welzijn

Los surfistas podrían propagar bacterias resistentes a antibióticos por tragar agua con excremento

Para este estudio los participantes tomaron una muestra de su propio recto.
22.1.18
Foto: TONIC 

Las bacterias resistentes a los antibióticos transforman fácilmente las infecciones curables en enfermedades potencialmente fatales. Un nuevo estudio británico se ha enfocado en un factor improbable que contribuye a la propagación de estas superbacterias: los surfistas.

Los investigadores recolectaron hisopos rectales suministrados por 143 surfistas y 130 no-surfistas de Inglaterra y Gales para identificar los microbios que hay en su colon. (El estudio recibió el nombre apropiado de Beach Bum Survey.) Mientras que sólo cuatro de los que no practican surf (3 por ciento) portaban una cepa de bacterias Escherichia coli resistente a los antibióticos en su intestino, 13 surfistas (9 por ciento) portaban la misma bacteria resistente a los antibióticos.

Publicidad

"Estas son cifras simbólicas, pero las diferencias entre los surfistas y quienes no practican surf son importantes", dice la autora del estudio Anne Leonard, investigadora de la Universidad de Exeter. "Los surfistas portaban el triple de [bacterias] que los no-surfistas y esa diferencia es estadísticamente significativa, así que sí, es una preocupación".

Los científicos estaban buscando bacterias particularmente peligrosas que no sólo son resistentes a diferentes tipos de antibióticos por sí mismas, sino que además pueden transmitir esa característica a otras bacterias cercanas gracias a lo que se conoce como elementos genéticos móviles. Estos microbios producen una enzima llamada betalactamasa de amplio espectro, que descompone los compuestos antibióticos. Incluso los segmentos de ADN que producen estas enzimas en las bacterias resistentes se pueden transferir a las bacterias comunes, de la misma forma en que puedes compartir tu contraseña de Netflix con un amigo. Los surfistas tenían cuatro veces más probabilidades que los no-surfistas de portar E. coli resistente con genes móviles.


Relacionados: Las bacterias pueden vivir en cubos de hielo, pero no en el whiskey


Las bacterias resistentes a los antibióticos surgen cuando los antibióticos se administran inapropiadamente ya sea a las personas o al ganado, permitiendo que las cepas bacterianas raras que tienen defensas naturales contra los antibióticos se multipliquen. Las superbacterias se pueden contagiar en cualquiera de las formas en que se propagan las infecciones, como a través del contacto de persona a persona o tocando superficies infectadas. Pero es más probable que las bacterias resistentes a los antibióticos de las aguas costerases lleguen a la playa primero viajando en las heces del tracto digestivo. Luego, esos desechos van a para a los pastizales o las granjas que son fertilizados con estiércol y regados con agua de lluvia, o se vierten junto con las aguas negras no tratadas en caudales de agua que finalmente desembocan en el océano.

Los desafortunados surfistas, gracias a la gran cantidad de tiempo que pasan en el agua y sus inevitables caídas, tragan mucha más agua de mar que el visitante de la playa promedio: alrededor de 170 ml de agua de mar cada día que pasan persiguiendo las olas, según un estudio de 2008 en la Universidad Estatal de Oregón. Diferentes estudios han demostrado que los nadadores consumen sólo 14 ml de agua de mar, mientras que los buceadores recreativos consumen aproximadamente 10 ml; por lo tanto, los surfistas tragan al menos 10 veces más agua de mar que el resto. Los surfistas en el estudio también pasaron mucho más tiempo en la playa. El 75 por ciento de ellos hizo más de 20 viajes a la playa dentro de los seis meses previos al estudio, en comparación con sólo el 3 por ciento de los no-surfistas.

Publicidad

Una vez que se ingiere la E. coli resistente a los antibióticos, puede establecerse en el colon del huésped. Y éste tal vez ni siquiera se sienta enfermo. "Esto podría deberse a que la E. coli en su intestino es de alguna variedad inofensiva", dice Leonard. "Otra explicación podría ser que los surfistas que participaron en nuestro estudio eran en su mayoría jóvenes, tenían menos de 45 años, y su sistema inmunológico es fuerte y capaz de combatir eficazmente las infecciones". Un estudio australiano descubrió que en la mayoría de los casos, el cuerpo elimina una infección por E. coli en cuestión de meses. Sin embargo, antes de eso, la E. coli puede propagarse a otra parte del cuerpo y causar alguna infección (las infecciones del tracto urinario y la meningitis son un riesgo en particular), o transmitir su resistencia a los antibióticos a otras bacterias.

Seas o no surfista, tu riesgo particular de adquirir un virus resistente a los antibióticos proveniente del agua de mar contaminada por heces fecales puede parecer escaso. Pero tomando en cuenta el número de personas que van a la playa y la cantidad de agua contaminada a lo largo de la costa del Reino Unido, el estudio estimó que podría haber 2,5 millones de incidentes cada año en los que alguien entró y salió del océano llevando consigo al menos una bacteria resistente a los antibióticos, y eso es sólo en Inglaterra y Gales. "En regiones con climas tropicales y aguas más cálidas, los surfistas suelen estar expuestos con más frecuencia o durante más tiempo que los surfistas del Reino Unido que participan en este estudio", dice Leonard.


Relacionados: ¿Por qué las patas de perro huelen a Fritos?


El riesgo real es que los bañistas que se infectan en el mar terminan propagando esas superbacterias, aun cuando ellos no se enfermen. "Una tasas más alta de personas portadoras de bacterias resistentes a los antibióticos dentro de una comunidad pone a las personas vulnerables en riesgo de contraer infecciones resistentes a través del contagio de persona a persona", dice Leonard.

A pesar de ese peligro, no es necesario que guardes tu tabla de surf para siempre. Después de todo, la causa de esto no es la gente que disfruta del sol y la arena, sino el uso exagerado de antibióticos. Leonard sugiere revisar los informes de la calidad del agua de las playas antes de visitarlas. La mayor parte de los monitoreos de la contaminación del agua están en manos de agencias estatales o locales, aunque desafortunadamente con poca estandarización entre ellos, así que utiliza esta lista de la Agencia de Protección Ambiental para encontrar el sitio web y el número de teléfono de la organización responsable de tu costa favorita.

Si tu agencia local cerró una playa o emitió avisos relacionados con la E. coli o algún otro tipo de contaminación (particularmente después de fuertes tormentas, las cuales tienden a arrastrar más desechos al mar), tal vez lo mejor será que planees una actividad que te mantenga fuera del agua.