brasil

La mayoría de los brasileños cree que los Juegos de Río de Janeiro no valen la pena

A sólo dos semanas de que inicien las Olimpiadas, y en medio de una crisis económica, política y social, una encuesta muestra que dos tercios de los ciudadanos dudan que el evento internacional represente un beneficio para Brasil.
21.7.16
Imagen por Silvia Izquierdo/AP Photo

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

A sólo dos semanas de que empiecen los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, Brasil, una nueva encuesta muestra que casi de dos tercios de los brasileños piensan que el evento sólo va a hacer más daño al país.

La encuesta, publicada en el diario Folha de Sao Paulo, refleja el escepticismo general del público hacia las olimpiadas, que ya están enfrentando una ola de problemas que amenazan con convertirse en causas judiciales para sus organizadores.

Los brasileños han visto que, por la organización de los juegos, han brotado acusaciones de corrupción asociadas con la infraestructura construida para el evento y la afectación a los servicios públicos. Otro problema es el creciente foco de problemas de seguridad, que va desde rampantes niveles de crímenes comunes hasta un gran número de personas asesinadas por oficiales de policía. Y, si eso fuera poco, también hay miedo ante posibles ataques terroristas.

Como colofón, están las constantes amenazas de varios atletas, quienes dicen no participarán en los Juegos de Río por miedo a ser infectados con el virus del Zika.

La encuesta de esta semana, dirigida por el instituto Datafolha, encontró que cinco de cada diez brasileños encuestados se oponen a que su país sea anfitrión de los Juegos y sólo cuatro de cada diez está a favor. Eso es el doble de puntuación negativa respecto a lo registrado en 2013 por el mismo instituto.

Parte del problema parece ser el costo del evento, el cual ya ha superado en un 51 por ciento el presupuesto original, reveló un estudio realizado este mes por la Universidad de Oxford. Y ese costo se traslada a los brasileños: para enfrentar los problemas de financiamiento, el gobierno federal anunció en marzo un recorte de 500 millones de dólares al presupuesto de seguridad, incluidos los entrenamientos antiterroristas. Y el mes pasado, las autoridades de Río de Janeiro declararon un "estado de calamidad" para poder obtener 892 millones de dólares extra del dinero federal.

Los asesinatos policiales van al alza en Río de Janeiro, previo a las Olimpiadas. Leer más aquí.

La declaración de emergencia se hizo pública luego de que los trabajadores manifestaron que los fondos se han recortado tanto, que no había dinero para llenar de gasolina los autos de la policía o abastecer los hospitales que serán responsables de cuidar a los 500.000 visitantes que se esperan.

Mientras tanto, investigaciones de corrupción están actualmente en proceso dadas las acusaciones de negocios sucios involucrados en la construcción de espacios e infraestructura llevar a cabo los Juegos Olímpicos, como la extensión de las líneas del subterráneo y la remodelación del aeropuerto.

'Brasil tendrá la oportunidad de mostrar al mundo su capacidad de organización.'

Nada de esto ha detenido al presidente interno de Brasil, Michel Temer, quien insiste en que el país está listo para la inauguración de los Juegos el siguiente 5 de agosto.

"Brasil está listo para recibir a todos los visitantes que tendrán el placer de ver competir a los atletas de élite de todo el mundo", dijo Temer en un comunicado a principios de este mes. "Esta no es la primera vez que Brasil tendrá la oportunidad de mostrar al mundo su capacidad de organización, de recibir calurosamente a sus visitantes en un ambiente seguro".

Temer tomó el lugar de Dilma Rousseff el pasado mes de junio, cuando ella fue suspendida en la espera de un juicio en el Senado por acusaciones de manipulación de las cuentas del país después de su reelección en 2014. El proceso debería terminar durante los Juegos. Éste se lleva a cabo en medio de una crisis política, la cual involucra a líderes de los partidos políticos más grandes en escándalos de corrupción.

Sigue a Alan Hernández en Twitter: @alanpasten

Sigue a VICE News en español en Twitter: @VICENewsES