FYI.

This story is over 5 years old.

Rusia continúa masacrando civiles en Siria, aunque la coalición que lidera EEUU también

Solo este pasado lunes los bombardeos rusos dejaron un reguero de decenas de cadáveres de civiles en suelo sirio. Ahora distintas organizaciones humanitarias aseguran que la coalición liderada por Estados Unidos habría asesinado a 15 civiles el mismo...
Imagen por Khalil Ashawi/Reuters
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

El lunes, después de que Médicos Sin Fronteras (MSF) confirmara que uno de sus hospitales había sido bombardeado por los misiles de Putin en Siria, un diplomático del devastado país de Oriente Medio hizo unas revelaciones escalofriantes. Muchos creían, inicialmente, que no decía la verdad. Claro que nada más lejos de la realidad.

"El hospital fue destruido por un avión de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos", proclamó Riad Haddad, embajador de Siria en Rusia, según informó la agencia Reuters. "Las Fuerzas Aéreas rusas no tuvieron nada que ver con la horrible masacre".

Publicidad

Las palabras de Haddad fueron inmediatamente desmentidas por Washington, cuyo ejecutivo lidera logísticamente una coalición que se ha propuesto eliminar a la organización terrorista Estado Islámico (EI) tanto en Siria como en Irak. En un tuit publicado el lunes, el coronel del ejército estadounidense Steven Warren, portavoz occidental de la coalición que lucha contra el grupo yihadista, aseguró que las únicas ofensivas aéreas que había desplegado aquel día se habían concentrado en Raqqa (a casi 300 kilómetros de distancia), y en Hasakah (a más de 400).

Médicos Sin Fronteras asegura que al menos 25 personas fueron asesinadas en el bombardeo del hospital en Ma'arat Al Numan, en Idlib. Entre las víctimas se cuentan 9 trabajadores del hospital. Según MSF el recinto en que se levantaba el hospital fue alcanzado por cuatro misiles que habrían sido disparados en sendos ataques separados.

Los miembros de la ONG están convencidos de que el hospital era un objetivo "deliberado". Otra serie de bombardeos alcanzaron otro hospital de la misma aldea, también durante el nefasto lunes pasado. Ese mismo día también serían alcanzados otro hospital y una escuela en Azaz — una ciudad controlada por los rebeldes y situada sobre la frontera con Turquía — donde la carnicería orquestada elevaría el número de muertes hasta las 50.

La batalla por Alepo delata el fracaso de la estrategia de EEUU en Siria. Leer más aquí. 

Publicidad

Rusia lleva desplegando ofensivas aéreas en Siria desde septiembre, cuando las fuerzas del régimen del presidente sirio Bashar Al-Assad parecían estar sucumbiendo ante el avance atomizado de las guerrillas rebeldes. Putin decidió intervenir entonces, volcarse con todo y apoyar al dictador en apuros con un despliegue de bombarderos y de munición sin precedentes. Lo hizo, cuando el la guerra más sangrienta y compleja de nuestros días llevaba ya cuatro años en activo. Desde entonces, los cazas del Kremlin han elevado la carnicería de civiles hasta orquestar crímenes de guerra casi a diario.

El lunes pasado la clase política internacional y las organizaciones humanitarias condenaron la masacre y denunciaron que debía de ser considerada como un nuevo crimen de guerra. Todo apunta a que el hospital de MSF fue alcanzado por el fuego de un avión del régimen de Assad. Sin embargo, horas después se informó de la matanza de otros 15 civiles en otra localización durante la misma funesta jornada — y lo más inquietante del caso es que se trata de una de las localizaciones señaladas por el coronel Warren.

Según Rami Abdulrahman, responsable del Observatorio Sirio de los Derechos Humanos, una ONG radicada en Gran Bretaña, los cazas de la coalición alcanzaron una panadería a primera hora del martes en la aldea de al-Shadid, al sur de la ciudad de Hasakah, en la provincia de Hasakah, al noroeste del país.

Publicidad

"Asesinaron a 15 personas que iban a comprar el pan", asegura Abdulrahman, quien relata que otros 11 civiles resultaron heridos durante la matanza.

Según apunta un listado de bombardeos diarios que ha facilitado la Junta de Fuerzas Especiales de la coalición, el lunes se produjeron dos ataques "cerca de Hasakah" ejecutados en un plazo de 24 horas. Según reza el listado, durante la madrugada del lunes "se bombardearon dos unidades tácticas de ISIS y fue destruido un edificio de ISIS". Al día siguiente, la coalición emitió un comunicado en que informaba que "cerca de al-Hasakah, cuatro ofensivas habían alcanzado sendas unidades tácticas de ISIS y habían destruido dos vehículos yihadistas, cuatro edificios de ISIS y una posición de combate de los terroristas".

El miércoles, un portavoz estadounidense de la coalición informó a VICE News que "estaba al corriente de las muertes de civiles y que confirmaba que la coalición había bombardeado la zona de al Hasakah recientemente".

"Si la información que acompaña a la denuncia resulta ser verdadera, entonces deberemos estudiar cual será el siguiente paso", comentó el portavoz, quien respondió a VICE News desde la dirección de correo electrónico de la oficina de prensa de la coalición y no facilitó su nombre. La coalición no especificó quién habría conducido las ofensivas, aunque se sabe que la gran mayoría de sus bombardeos en Siria son ejecutados por pilotos estadounidenses.

Publicidad

Rusia niega estar detrás de los brutales bombardeos sobre hospitales y escuelas en Siria. Leer más aquí. 

El portavoz o la portavoz también afirmó que debido a la existencia de "una operación de seguridad", no podía confirmar los detalles sobre las operaciones en el terreno en las que estarían implicadas las Fuerzas Democráticas de Siria (SDF en sus siglas inglesas). Las SDF están formadas por un contingente de combatientes en su mayoría kurdos, aunque también cuenta con varios árabes en sus filas. Sin embargo, Abdulrahman ha confirmado que los bombardeos de la coalición coinciden en el tiempo con los combates entre las tropas kurdas y los guerrilleros de Estado Islámico, que también habrían tenido lugar en la provincia de Hasakah.

El ejército ruso ha sido denunciado por sus crímenes de guerra en Siria, una auténtica matanza de civiles que el Kremlin sigue negando. Según Amnistía Internacional, entre septiembre y noviembre del año pasado, al menos 200 civiles sirios murieron durante seis ofensivas distintas orquestadas por las fuerzas de Putin en las provincias de Homs, Idlib y de Alepo. Claro que según las organizaciones humanitarias sirias, los cazas de Putin acumularían ya más de 1.000 muertos desde que arrancaron sus ofensivas.

La coalición liderada por Estados Unidos lleva bombardeando posiciones en Siria e Irak desde hace más de año y medio, aunque no lo habría hecho con la misma intensidad con la que lo está haciendo Rusia en Siria — donde Occidente sigue acusando a Moscú de seguir dirigiendo sus ataques contra los rebeldes sirios antes que contra Estado Islámico, el pretexto de su intervención. Los activistas aseguran que cientos de ciudadanos sirios e iraquíes habrían sido igualmente alcanzados por las ofensivas de la coalición en el país durante el último año y medio. Pese a todo, el ejército de Estados Unidos solo ha admitido su responsabilidad en la muerte de 16 civiles. Según cuentan las tropas de Obama, las muertes se habrían producido durante los bombardeos desplegados en Siria e Irak para abatir a los combatientes yihadistas de Estado Islámico.

Las últimas revelaciones, sin embargo, cuestionan seriamente las informaciones estadounidenses. Lo más preocupante del caso es que las informaciones sobre la infausta matanza del pasado lunes han salido a la luz después de que la coalición haya refutado las palabras del diplomático sirio en Rusia, un hombre que parecía estar fuera de lugar. A la postre, sin embargo, la azarosa intervención del diplomático ha provocado que el contingente liderado por Estados Unidos se haya delatado, tras dirigir la atención hacia una zona de Siria que ha estado bombardeando. Y en la que, según parece, habría matado en un solo ataque a más civiles de los que presumía haber matado en el último año y medio.

Sigue a Samuel Oakford en Twitter: @samueloakford