FYI.

This story is over 5 years old.

18+

La chica Kern de la semana - Kaori

Richard Kern nos invita a su apartamento hoy con Kaori: una japonesa exhibicionista que se masturbó para la cámara.
19.8.11

Nueva sección al canto. Cada semana, Richard Kern nos invitará a su apartamento y nos dejará husmear en el gigantesco archivo de fotos que ha acumulado a lo largo de su envidiable carrera. Inauguramos, pues, la sección con Kaori: una japonesa exhibicionista que se masturbó en la primera y única sesión.

Vice: Me gusta.
Richard Kern: Sí. Se llama Kaori. Es japonesa. Simplemente me contactó un buen día y me dijo que iba a estar en Nueva York. Esta sesión se hizo en una de esas épocas en las que yo no sabía qué estaba fotografiando o rodando ni con qué objetivo. Lo hacía, sin más. Ella vino a mi casa y le dije "Voy a grabarte en la cama". Entonces saqué mi cámara de vídeo. Yo no sabía que era la novia de Roy Stuart, aclaro.

Publicidad

¿Amigo tuyo?
No. Es un fotógrafo que ha sacado un montón de libros con Taschen.

¿Un rival, entonces?
No, en realidad no. Es un buen fotógrafo pero con fama de tío muy chungo, por lo que he oído [risas]. El tema es que la chica vino y empecé a grabar. Y ella empezó a masturbarse. Estuvo dándole unos 9 minutos y yo ahí, sentado, pensando: "Buah, esta chica de 18 años de la que no sé nada se está masturbando para mí". Ella llegó hasta al final, se corrió. Fue una de esas situaciones excitantes pero a la vez tranquilas, silenciosas. Ella no hizo ni un sonido, yo tampoco. Estaba ahí sentado con la boca reseca, intentando sostener con firmeza la cámara. Esto pasó también en una época en la que la mujer con la que yo vivía no tenía ni pajolera idea de que yo hacía este tipo de cosas.

¿Qué le contaste?
Nada. Ella sabía que yo filmaba y sacaba fotos pero habría alucinado de saber que me había pasado esto, en nuestra casa. Puedes ver a Kaori masturbándose en mi DVD Extra Action and Extra Hardcore, por cierto. Es muy entretenido.

¿Esta foto la sacaste antes o después de que se corriera?

Justo antes. Es curioso, cuando te encuentras en una situación así, piensas: "¿Debería hacer algo? ¿Debería abalanzarme sobre ella o no?". Eso era antes de que supiera que era la novia de Roy Stuart. Gracias a Dios, no hice nada. Vete a saber cómo habría reaccionado ese tío. Y, claro, tampoco sabes nunca qué está pensando la chica. Ella, al fin y al cabo, está… está en…

En casa de un extraño.

Sí. Y, además, ella es japonesa. Hay una importante barrera idiomática y cultural. La miras fijamente a los ojos y no tienes la menor idea de lo que le está pasando por la cabeza. Se masturba, se levanta, se viste y se va. Y yo me quedé en plan "¿Era esto exactamente lo que tenía planeado hacer?". No sé, no te imaginas a una dulce chica asiática haciendo este tipo de cosas tan atrevidas, con desconocidos. Yo qué sé, en realidad nunca llegas entender lo que está pasando con una mujer, supongo.