Amenaza a la vista: Así se prepara la Liga Mexicana del Pacífico ante el proyecto de dos torneos de la LMB
beisbol mexicano

Amenaza a la vista: Así se prepara la Liga Mexicana del Pacífico ante el proyecto de dos torneos de la LMB

El presidente de la Liga Mexicana del Pacífico, Omar Canizales, habla en exclusiva para VICE Sports, y analiza todos los escenarios de la posible amenaza de la Liga Mexicana de Beisbol, que pretende jugar todo el año.

A toda acción corresponde una reacción, reza un principio básico en la física. La Liga Mexicana de Beisbol, que se juega en México cada verano, ha amagado públicamente con alargar su temporada para jugar dos torneos por año y proteger más sus peloteros. La Liga Mexicana del Pacífico, que se juega en invierno, estudia los escenarios y se mantiene a la expectativa.

En entrevista con VICE Sports, Omar Canizales, presidente de la Liga Mexicana del Pacífico, habla sobre una posible tensión con la Liga Mexicana de Beisbol.

Publicidad

Apenas la semana pasada, la LMP llevó a cabo su asamblea, en la que definieron puntos clave de cara al futuro inmediato del circuito y los emergentes compromisos que se avecinan. Esto, justo en los días en que Javier Salinas, presidente adjunto de la Liga Mexicana de Beisbol, declarara en exclusiva a VICE Sports que no descarta que su liga juegue hasta diciembre e incluso aspira en el mediano plazo a que el campeón de la LMB juegue la Serie del Caribe, el torneo premier que ha venido jugando el campeón de la Liga Mexicana del Pacífico. Ese amague de la liga veraniega provocó un revuelo en el ambiente del beisbol, pero Canizales se mantiene sereno, y siempre a la expectativa. Asegura que el tema de la Liga Mexicana de Beisbol no se tocó en la asamblea.

"Primero que nada, nosotros nos centramos en el Draft (en la reunión que sostuvo con los presidentes de los equipos de la LMP), que efectuamos al siguiente día aquí en Hermosillo", asegura Canizales. "También en la gran responsabilidad que tenemos de nueva cuenta ser sede de la Serie del Caribe, que vamos a llevar a cabo por primera vez en la historia en Guadalajara. En buena medida también nos dedicamos a afinar detalles de cara a la próxima temporada".

LMB y LMP: ¿Competidores o aliados?

La nueva dirección de la Liga Mexicana de Beisbol apunta a tener dos torneos en un año, al estilo del balompié nacional, lo cual implicaría tener beisbol de la LMB por espacio de casi siete meses y, de consolidarse el proyecto, estaríamos hablando de que el final de su segundo certamen podría empalmarse con el inicio de la campaña de la LMP. Eso generaría una sacudida al universo beisbolero tal y como lo conocemos, es decir, los jugadores elegibles de la LMB que pueden pasar a la LMP podrían quedar en el dilema de escoger para cuál circuito quieren jugar.

"En particular, al hablar de los dos torneos, nosotros entendemos que (la LMB) es una organización autónoma", aclara Canizales. "Tienen el legítimo derecho de buscar las mejores formas que crean convenientes para seguir avanzando en la promoción del beisbol y de su liga, y en particular, sobre cómo nos podría afectar, no tenemos ningún posicionamiento oficial al respecto porque no disponemos de datos oficiales o puntuales sobre ese proyecto".

Publicidad

En virtud de las circunstancias, el presidente de la LMP se expresa al decir que el beisbol debe unirse para seguir ganando terreno a nivel nacional y no etiquetarse entre ligas como competidoras sino como socios en muchos aspectos, ya que la historia se ha encargado de fortalecer los lazos entre los dos circuitos de pelota más importantes.

"Nosotros creemos firmemente que si a la LMB le va bien, también nos va bien a nosotros, desde luego al beisbol mexicano", expresa Canizales. "Las ligas de beisbol en México, debemos ser aliados en el desarrollo del juego de pelota, no debemos vernos como competidores sino promotores. La competencia no está entre nuestras ligas sino con otros deportes y otras ofertas de entretenimiento, de tal suerte que mantenernos en comunicación, compartir experiencias, es lo más sano para todas las ligas de beisbol en el país, y en particular a las dos ligas más importantes más grandes y mejor organizadas que hay en México. Sí hemos mantenido algunas comunicaciones, muy cordiales, como siempre lo hemos hecho, respetuosos, respetando cada quien su autonomía y organización y nos mantenemos en esa disposición y en esa voluntad de seguir reforzando los lazos que nos han unido históricamente. Tenemos 70 años que hemos compartido y trabajado de manera complementaria con la Liga Mexicana de Beisbol, ellos tienen 92 años, y nosotros 72 y hemos podido transitar a lo largo de todo este tiempo, no encuentro una razón por la que no podamos hacerlo ahora".

Publicidad

Paciencia, prudencia, verbal continencia…

Omar Canizales es cuidadoso en sus afirmaciones a nombre de la LMP. Mientras la Liga Mexicana de Beisbol no dé un paso al frente haciendo oficiales sus cambios, el presidente del circuito invernal prefiere no especular, y mantener abiertos los canales de diálogo.

"El día que tuvimos la asamblea, el 5 de julio, dos días después, emitimos un comunicado de prensa en el que informamos que estábamos enterados de que se ha venido manejando el eventual proyecto, de aplicar en 2018, algunos cambios en la Liga Mexicana de Beisbol", aclara Canizales. "Nosotros siempre hemos estado abiertos a tender puentes de comunicación con todos los actores principales del beisbol, particularmente con la LMB. Y seguimos con esa disposición, creemos que platicar con ellos, conocer sus razones, entender el objetivo y trabajar de la mano para crecer al beisbol mexicano, siempre vamos a estar con esa disposición. Y mientras no tengamos datos oficiales, pues resulta difícil poder especular sobre lo que pudiéramos hacer o lo que pudiera pasar".

¿Y si la LMB deja sin peloteros a la LMP?

Uno de los temas que más conflicto podría generar es el de los peloteros. Los mejores jugadores de la LMB van en invierno a la LMP cuando la liga veraniega termina, pero si LMB decide alargar su calendario, las fechas podrían entrar en conflicto con la LMP.

La Liga Mexicana de Beisbol asegura que tiene los derechos contractuales sobre los peloteros porque sus clubes han invertido en scouteo, desarrollo y academias. Insiste también la LMB en que Grandes Ligas solo reconoce a sus clubes como las únicas entidades que pueden vender jugadores mexicanos a equipos de MLB. Javier Salinas, presidente adjunto de la LMB, ha señalado que los clubes de LMP no pagan ningún monto por el uso de sus peloteros, no hay un pago de préstamo, por renta, o derechos de formación, pero que eso podría cambiar. Apenas hace algunos años, los Tigres de Quintana Roo fueron pioneros al tratar de establecer una estrategia que les permitiera salvaguardar sus derechos sobre los peloteros. Está el ejemplo del serpentinero cubano Amaury Sanit, a quien los Tigres no solo le impidieron ir a jugar a la LMP, sino que le ofrecieron una remuneración para que se mantuviera sano y descansando. De acuerdo con Omar Canizales, eso se trató de un caso aislado y no ha sido una tendencia que vaya al alza ni que amenace al beisbol invernal, pues, dice, tiene sus puntos contraproducentes.

Publicidad

"Habría que verlo con calma, este tipo de prácticas se han dado con algunos equipos pero más como una intención de reconocer que en algún momento un jugador ha estado con una carga excesiva de trabajo, pero no creo que sea una intención de frenar que los jugadores vengan acá", aclara Canizales. "El caso de Sanit lo recuerdo bien, pero luego volvió a jugar con nosotros. Ha habido otros casos en los que se ha reconocido que el no jugar en invierno muchas veces no les ayuda a tener una mejor temporada en verano, eso cada vez se comprueba más y esos aprendizajes algunos directivos los han tenido y por eso se ha facilitado de nueva cuenta el flujo de jugadores del verano hacia el invierno sin mayor problema".

El presidente de la Liga Mexicana del Pacífico deja entrever que no teme a la posible amenaza que pudiera darse de parte de la LMB en cuanto a la restricción sobre los peloteros. Y es que al consultar los rosters de los equipos de LMP que aparecen en sus sitios oficiales, el 62% de los peloteros pertenecen a un equipo de Liga Mexicana de Beisbol en el verano, sin contar los jugadores mexicanos que están en Ligas Menores de Estados Unidos y que varios de ellos pertenecen también sus derechos de retorno a equipos de LMB. En caso de que la LMP no pueda utilizar a esos jugadores, Canizales asegura que encontrarán la forma de seguir jugando.

"Hay una gran cantidad de jugadores en el mercado", explica Canizales. "Nosotros (la LMP) nacimos con la idea de aglutinar a los mejores jugadores disponibles en ese momento. Así es como nace la Liga de Invierno, y creemos que en función de la disponibilidad de jugadores que haya en el mercado, vamos a seguir jugando la LMP; tenemos 72 años consecutivos y la LMP representa una relevancia sociocultural en la parte del Noroeste y ahora Occidente de México, y tenemos que mantener esa histórica tradición y buscar los mecanismos para asegurarnos de jugar con los mejores jugadores disponibles".

Publicidad

¿Entrará la LMP al desarrollo de peloteros?

Canizales reconoce que es la liga veraniega la que se ha encargado del desarrollo de peloteros, que en algunos casos, su talento los ha llevado a ser vendidos a las Grandes Ligas.

"Ha sido un acuerdo no escrito, y que la LMP ha respetado", explica Canizales. "El que el ADN de la Liga Mexicana de Beisbol haya sido el desarrollo, como también el derecho de poder vender jugadores hacia Estados Unidos, nosotros hemos respetado ese acuerdo y por lo tanto, a pesar de que en esta región del país (noroeste) hay un gran semillero de jugadores, si tú revisas el porcentaje de jugadores que militan en el beisbol profesional de ambas ligas, o que han llegado a las Grandes Ligas, te darás cuenta de que la gran mayoría salen de estos estados. Sin embargo, producto de ese respeto que hemos tenido con la LMB, nosotros nos hemos concentrado en ofrecer un espectáculo, una experiencia a nuestros aficionados. Formar jugadores no ha sido nuestra función y por lo mismo no hemos recibido los beneficios del tema de los desarrollos".

Como el mismo Canizales lo dice, la Liga Mexicana del Pacífico juega en la región más rica en producción de peloteros. Deja la puerta abierta para, en caso de ser necesario, negociar si las condiciones de convivencia de ambas ligas tuvieran que modificarse. No parece negado tampoco Canizales, a que en el futuro, la LMP pueda entrarle también al desarrollo de jugadores.

Publicidad

"A la responsabilidad del desarrollo, también conlleva el beneficio de la comercialización del derecho de los jugadores", explica el presidente de la LMP. "Entonces, nosotros nos sentimos cómodos en el escenario en el que estamos, pero si nos viéramos obligados a hacer una cosa diferente, todo dependerá de conocer bajo qué reglas tendríamos que adaptarnos para cuidar a la LMP y que mantenga su histórica tradición".

¿Fusionar ambas ligas y hacer una gran Liga Nacional?

El que las dos ligas pudieran competir directamente jugando en las mismas fechas es algo que atemoriza a algunos aficionados, quienes ven factible que pudiera darse una fusión entre LMB y LMP para formar una gran Liga Nacional, con verdadera representación geográfica en todo el país. Casi una idea guajira, la de una liga con las mejores plazas del país, como la Ciudad de México, Monterrey, Guadalajara, Hermosillo, Culiacán, Mazatlán o Veracruz, compitiendo entre sí. Sería idílico ver un choque entre Tigres y Cañeros, o Mexicali ante Yucatán. Pero a decir de Omar Canizales, eso seguirá siendo, un sueño guajiro.

"No hemos pensado hacer una temporada conjunta con LMB, y se antoja complicado porque se juegan en diferentes tiempos y los jugadores se mezclan entre sí, puede darse el caso de que algunos peloteros pertenezcan a los dos equipos a los que se hace alusión", remata.

A toda acción corresponde una reacción. Seguimos mirando, desde afuera, el tablero de ajedrez que es el beisbol nacional, para ver qué sigue. Por el momento, se vive un round de estudio. Se analizan los movimientos del rival, se lanza algún amague, pero prevalece la cautela.