Creators

Esta animación impresionista nos cuenta un relato de hadas feminista

Los Hermanos Grimm llegaron a un nuevo terreno de la animación
8.11.17
Todas las imágenes cortesía de GKids.

Una familia viviendo en el campo ha caído en desgracia, todo por culpa de una larga sequía que dejó a la pareja y a su joven hija cerca de morir de inanición. Así que cuando el diablo se acerca, la desesperación lleva al padre a vender a su hija a cambio de una inimaginable riqueza. Conforme el río del hombre comienza a fluir con oro, la historia de resiliencia de la joven apenas empieza.

Basada en el cuento de hadas de los Hermanos Grimm, The Girl Without Hands (La chica sin manos) es una creativa animación francesa con una protagonista femenina indescriptiblemente mejor que las princesas de Disney. Dibujada a mano por su creador, director e ilustrador, Sébastien Laudenbeach, la animación 2D es una reinterpretación impresionista de la fantasía. Sus hermosos contrastes estéticos con la dura narrativa, ilustran el mensaje de encontrarse a uno mismo por medio de controlar el propio destino a través de la determinación

Publicidad

Puedes ver aquí en Creators un clip exclusivo de la película y leer la plática que sostuvimos con Laudenbach sobre las dificultades y logros de narrar esta historia.

¿Qué te atrajo a este poco conocido cuento de hadas?

Inmediatamente amé este cuento y el camino de la chica. El hecho de que ella se tiene que cuidar en un mundo de hombres, tomarse el tiempo para descubrirse y regresar a ese mundo. Por eso es que me movió. Creo que es una historia femenina, pero le habla a la parte femenina de todos, y como hombre encontré unos caminos que he recorrido yo mismo en la trayectoria de la chica.

Para hacer esta película, te saliste de la producción tradicional ¿Qué significa eso?

Una producción clásica significa una producción con un estudio, y todos los pasos que requiere cualquier animación: guión, storyboard, paleta de colores, fondos, investigadores de personajes, un equipo y demás.

La primera versión del proyecto fue así, pero el resultado habría sido completamente diferente. Formas cerradas llenas de color, por ejemplo. El proyecto se hubiera parecido más al "live action", como la mayoría de las animaciones de este tipo.

Estoy muy contento que esto no fue así. Cuando veo el teaser ahora, lo encuentro feo e insatisfactorio. La chica sin manos resultó ser una película barata, pero bastante rica en términos de creatividad gráfica y narrativa. ¡Y también gratis! ¡Gratis gracias a su pobreza!

Así que decidiste hacer la película sólo, lo cual fue concordante con una residencia artística en la Villa Medici en Roma. ¿Cómo fue eso?

No tuve productor, nada de equipo… No usé el guión anterior, el storyboard o el diseño gráfico. Improvisé la película directamente en animación: lápices sobre papel, de principio a fin, siguiendo la estructura del cuento, pero abriendo puertas narrativas cuando fuera necesario.

Publicidad

Para este primer año en Italia, estaba completamente solo y animé 40 minutos de la película incluyendo los fondos. La animación fue simple: hecha en negro o gris de manera tradicional, 12 cuadros por segundo. Los colores fueron hechos después a computadora.

¿Podrías contarnos más sobre los colores en la película?

Todo fue dibujado con lápices negros y grises. Para un cuadro había varias capas. Entonces digitalicé las páginas y apliqué el color de cada capa como serigrafía.

Para este paso, trabajé con otras personas. Cuando estás en animación, por naturaleza, estás lejos de la realidad. No me interesa copiarla, así que los colores reflejan un sentimiento, una emoción. Es por ello que los colores de los árboles no son como los encuentras en la naturaleza, sino rojos, azules o violetas. Mi inspiración vino del grupo francés de pintura, Nabis, con exponentes como Maurice Denis o Pierre Bonnard. Más que los impresionistas, ellos tenían un tipo de espiritualidad en sus pinturas.

¿Crees que la importancia del dibujo se ha perdido en la actual animación con la revolución digital?

Definitivamente. El dibujo es algo muy poderoso. Tal vez la esencia del cine es traer caras a una pantalla grande. El poder y presencia de una cara grande es enorme. Puedes sentir la piel respirar, y los micro-movimientos de los ojos es algo que pasa en una fracción de segundo. Cuando trabajas en animación no tienes cara, no tienes cuerpo, solamente una representación de eso.

Publicidad

Esa es la debilidad y la fuerza de la animación. Es fuerza porque se distancia de la realidad y la representación, creando poesía. Eso es lo que la animación, y el arte en general, nos enseña: tomar distancia de la realidad para contarla mejor.

The Girl Without Hands, actualmente está dando la vuelta en proyecciones por Estados Unidos y Canadá. Si quieres ver más información, haz click aquí.

Relacionados:

Si odias a tu roomate, este corto es para ti

La receta olvidada de Javier Krahe para cocinar un Cristo

Los conflictos de género retratados en un corto de 3 minutos