FYI.

This story is over 5 years old.

Expedientes sudados desde el Noa Noa 3: palo dado ni Dios lo quita

Lo que se ve, no se pregunta.
21.1.15

(Aquí los "Expedientes Sudados desde el Noa Noa" completos)

… Pues que te digo, gorda, Alberto ha trabajado muy duro y es muy talentoso. Bien cabrón. Pos… ¿yo digo que se lo merece, no? No sé, si se pasó de la raya tendrá que pagar, si actuó de mala fe, él y Dios lo saben y a la tumba con su conciencia, ¿no? Pus total, ya lo hizo y se vale gozar. Además, los chonchos siempre nos quitan. Pus una revanchitas, ¿no? Tiene como mil, pero de esas, como 900 de plano no son. De las otras cien, la mitad ya las exageraron, un cachote más no se pueden comprobar. Pero tiene un parcito que sí.

Publicidad

Pero la lana está en los palenques, uno que otro disco, los negocios varios. Y en el chisme. Él sabe quién es, si te digo que no es pendejo. El chisme vende, y todos sabemos que hacer leyenda, aquí, está muy cabrón. Ajá: que si hizo pacto con el diablo, que si Hacienda y la cogedera, que demandas, que el ex, que aquél productor, que si el político… Las que quieras, papacito. A la gente que le va bien, nunca le sobra quien ande por ahí, chingando.

Desde los días del Noa, lo veía venir. El cariño de la gente es padre, pero también castra. Los fans cagan, hay que decirlo. Muchos de ellos tienen unas carencias tremendas. Y reales, de lana, muchos. Tons el chisme mira: como tortillas.

Mira, allá en “Juaritos”, de siempre, que yo me acuerdo la gente se mete madres y hace cosas que tal vez no debería. ¿Conoces a alguien que no? Ah, bueno. Pero lo que yo siempre digo es que él solito da la pauta. A Juanga le prende el noise mediático. Pero Alberto no tanto. El mismo lo ha dicho: lo que se ve, no se juzga.

Eso fue lo de siempre, de cajón. Algunas veces la gente le gritaba, ¿no? “mayate, invertido”. Pero en vez de agüitarse y enfrentar, le echaba más huevos y “manera”, y los seducía. Les hizo ver el famoso “también somos”. Yo me acuerdo que una vez salí con él y me dijo: ándale, llévate el pantalón rojo, el pegadito que te hace juego con tu chaleco aquel. Le dije ay no, y si nos encontramos a mis papás en la calle. Me decía “ay, tú les dices así también: hey, también somos”.

Lo quiero un chingo, pero luego sí se pasa. Nunca fuimos íntimos, y yo siempre lo he dejado en silencio, pa´ que sepa que es sincero. Que sepa yo, por lo menos. Con eso.

Publicidad

Pos antes también se metían madres, pero no lo podías aceptar en los medios. Era otro pedo: su primer escándalo a finales de los setenta, fuera de lo obvio, era que el Diablo. Hazme el cabrón favor, en los noventa todavía la nota de Tv Azteca era: Juan Gabriel lleva una via pecaminosa y disipada.

Pues hasta dijeron que si le dabas pa´tras a “Querida”, escuchabas su petición al mismísimo “devil” de que se le fuera entregado el pueblo entero de México.

Luego, de las chonchas que yo me acuerde, vino la separación con la Durcal. Esa nos dolió un chingo. Sí se querían. El “behind de…” es que los torció al ex de la Rocío y a Alberto en plena action. Ora sí que “diiiiicen”, no me consta, ¿eh? Pero luego el libro de este tarado, diciendo que Alberto lo acosaba, que los espiaba cuando intimaba con Rocío. Ha de estar cabrón exhibirse ya a esos niveles, con libros de especulaciones. Sólo él se pone esos pinches sacos chillantes feísimos. Él y sólo él tiene los huevos para soportar una vida de calumnias y gente metiche, sacando siempre algo a su favor. Pus sí. Me acuerdo cuando la Durcal fue con Cristina a decir que había falseado con Juanga por mexicano, por planchita y arrebatada. Sí, ya vas.

Ya luego la mamada de que si Rocío había hecho despegar la Carrera de Juanga o al revés, puras mamadas. Las de Hacienda son ciertas, pero no malintencionadas. Sólo pequeñas discusiones y uno que otro error derivado de la confianza. Pero él es franco y sabe echar los balonazos a quien sabe cacharlos. Inteligencia natural, rey.

“¿Qué es lo mejor que te pueden dar?” Una sonrisa.

Pero conforme la fama y la fortuna crecieron, el volumen también. En 2010 le cantaron unas supuestas violaciones a menores, que según sucedieron en los ochenta. Obvio no han podido confirmarle nada. Su vida privada es como la memoria de Juan Rulfo, lo cual habla de que se aplica por ser discreto aunque le lata el ruido, rey. Al chile.

Lo que se ve no se juzga, pero lo que muestra se reinterpreta. Tan sabe esto, que ya tiene piel de elefante: lo de cobrarle palos obligados… qué desgastante, la neta. Luego pues pasó en 2012 lo de su nieto, que se murió de sobredosis. Pero de eso no quiero hablar, de ahí vino lo del testamento. Lo arregló todo muy bien para cubrir a sus hijos.

Hay gente que dice que unos fiestones locos con la crema política. De ambos lados, pero más del otro, ya sabes. ¿Te acuerdas cuando le llevó serenata a Nicolás Maduro en 2013? No sé, luego tiene unas de que te digo “ay, no”.

Publicidad

Lugo salió el video. Unos dicen que lo dejó ventilar para evitar un chantaje que le querían hacer. Pinches ratas. Huele rarísimo lo del video, como para darle de comer a un par. Así de triste la vida espectáculo. Oséa está chido…pero no viene de un lugar chido.

La más pendeja fue la del año pasado, que como a Chabelo “lo mataron”. Así de pobre el pedo, ahora en la época de la información de a medio centavo. Ah, sí, se cayó y la gente hizo pedo. De hueva. ¿Ves cómo la mayoría son unas chingaderas llenas de nada? Morbo así baratón. Pero su dark side seguro lo tiene. ¿Yo qué te digo si lo adoro? Yo sí le perdono lo que sea, menos que deje de cantar y sonreír. Con eso yo, ya… en paz.

Los escándalos ya no son como antes y él prefiere aceptarlos o generarse los suyo, también porque sabe que eso vende, incluso un vidente dice que la muerte anda cerca. Entre que son peras o manzanas, Alberto ha decidido retomar fuerza para una gira más, un disco nuevo y ¿por qué no? Una entrevista al cantautor más cabrón que ha tenido México, por uno de los tíos más nobles, trabajadores y honestos: Alberto Aguilera, el hombre detrás del Divo de Juárez. ¡Arriba Juanga! ¡Arriba Juárez! Dios nos lo guarde por lo menos otros veinte años mi cielo. Total, él ya amó, fue amado. Vida, nada le debes a Juanga, Vida: estamos en paz. Que el amor y el dolor sean con Juan Gabriel, el tiempo que Dios nos dé licencia, mi cielo. Chicanito, dandy adornado, guapo esbelto, Tía extrovertida. Sí, lo que se ve no se juzga: palo dado ni Dios lo quita.