicidad

Eso es esencial. Su táctica a la ofensiva no es solo un truco que ha permitido a Navy tener algo de suerte esta temporada. Incluso perdiendo ante el número 4 Notre Dame, el ataque de Navy fue eficiente. De acuerdo a los ratings de estadísticas avanzadas, Navy se encuentra en el puesto 12 en todo el país, y podría terminar la temporada como el número 1.

Los datos en general de Navy —en bruto y avanzados— son igual de impresionantes:

Desde luego, Memphis, Houston, Temple y otros programas no deberían tampoco ser tan buenos como de hecho lo son. Pero dadas todas sus limitaciones, de verdad Navy no debería ser tan bueno, y aún más año tras año.

Aún así, el equipo es tan bueno como lo indican sus récords, y tiene una excelente oportunidad para terminar el año en una de los escenarios más grandes del futbol colegial. En un deporte donde los ricos se hacen más ricos y dominan en panorama, Navy es la mejor historia de superación que hemos leído en mucho tiempo.

Sure, Memphis, Houston, Temple, and other non-Power Five programs shouldn't be as good as they are, either. But given all its built-in limitations, Navy really, really shouldn't be this good, and certainly not year after year.

And yet the Midshipmen are as good as their record indicates, and have a very good chance to finish the year on one of the biggest stages in college football. In a sport where the rich get richer and dominate the landscape, Navy is the best underdog story we've had in a long time.