FYI.

This story is over 5 years old.

Estados Unidos

Todo lo que debes saber sobre los caucus de Iowa, inicio de la carrera presidencial en EEUU

Los inminentes caucus de Iowa se ha convertido en un órdago tan popular como misterioso en la carrera presidencial rumbo a la Casa Blanca. VICE News reúne una serie de preguntas y respuestas que desentrañan cómo funciona este enrevesado procedimiento.
1.2.16
Imagen por Evan Vucci/EPA
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Tras varios meses de campaña electoral plagados de debates, discursos en ayuntamientos y de una dieta abundante en fritangas, los candidatos presidenciales a las elecciones estadounidenses de 2016 se encuentran ya a solo unas horas de los caucus en Iowa, el estado del medio oeste que se ha convertido en uno de los presuntos territorios clave en que dirimir la reñida batalla.

Si bien Iowa se convertirá esta noche en el escenario del mayor plebiscito para las esperanzas de demócratas y de conservadores, el resultado del mismo sigue siendo un misterio para la gran mayoría. El legendario presentador de la CNN Larry King ya ha proclamado: "nunca entendí los caucus de Iowa".

Publicidad

Los caucus de Iowa conforman un procedimiento complejo, y como sucede en la mayoría del resto de frentes, tanto demócratas como conservadores lo afrontan de maneras diametralmente opuestas. Gran parte del desconcierto sobre lo que sucederá esta noche es achacable a la ambigua estrategia de ambos partidos, que ha consistido en alterar los prolegómenos de la velada de hoy hasta la saciedad, con el objetivo de sacar una cabeza de ventaja a sus rivales en los metros finales. El resultado final parece haberse convertido en un indescifrable amasijo de reglamentos y estatutos.

En vista de ello, VICE News ha recopilado una lista de preguntas y respuestas sobre el caucus con el objetivo de desentrañar qué es el caucus en sí mismo, cómo funciona el procedimiento y cuál es la relevancia de Iowa en todo este gran sarao.

¿Qué es un caucus?

El llamado procedimiento caucus es una herencia de los días en que los más veteranos se reunían en ayuntamientos para dirimir con qué candidato iba a competir cada partido. Las cosas no han cambiado demasiado desde entonces. Hoy lunes, a las 7 de la tarde hora local, amigos y vecinos se reunirán en los 1.681 distritos electorales de Iowa, y deliberarán cuál es, a su juicio, el mejor candidato al que apoyar. Entonces se repartirán varios delegados para representar a los candidatos que hayan conseguido el mayor apoyo. Cualquier votante inscrito en Iowa puede participar en el caucus; hasta les está permitido presentarse y mostrar su apoyo a un candidato de la oposición, siempre y cuando se reinscriban en el nuevo bando a su llegada al escenario de la votación. Sin embargo, los caucus de esta noche son solo un primer paso en una cadena de cuatro acontecimientos que se extenderán durante toda la primavera — mucho después de que tanto los medios como los candidatos hayan dejado atrás el Oeste estadounidense.

1.Distrito. CaucusLos votantes inscritos se reúnen en los 1.681 distritos electorales y eligen a sus candidatos para los caucus del condado. El procedimiento es distinto para demócratas y republicanos.

2.Condados. Caucus

Los caucus se celebran en cada uno de los 99 condados de Iowa. Los delegados son elegidos entre un grupo de los delegados participantes para que representen a los candidatos en los caucus del condado.

Publicidad

3.Congresuales. Caucus del condado.

Los delegados son elegidos en los caucus del condado para representar a los candidatos respectivos en la convención del estado.

4.Convención del estado

Los delegados elegidos en la convención del estado se dirigen a las convenciones nacionales demócratas y republicanas, donde un candidato nominado por cada partido es elegido para que concurra a la presidencia del país.

Infográfico elaborado por Sarah MacReading/VICE News

Algunos consideran que los caucus, que son organizados por los partidos estatales, son una manera más democrática de elegir a los nominados que las primarias, que se dirimen tras una votación secreta y que son organizadas y financiadas por el gobierno de cada estado. Sin embargo, los caucus conforman un procedimiento mucho más confuso — y exigen que los votantes se dirijan, en mitad del invierno, a los escenarios de la votación, para discutir sobre política con sus vecinos y amigos.

Caucus demócrata

Los distritos en los que se celebra el caucus demócrata se parecen bastante al juego de las sillas musicales. Los asistentes al caucus se reúnen en grupos para mostrar su apoyo al candidato de turno. Claro que para hacerlo, se dedican a dar vueltas y a realinearse antes de que se emprenda la votación a mano alzada. Cada candidato debe de alcanzar la llamada "viabilidad", una medida que equivale a obtener, como mínimo, al 15 por ciento de los votos de la gente aglutinada en el escenario del caucus. Si un candidato no consigue lograr la viabilidad necesaria, se concede a los partidarios de este el tiempo necesario para que se unan a un candidato diferente de cara a la votación final. En virtud de este último cómputo, se asigna a distintos "delegados jurados" para que representen a los candidatos en la siguiente ronda del caucus.

Delegados de la Convención Nacional Demócrata.Fuente: ballotpedia.orga.

El mapa compara el recuento bruto del número de delegados y el total de la delegación constituida.

El sombreado en cada una de las abreviaturas del estado indica un mayor número de delegados.

Publicidad

Infográfico elaborado por Sarah MacReading/VICE News.

En cada sucesiva fase del caucus (que arranca por el condado, sigue por el distrito y termina en el estado), los delegados son elegidos entre el grupo de delegados asistentes para así, pasar al siguiente nivel. De tal forma se llega al momento en que se alcanza la cifra de 44 delegados jurados para acudir a la Convención Nacional del 25 de julio. Igualmente, otros ocho candidatos, estos no jurados, acudirán también a la convención. Abundaremos en ellos más adelante.

Caucus republicano

El procedimiento de los republicanos es más sencillo. Para ellos la noche arranca con los activistas de turno proclamando sus respectivos discursos. En ellos, se urge a los vecinos a que decidan a qué candidato apoyar. Una vez han sido proclamados los discursos, los asistentes al caucus escriben el nombre de su candidato predilecto en un pedazo de papel y lo introducen en una urna. Entonces se procede al recuento de votos, que será comunicado al responsable del partido en el estado. Los delegados serán entonces distribuidos entre cada candidato de manera proporcional en virtud de los resultados recabados.

En elecciones anteriores, no había un solo delegado republicano jurado. Ello significa que a estos no se les exigía votar por el candidato en la siguiente ronda del caucus, o, en última instancia, en la convención del partido. Sin embargo, el año pasado, el Comité Nacional Republicano reformuló sus estatutos y declaró que, en adelante, los delegados serían vinculantes. De tal forma, desde entonces, se exige a los delegados que voten por sus respectivos candidatos en la siguiente ronda del caucus y, en última instancia, en la convención. Al igual que los demócratas, los delegados republicanos son elegidos tras tres sucesivas rondas más de caucus; los 30 delegados elegidos acudirán entonces a la convención final del partido, que se celebrará en Cleveland en julio.

Publicidad

¿Cuál es la diferencia entre un delegado jurado y un delegado no jurado?

Los demócratas cuentan con sendas camadas de delegados en su convención nacional. Un delegado jurado es alguien que se ha comprometido a dar su apoyo al candidato en la convención, en virtud de los resultados obtenidos en el caucus. Los delegados no jurados, a los que también se conoce como a súper delegados, son aquellos que disponen de libertad de movimientos en la convención. De tal forma, estos pueden cambiar de candidato según los resultados de las votaciones públicas, y de acuerdo con quien consideren que podrá ser el candidato más poderoso de cara a las elecciones generales. Los delegados jurados son los miembros VIP del partido — a menudo se trata de miembros de su cúpula directiva o de representantes elegidos a tal efecto — que no han sido seleccionados a través del caucus o del procedimiento primario, pero que disponen de un asiento en la convención nacional de manera automática. El objetivo de tener delegados no jurados no es otro que permitir que los miembros más veteranos del partido dispongan de mayor voz en la elección del candidato.

Delegados en la Convención Nacional RepublicanaFuente: ballotpedia.orga.

El mapa compara el recuento bruto del número de delegados y el total de la delegación constituida.

El sombreado en cada una de las abreviaturas del estado indica un mayor número de delegados.

Infográfico elaborado por Sarah MacReading/VICE News.

Los demócratas reservan cada año un 15 por ciento de su pastel representativo para los delegados no jurados. Este años cuentan con 713 súper delegados a escala nacional, ocho de los cuales proceden de Iowa. El candidato republicano que sea elegido para representar a su partido en las elecciones generales deberá de conseguir el voto de más de la mitad de los 4.764 delegados que se espera que acudan a la convención nacional del partido.

Publicidad

Los republicanos no cuentan con súper delegados. La manera en que un delegado se compromete a apoyar a un candidato varía según el estado — algunos funcionan según el principio que reza que "el ganador se lo queda todo", mientras que otros delegados son asignados a cualquiera que sea el candidato que recabe el mayor número de votos, ya sea a través del caucus o de las votaciones en las primarias. Otros estados reparten a sus delegados de manera proporcional según los resultados de las votaciones. Y hay, incluso, un puñado de ellos que son una mezcla de ambos sistemas.

Se espera que asistan 2.472 delegados a la convención republicana. La aritmética cifra que un candidato debe de recabar un mínimo de 1.237 votos para convertirse en el candidato presidencial republicano.

¿Cuál es la importancia de los caucus de Iowa?

Iowa no será tan importante a la hora de determinar quién será el presidente de Estados Unidos en 2016. Pese a todo, a los analistas políticos les encanta recrearse en la importancia de Iowa porque se trata del estado que da el pistoletazo de salida a la carrera hacia las primarias. Y, a menudo, se considera que se trata de un preámbulo indicativo del destino de los candidatos a nivel nacional. Sin embargo, lo cierto es que no se trata de algo que haya funcionado históricamente como indicador de nada.

Desde que Iowa adoptara el sistema del caucus en 1972, el estado del medio oeste estadounidense apenas ha funcionado como indicador de lo que sucederá en las elecciones la mitad del tiempo. En los últimos 44 años, cinco demócratas y cuatro republicanos que vencieron en los caucus de Iowa terminaron convertidos en los candidatos de sus respectivos partidos para las elecciones generales. Los republicanos Mick Huckabee y Rick Santorum conquistaron las respectivas votaciones de Iowa en 2008 y 2012, y terminaron cayendo derrotados en la carrera hacia la nominación definitiva. Ambos vuelven a presentarse en 2016.

Publicidad

Además, Iowa envía a un número relativamente pequeño de delegados jurados a las convenciones nacionales; se trata de solo 30 republicanos y de 44 demócratas, que apenas suman un 1 por ciento del total de delegados votados en cada convención. Así que no puede decirse que se trate de una cifra precisamente relevante en la elección final del candidato de turno.

De tal forma, el candidato que recibe el mayor porcentaje de votos en el caucus de la noche del 1 de febrero es poco más que un "ganador público" que hace las veces de veleta y que apunta ligeramente cuál será el rumbo de la carrera presidencial. Así opina Nikc Kachiroubas, profesor de historia política y electoral en la universidad de DePaul.

El hecho de que Iowa sea el codiciado escenario en que adjudicarse la primera victoria provoca que "todo el mundo quiera utilizarlo para hacer sus respectivos pronósticos — puesto los resultados obtenidos en Iowa sirven para proyectar las primeras elucubraciones sobre lo que va a pasar", cuenta Kachiroubas.

Sin embargo ello no significa necesariamente que los caucus de Iowa deban de ser ignorados. La votación de esta noche es importante por la sencilla razón de que se trata de la primera noche del año en que los votantes expresarán públicamente su apoyo a un candidato después de años de especulación, de elucubraciones y de sondeos de toda índole.

Cuando empezar a prestar atención

El día 1 de marzo, al que se conoce popularmente como Súper Martes, es el día en que el mayor número de estados celebran sus primarias. Es entonces cuando ya empieza a quedar bastante claro quién será el candidato con más posibilidades y qué otros se están quedando más rezagados; esto es, aquellos cuyas posibilidades matemáticas para conseguir delegados en la convención nacional es nula o casi nula. Si un candidato que ha obtenido la victoria en las primarias se retira antes de que se celebre la convención nacional — que es lo que lo que sucedió a Huckabee en 2008 — entonces sus delegados se convierten en no jurados y debe elegirse a un nuevo candidato al que apoyar.

Las convenciones nacionales de julio son, básicamente, enormes fiestones plagados de globos de colores y de cámaras de televisión, en las que ambos partidos ya tienen bastante claro quienes serán sus candidatos definitivos. Durante la convención cada partido celebra un votación netamente ceremoniosa (en donde los demócratas eligen también a sus súper delegados) y entonces proclaman cuál será su candidato, quien ya se encuentra esperando entre bastidores para salir a la palestra.

Sigue a Liz Fields (@lianzifields) y a Olivia Becker (@obecker928) en Twitter.

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs