FYI.

This story is over 5 years old.

Tech

¿Cómo armar el rompecabezas de lo que sucedió con el MH17?

Acá están los minuciosos detalles que se deben tener en cuenta al realizar una investigación forense sobre los accidentes aéreos.
24.7.14

Los campos de girasoles que cubren el este de Ucrania, permanecen altos en esta temporada del año. Hoy, si te acercas, puedes encontrar un mar amarillo, como el que encontraron los de Associated Press (AP). La diferencia es que ellos no están ahí para observar las plantas; rastrean un área de 15 kilómetros cuadrados de un campo de escombros, para encontrar los restos del avión de Malaysia Airlines que fue derribado cuando sobrevolaba la zona de guerra del país. Todos los 298 pasajeros a bordo murieron.

La respuesta internacional ha sido rápida. El Consulado de Seguridad de la ONU sostuvo una sesión de emergencia con los restos, todavía humeantes, de acuerdo con la AP. También, hizo un llamado por “una completa e independiente investigación basada en las guías de aviación internacional” sobre lo que, exactamente, derribó al MH17, el Boeing 777 que viajaba de Ámsterdam a Kuala Lumpur y fue atacado en la frontera con Rusia.

Para complicar aún más las cosas, muchos de los escombros cayeron en una zona que, actualmente, está alto riesgo de peligro debido a los combates entre Ucrania y Rusia. Por esta razón, el Consulado hizo énfasis en analizar la tragedia “a partir de un inmediato acceso de investigadores al lugar del ataque”.

La pregunta es, entonces, ¿cómo, a partir de los restos del avión, entre los cuerpos quemados, logras armar el rompecabezas de lo que sucedió con el MH17?

La ciencia forense que investiga los accidentes de avión no es una ciencia exacta. Pero, la parte más crítica de cualquier caso empieza en el suelo, lo que significa que la fase más importante está sucediendo ahora mismo, en esos parches de girasoles. Ahí es donde se encuentran un grupo de policías locales y nacionales, personal de emergencia humanitaria, mineros de carbón y reporteros de la AP, buscando cualquier tipo de evidencia; pasaportes, pasabordos, celulares, relojes destruídos, cuerpos quemados.

La investigación que se está llevando a cabo con el MH17 es muy diferente del análisis que se hizo con el MH370, otro avión comercial de Malaysia Airlines que se accidentó, presuntamente, en el océano Índico, en marzo. Durante cuatro meses, esa investigación, dejando de lado los datos arrojados por los satélites y el escaneo marítimo que se ha realizado en búsqueda de la caja negra, sigue siendo un enigma que se esconde en lo más profundo y oscuro del planeta. Hasta hoy, todo lo que han encontrado es basura.

Con el MH17 al menos existe un avión, o lo que quedó de él, y los restos humanos. En este sentido, la investigación tiene cierta analogía con la forense de un ataque letal. Además, se complementa con entrevistas realizadas a testigos e imágenes satelitales que ayudan a los investigadores a darse una idea de la fuerza explosiva con la que el misil golpeó al avión, la radioactividad que dejó y el tiempo de impacto.

Sin embargo, la investigación del MH17 ya tiene un alcance más amplio. El National Transportation Safety Board (NTSB), de Estados Unidos, que investiga todo los incidentes relacionados con accidentes aéreos, se ha enganchado a la investigación. El Manual de Investigaciones Prioritarias de la NTSB da una mirada acerca de lo sucedido. Pero para que te hagas una idea del punto en el que está el asunto, acá están ocho de aspectos que se tienen en cuenta para los procesos de investigación:

·         Operaciones: la historia de ambos, el avión y su tripulación, “de la mayor cantidad de días previos al accidente que sea relevante”.

·         Estructura: el perfil de “la estructura de los restos del avión y la escena del accidente”  incluyendo los cálculos de los ángulos de impacto “para ayudar a determinar el curso del avión antes de éste y su comportamiento”.

·         Planta eléctrica: una examinación de la ingeniería del avión, sus accesorios y las hélices.

·         Sistemas: un estudio profundo sobre “los diferentes componentes del avión, desde lo hidráulico, eléctrico, neumático, y sistemas asociados a los instrumentos y elementos del sistema de control del avión”. Esto puede ser crucial para el análisis del MH17, ya que no se sabe con certeza en dónde está la caja negra (que puede contener los últimos momentos del avión).

·         Control de tráfico aéreo: una reconstrucción de “los servicios dados en el avión, incluyendo los datos adquiridos en el radar, y las transmisiones radiales que hizo el piloto al centro de control (esto puede ser un nudo difícil de desenredar, ya que los vuelos comerciales no están tan monitoreados como uno creería).

·         Clima:  cualquier cambio en el clima, desde la salida del vuelo hasta el accidente.

·         El comportamiento humano: un estudio del “comportamiento de la tripulación, antes del accidente, y todos los factores del accidente que estén relacionados con errores humanos”.

·         Factores sobrevivientes: una documentación completa de “los impactos, heridos, evacuaciones, emergencias de planeación y todos los asuntos relacionados con los rescates”.

En dicho artículo, la AP también reportó que un hombre que estaba buscando evidencias dentro de los girasoles se desmayó al pasar sobre los restos carbonizados de un pasajero. ¿Qué sucedió? Tendremos que esperar, poco a poco, a que salga a luz la pieza completa. Así que aún no culparía a alguien (por ahora). Por su parte, Estados Unidos no deja de apuntarle a Rusia como el mayor involucrado en el derribo del MH17.