FYI.

This story is over 5 years old.

Fotos

La Chica Kern de la Semana – Erica

Aunque no se ve, era pelirroja.
10.10.11

Cada semana, Richard Kern nos invita a ir a su apartamento, donde nos zambullimos en una caja enorme llena de fotografías de archivo de su larga y azarosa carrera. La modelo de hoy es Erica, una pelirroja a la que Kern fotografió manteniendo sexo anal con su novio.

VICE: ¿A quién estamos viendo?

Richard Kern: Esta chica es Erica, y la saco porque su historia es interesante. Esto se hizo en París.

Tiene buenas ancas.

Publicidad

¿Caderas, quieres decir? Sí, buenas caderas. Hice esta foto en el piso de mi antiguo galerista. Creo que fue en el 96 o el 97, más o menos. Hay un Raymond Pettibon por ahí detrás. Ahora es un marchante muy importante en Francia. Lo interesante de esta chica –que no sé si es guapa o no, pero me parece súper francesa–, pelirroja aunque en la foto no se vea, es que su novio vino a la sesión y me dijo, “Cuando le hayas hecho fotos, ¿me puedes hacer unas fotos a mí?

¿Y tú qué dijiste?

Le dije, “Sí, claro”. Y volvimos a mi hotel, que estaba calle abajo, y resultó que quería que los fotografiara follando, una sesión porno.

Un momento. ¿Cuándo te quedó esto claro?

Nada más volver. Me dijo, “es una modelo porno”. Él también quería dedicarse al porno. Esto me lo tradujeron, así que no sé qué me estaban diciendo exactamente. Cogí la cámara y le hice un montón de fotos tirándosela. Me divertí bastante. Creo que nunca me había encontrado en una situación similar, con nadie. He hecho fotos de gente teniendo sexo –incluído yo mismo–pero esta situación era muy extraña. Ella parecía muy incómoda, y entonces él se la metió por el culo y yo ahí sentado en plan, “Oh, bueno”.

¿Le guiñaba el chico el ojo a la cámara rollo estáis haciendo un buen trabajo?

No, sólo le decía a ella cosas en francés. “Venga, venga”, ese rollo. Y ella y él son de la misma edad. Era un tío joven, y no sé qué coño estaban pensando, de qué iba aquello, porque… A ver, hice fotos, pero no hubo fotos de corridas. Un momento, ¿eso es una corrida? No lo recordaba, puede que lo hiciera en su boca.

¿Te pagó por la sesión?

No, ya le había dicho que lo haría. Hice una tonelada de fotos pensando en venderlas a una revista porno, pero no se interesó nadie. Puede que ella no fuera tan guapa como pensaba.