FYI.

This story is over 5 years old.

Estado Islámico está contra las cuerdas en el norte de Siria

Los combatientes de Estado Islámico están abandonando sus posiciones en el frente del norte de Alepo tras la ofensiva de los rebeldes en Marea y las Fuerzas Democráticas de Siria en Manbij.
9.6.16
Combatientes rebeldes en primera línea de fuego contra Estado Islámico en la ciudad de Marea en la provincia de Alepo, 3 de octubre de 2014. (Rami Zayat/Reuters)
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Los combatientes de Estado Islámico (EI) están abandonando parte de sus posiciones en el norte de Siria. A la ofensiva de las Fuerzas Democráticas de Siria (FDS) sobre Manbij, se suma el contraataque de los rebeldes sirios en la zona de Marea.

La repentina retirada de Estado Islámico de los pueblos ubicados alrededor de Marea, ciudad controlada por los rebeldes, evidencia la presión que Estado Islámico está sintiendo por las diversas ofensivas que libran otros de sus enemigos contra el grupo en el este, según analizó el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

Publicidad

Estado Islámico había logrado sitiar la ciudad de Marea controlada por los rebeldes en un significativo avance a finales del mes pasado, dejando varados a miles de civiles. Tras ellos, la coalición liderada por Estados Unidos arrojó armas desde aviones para abastecer a los rebeldes, según afirmaron fuentes de este bando.

Los combatientes rebeldes en Marea rompieron el cerco el miércoles, cuando conquistaron el pueblo Kafr Kalbin en el carretera que une Marea con Azaz, 20 kilómetros al noroeste de la frontera con Turquía. El avance fue precedido por un comunicado que informaba que los rebeldes estaban uniendo sus filas.

Estado Islámico ha provocado varios incendios en Manbij para intentar que el humo dificulte los bombardeos de la coalición.

"Parece que ellos [EI] no pueden mantener varios frentes activos al mismo tiempo. Es un área estratégica, estaban a punto de entrar en Azaz", dice el director del Observatorio, Rami Abdulrahman. Por su lado, la fuente de la oposición describió que Estado Islámico se había retirado de la zona rápidamente, y las facciones del Ejército Libre Sirio (ELS) había ocupado dichas posiciones.

Estado Islámico está matando a los civiles que intentan escapar de Faluya. Leer más aquí.

Los rebeldes del ELS que luchan contra Estado Islámico al norte de Alepo han recibido ayuda militar por parte de los estados enemigos del presidente Bashar al-Assad.

Su batalla contra Estado Islámico está separada de otra que se libra más hacia el este por otro grupo respaldado por Estados Unidos, las Fuerzas Democráticas de Siria, que incluyen a las milicias kurdas YPG.

Publicidad

En esa lucha, las FDS están listas para entrar en Manbij, ciudad controlada por Estado Islámico, pero están siendo cautelosas debido a la presencia de civiles, según expresó su portavoz ayer miércoles

"En cuanto queramos entrar, podremos hacerlo, pero debido a la presencia de civiles estamos siendo cautelosos", afirmó Sharfan Darwish del Consejo Militar de Manbij a Reuters.

"Puedo afirmar que la cuestión de la liberación de Manbij está resuelta", añadió. "Cuando llegue el momento vamos a entrar".

La ofensiva incluye a las poderosas milicias kurdas de las YPG, que controlan amplias zonas del noreste de Siria, y a sus aliados árabes. El objetivo de la avanzada es desalojar a EI del último tramo de la frontera sirio-turca — una de las principales prioridades de la coalición liderada por Estados Unidos que lucha contra el grupo en Irak y Siria.

"Estamos recibiendo información sobre muchos miembros de Daesh [EI] que están escapando y evacuando algunas zonas de Manbij y se preparan para inmolarse", cuenta Darwish. "Nuestras fuerzas están ahora en las afueras de la ciudad. La campaña continúa".

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs