Tenemos que hablar de la presentación de Luis Fonsi y Bomba Estéreo en los Latin Grammy

¿Qué hizo el mainstream con Bomba Estéreo?
17.11.17
Foto cortesía EL ESPECTADOR | Gustavo Caballero / GETTY IMAGES / AFP

Dentro de toda la parafernalia que significa año tras año la ceremonia de celebración de los Latin Grammy, este año el cierre estuvo a cargo de Luis Fonsi y la canción más importante del año: “Despacito”.

Como si no fuera suficiente encabezar durante 16 semanas la lista de los Billboard Hot 100, los charts de streaming y tener un remix junto a Justin Bieber, Luis Fonsi decidió que aún la canción podría tener un nuevo aire, y durante su presentación en la décimo octava edición de los premios de la academia musical latina, quiso incluir a Victor Manuelle, Diplo y Bomba Estéreo, en lo que sería el éxtasis de la noche de celebración.

Publicidad

Pero la cosa no salió tan bien, la verdad…

Los titulares de medios de comunicación a lo largo de Latinoamérica, y miles de reacciones en redes sociales, le dieron palo al show, con especial énfasis en lo que Bomba Estéreo hizo en tarima. Y aquí, hay que decirlo, no hay mucho que defender, sinceramente.

La presentación ya había arrancado tristemente forzada con un Luis Fonsi cantando en tono de balada y son como si alguien le acabara de patear los testículos y no pudiera del dolor. Luego de eso vino el lamento de muchos, el feat con Bomba Estéreo. Con una Li absurdamente desafinada y un Simón cargando una keytar de adorno que nunca sonó y que solamente lo hacía ver como un triste extra sin parlamento que aplaudía y hacía “la ola”, se veía incómodo. Aparte pareciera que los versos del hit le quedaron grandes a Li, que tampoco tiene un tono para este tipo de canciones. O sea ¿a quién se le ocurrió que esto iba a ser una buena idea? ¿No había alguien mejor para reemplazar a Daddy Yankee? ¿Puede "Despacito" ser algo sin Daddy Yankee? ¿Había mucha plata en juego como para no aceptar la invitación? ¿Qué hizo el mainstream con Bomba Estéreo?

La cosa mejoró un poco con Victor Manuelle y su intento de convertir el tema en una salsa con pregón incluído y después se volvió a ir a la mierda con Diplo y su versión global bass genérica que nunca logró empatar bien y donde Li volvió a la tarima para gritar 280 veces “Despacito, Despacito, Despacito”, como si se tratara de un intento de rapeo que nunca explotó y terminó siendo una gritería tristemente patética.

La única esperanza que nos queda es que después de este absurdo súper saturado, finalmente dejen morir en paz a “Despacito”, porque en serio ya tuvimos demasiado.

Sigue a Noisey en Facebook.