FYI.

This story is over 5 years old.

Califica tus discos: Sidestepper ordena sus álbumes del peor al mejor

Desde Southern Star hasta Supernatural Love, Richard Blair nos hizo un repaso por la evolución de la banda.
14.4.16

Más que ser uno de los grupos pioneros de la fusión entre la tropicalia con la electrónica en Colombia, Sidestepper es una hermandad que emana amor. Eso es lo que expresa aquel nuevo disco que lanzarán oficialmente en Colombia mañana viernes 15 de abril junto a Elkin Robinson en el Teatro Jorge Eliecer Gaitán de Bogotá.

Me encuentro en Ensamble, el lugar de ensayo de Sidestepper, con Richard Blair, Eka, Chongo y El Guajiro, parte de la formacion actual de este sound system creado por Blair hace casi ya dos décadas, a la que luego se sumó el visionario Iván Benavides, quien hace unos años dio un paso al lado, y Teto Ocampo, quien sigue firme en la guitarra.

Publicidad

Desde su creación como proyecto solitario del inglés, la mítica agrupación ha tenido multiples cambios en su formación y en su forma de pensar y crear, todo esto reflejado en sus álbumes. Por allí pasaron Pernett, Goyo, Kike Egurrola, Janio Coronado y hasta hoy Eka Muñoz, dulce voz de colibrí caribe. Arrancaron siendo un laboratorio cultural de beats. Hoy son una célula de activismo ritual. Hoy me recibe la nueva generación con una sonrisa. Están felices y muy emocionados por el lanzamiento, debido a que Supernatural Love tardó más de una década en consumarse. Durante ese tiempo la banda vivió un extenso proceso de aprendizaje, autoconocimiento y reinvención. El resultado de ese viaje: una producción en la que banda se atrevió a ir más allá, alejados de la electrónica, para explorar los límites de sus capacidades y su sonido como comunión.

Con Supernatural Love, Sidestepper busca forjar un nuevo camino para el sonido de fusión contemporánea de Colombia. Quisimos enmarcar el nuevo trabajo dentro del proceso que ha seguido un grupo que, bajo la visión de Rich, siempre ha logrado posicionarse como punta de lanza en la cultura musical del país. Por esto, invitamos a la banda a que nos hablara de su producción y a que, en el camino, nos hiciera un ranking de los álbumes que menos les gusta hasta su favorito.

Pasamos la voz a Mr. Richard Blair.

Continental (2006)

Este álbum era como Supernatual Love pero no sabíamos cómo hacerlo. La ideas eran buenas, había unos temazos, como “La marea” que es increíble, pero estaban mal ejecutados. No eran consistentes. Fue un poco difícil hacerlo. Yo estaba aquí en una finca en Chía, con un nuevo computador sin software, sin saber realmente por dónde iba la vaina. Pero cada disco es una propuesta nueva y ese fue como el menos exitoso en la ejecución.

Southern Star (1997)

Southern Star está en esta posición solo porque hay unos más favoritos encima. A mí me gusta. Fue el primero que hice. No sabia que podía. Mis amigos me decían: “¿Un álbum completo? ¡Está loco!”. Pero yo solo pensaba en el sencillo “Maine” que era como drum n bass con un loop salsero de piano. Fue súper experimental y estaba abriendo y descubriendo ese sonido latino con máquinas.

More Grip (1998)

Aquí ya le había mostrado unas pistas a Iván Benavides y el man dice: “Hay que ponerle voces a eso”. Entonces fuimos al estudio para hacer el disco. Él entendió perfectamente, para los tiempos en el que lo hicimos, que para hacer un tema completo no se requieren textos, estrofas y letras, sino simplemente: “hoy tenemos/mañana no sabemos” y ya. El resto era copiando el formato hip hop, donde lo que va entre coro y coro es flow, flauta, tambor, lo que sea. Era full rumbero y full drum n’ bass. Sí, estuvo chévere ese disco. Lo único que todavía no estoy seguro de que fuera buena decisión, pero es lo que hicimos, fue dejar en vivo la orquesta, la percusión y la salsa, que grabamos aquí en Audiovisión con todos los duros. Contrario a esto, la opción era volver samples lo que habíamos grabado. Me parece que esa fue una oportunidad perdida de mi parte, pudo haber sido más electrónico, menos banda. Pero en fin, lo que quería hacer en ese momento era banda, pero parece que llevo quince años intentándolo.

3 Am: In Beats We Trust (2003)

Lo hicimos con mucha inversión de la disquera Palm Pictures y se hizo en muchas partes. Estuvimos entre Colombia, Jamaica, Cuba y Londres, y a todo lado viajábamos con 100 kilos de equipos. Nos demoramos mucho tiempo haciendo las pistas. Ahí sí me concentré en la parte electrónica. Iván y yo queríamos explorar más el dub, que se ve en temas como “Dame tu querer” y hacer algo full colombiano como el bullerengue que es “Deja” y la cumbia que es “Más Papaya”. Al mismo tiempo queríamos hacer algo colombiano y hablar de ser colombiano. La pista de “Más Papaya” se demoró como un año y medio. Grabé a Roberto aquí en Audiovisión y después fui al estudio, lo manipulé y lo cambié hasta que dije ya, detonante. Después se lo mostré a Iván e hicimos una voz. Lo grabamos y todo, pero no me gustó. Yo insistí. A Iván no le gustó que insistiera tanto, pero ahí salió la canción. Con este disco nos fue muy bien aquí y fue un momento en el que se conectó todo con unos músicos emergentes como Tostao, Simón Mejía, Dani Boom y todos los de Systema.

Supernatural Love (2016)

Chongo y Guajiro entraron como a finales del 2009 y desde ahí realmente se demoró mucho este disco. Estuvimos explorando, haciendo los beats con El Chongo, componiendo entre todos, buscando cómo hacer un disco electrónico, bailable, pero con sonidos orgánicos y sin bombo y batería. Esa fue la meta, ver si era posible. Y sí, parece que lo fue, pero todos seguimos en un proceso de aprendizaje. El disco representa cómo somos los seres humanos y cómo estamos evolucionando. Creo que las letras que hicimos no son el anhelo de antes, como una cosa emocional del latino. Es decir: esto es así y ya. Es casi como una declaración de principios. Eka fue la que me convenció de que puedo cantar, hacer letras y hacer de todo. Ella me dio todo lo necesario para creer en mí de una manera muy esotérica. Me dijo: “cuando encuentres lo que quieres decir, vas a encontrar el sonido que te ayude a comunicarlo”… y así fue.

Ojalá pongamos la vara muy alto. Esa fue la idea, incluso con nosotros mismos. Sin piedad. Al pobre Chongo le tocó grabar como cinco veces el mismo tema. Cada cosa la hicimos cinco o seis veces. La carátula, el colibrí, todo fue muy trabajado. Incluso el press release que hicimos el año pasado. No es cualquier cosa y comunicarlo no es fácil. Hay mucho tráfico, hay mucha aceptación de que la música es “punchi punchin” y ya. Y a la vez, si uno va a ver a Totó o a Petrona, eso mueve a todo el mundo. Sabemos que lo que estamos intentando hacer es reconectar lo más arcaico con lo más moderno. Para nosotros lo más moderno es este sonido folclórico orgánico, porque yo, que llevo casi 30 años en esto, creo que todo el sonido de la electrónica no ha cambiado y eso tiene una fecha de expiración que está por llegar. Estamos invirtiendo en un futuro sostenible para nosotros donde ojalá mostremos un nuevo camino.

***
Si quieren ir al lanzamiento de 'Supernatural Love' tenemos pases dobles. Solo tienen que enviarnos una foto manifestando su Supernatural Love por alguna persona, animal o cosa a nuestro Twitter @NoiseyCO con el hashtag: #NoiseySupernaturalLove.