Creators

El hombre que convirtió al humano en animal y bestia: Jean-Michel Basquiat

Un análisis a la figura del animal y la bestia en la obra del 'infante terrible' de los 80.
Captura vía Instagram. "Bird on Money" (1981).

Jean-Michel Basquiat convirtió el motivo punk en institución, una nueva aproximación urbana al lejano expresionismo abstracto de mediados del siglo XX. Un neo-expresionista que superaba la mera etiqueta y vagaba sus exploraciones entrelazando el pasado afroamericano con el presente, su realidad como errante perdido de las calles de Nueva York con su explosión de éxito y una trágica relación con la drogadicción. Con más de 2000 obras hechas en su corta carrera artística de 8 años, motivos figurativos, simbolismos, exploraciones sociales y lingüísticas surgieron sin apologías, pidiendo, al parecer, una aproximación empírica a las diferentes capas de la realidad social en la que vivía.

Publicidad

A la luz de toda su producción artística es complejo señalar significados directos entre sus representaciones humanas, bestiales y animales. Si bien, siempre que surge una de cierto tipo, esta podría compeler a diferentes facetas conceptuales del artista, como podría ser el uso de la imagen del afroamericano en Estados Unidos, referencias a la mitología egipcia o explosiones semánticas con acrónimos, las aproximaciones posibles tienden a tener que ser matizadas en extremo si es que se quiere sopesar un análisis que pudiera abarcar más de una comprensión superior a la visual.

Bull (1982)

Veamos dos posibles análisis a la figura animal en la obra de "Jean", como le llamaban sus amigos:

Esclavitud y origen

Basquiat es un pasaje a la nueva naturaleza del hombre. En él se ve un retorno, visiblemente partiendo de su etapa en las calles y la explosión del arte urbano, una nueva necesidad por parir imágenes que encapsulen figurativamente ciertas realidades que aún no se podían capturar de la vida urbana posmoderna.

Cuando uno se aproxima a su obra, innatamente, atrae un sentido que busca indagar en su pasado pero evoluciona y sobreescribe la historia; una comprensión que lleva a un regreso evolutivo a las meras instancias que compelió al hombre a hacer representaciones de su entorno, sin miedo a decir demás, declaro: Basquiat es un pintor rupestre de la realidad posmoderna. Y tal como ellos, los pintores rupestres, la naturaleza y singularidad con la que convive con los animales en su obra confunde los términos antropocentristas bajo los cuales estamos acostumbrados a vivir hoy en día.

Publicidad

Detalle "Undiscovered Genius of The Mississippi Delta" (1983)

Un primer caso, según el análisis de Michael Dragovic en Jean-Michel Basquiat: An Analysis of Nine Paintings, se puede ver en la obra "Undiscovered Genius of The Mississippi Delta". Ahí, Basquiat, similarmente al "Guernica" de Picasso, hace una gigantesca reproducción de la historia del afroamericana a partir del pasado esclavista que sufrió la raza negra en el sur de Estados Unidos a inicios del siglo XX. La leyenda "1912-1936-1951" fija un marco temporal de todas las imágenes que está por presentar.

En ella, se pueden ver la cabeza de un ratón, la cabeza de una vaca y unas ubres con el texto "UDDER", que significa ubres en inglés. Según explica Dragovic, el recurrente tema, agresivo y representativo en la obra de la vaca y las ubres, de lo que se saca "provecho" a las vacas, refiere al sentimiento de cómo los esclavistas vendían y usaban sin reparo las facultades físicas y mentales de la raza negra a su vez que eran vendidos como ganado, se puede ver una leyenda que consta "PER LB. 49 c." Es decir, 49 centavos por libra. De manera similar, añade Dragovic, este tratamiento es visible en la obra "Loin", lomo en inglés. En ella, precisamente se ve una vaca con el lomo cortado, "al parecer para ser vendido por un carnicero o en un mercado. Este es el tipo de sarcasmo moroso que permea en las pinturas de Basquiat, una cualidad que enriquece su arte de una manera seguidamente confusa", escribe Dragovic.

Publicidad

Bird on Money (1981)

Es preciso aclarar que todos los motivos animales no refieren precisamente a una crítica de la era del esclavismo. En otra notable obra, "Bird on Money", Basquiat rinde homenaje a su héroe musical, Charlie Parker. Tratando de lograr un tipo de sinestesia que fuera reminiscente al estilo libre y radical que llegó a tener el jazz con Charlie Parker, quien también era apodado "pollo o pájaro" comúnmente, Basquiat establece un juego cromático vívido que centra la imagen en la conversión de ese humano en el animal. "Bird on Money" es especialmente notable porque, a diferencia de lo que Dragovic analiza en "Undiscovered Genius of The Mississippi Delta" y "Loins", no se trata de una asimilación conceptual entre el hombre y el humano, una metáfora que equipara a ambos sino que, en cualquier caso, aquí el animal es el hombre y viceversa. La similitud entre el animal, la bestia y el hombre se nulifica.

El hombre y la bestia

Las figuras antropomórficas en la obra de Basquiat son alucinantes y escapistas, naturales como la propia representación de la realidad social e individual que lo atenía. Como explicaba antes, pareciera que la representación animal en la obra del artista estadounidense en ciertos casos busca establecer nexos culturales, mientras que en otros une a las figuras y vuelve muy complejo definir si el hombre se ha convertido en bestia o si siempre lo ha sido.

Publicidad

Ahora, Dragonvic trae atención hacia la obra "K" de 1982. En ella, se puede ver lo que pareciera un hombre con rostro alargado, prácticamente equino, con abundantes referencias a la destructiva relación que tenía Jean-Michel con las drogas, incluso, según Dragonvic, la letra "k" podría referir a ketamina, y la balanza en el fondo del cuadro puede fundamentar su teoría. La combinación insegura entre un humano y un animal de cierta manera en relación con la ketamina, propone ligeramente Dragonvic, podría darse en contexto de que las drogas estaban convirtiendo al artista a en una bestia o, tal vez, al hombre en un sentido más general.

Si bien es una posición inconclusa o circunstancial, en un grande esquema abona a la concepción de que las líneas entre lo bestial, lo animal y lo humano, son difuminadas una y otra vez. Los rostros de los animales no se ven diferentes ni descontextualizados cuando se posan frente a una figura antropomórfica. Dos casos donde se puede ver tal, son: "Fishing" de 1981 y "Boy and Dog in a Johnnypump" de 1982, "Pescando" y "Hombre y perro en bomba de agua", respectivamente. En la primera, el salvaje rostro del hombre parece imitar la vacía mirada del animal muerto; como un eco entre sí que iguala ambas posturas y al mismo tiempo podría decirnos que cualquiera de los dos pudo haber pescado al otro. En el caso de la segunda, si bien al parecer retrata un momento alegre de la infancia de cualquier niño, los rostros de tanto el perro como el niño se comparten dentro de un mismo espacio: agresivamente gozando de un momento de la misma manera, una sola gloria los une y, al igual que "Fishing", pareciera que no hay una diferencia notable entre el hombre y el canino. Ambos perciben el momento con la misma inocencia que los llevó a esa bomba de agua.

Publicidad

Por consiguiente, si se mide la obra de Basquiat a partir de su relación con el mundo animal, cosa que no es del todo escasa, se hace notar una nueva arista poco explorada del artista. Una en la que voluntariamente el propio artista determina renunciar a la diferenciación y poner todo en el mismo plano de realidad; su retrato de la realidad posmoderna, urbana, neoyorkina, no olvida a los animales, sino que se identifica con ellos y los iguala constantemente a la condición humana.

Reiteramos: Basquiat es un artista rupestre.

Relacionados:

El abstracto como la rebelión del arte: una defensa

El trueno hace cultura: Arthur Rimbaud y Paul Verlaine

Camus y el mito de Sísifo: Lo absurdo que es vivir, el suicidio y una salida