Dude, los menonitas en Chihuahua hacen música con sintetizadores y la verdad, les sale cabrón. ¡Conoce a Paul & Carlos!

Sintes pachecones y ochenteros que reflejan las grandes extensiones de tierra y de cielo del Estado más grande de la República.
22.7.16

vía

¿Cuando en la historia de la música independiente mexicana habías escuchado hablar de un dúo de menonitas que hiciera música ochentera con esa viada de sintetizadores, pads y ritmos súper finos?

¿Nunca? Nosotros tampoco, pero Paul & Carlos llevan alrededor de dos años haciéndolo, y pese a que la palabra menonita te indique de inmediato que su look pueda ser con sombrero, overol y un par de quesos con galletas dulces en las manos, la realidad no puede distar más de lo que estos dos buenazos saben hacer en el estudio y demuestran en su imagen.

Aunque llevan años haciendo música desde su habitación, imitando contrastes parecidos a los que Beirut propone, y sumergidos en temas folk que se complementaban con trompetas, acordeones y demás, ambos decidieron que esa tirada no era la suya, y en 2014 decidieron formular un concepto más electrónico y orientado a los teclados.

Hoy, el resultado es un dúo cuyo más interesante elemento es la sencillez con la que se desenvuelve su música, pese a que ambos son bastantes conscientes de lo que realizan en su proyecto y construyen con él.

Dígase que a diferencia de otros músicos bedroom, Paul & Carlos caen en el cuarto por elección y su gusto por ponerte a bailar sin necesidad de muchas herramientas a la mano es la clave del proyecto.

“Chihuahua 2000” es el release que presentan ahora, y aunque pensábamos que el día en que un proyecto menonita tirara música chida no llegaría, la verdad fue una completa sorpresa toparlos y poder conocer más de lo que Paul Fehr & Carlos Bergen han experimentado como auténticos miembros de una comunidad menonita (al menos por el lado de Carlos).

Pero vaya… De eso hablaremos más adelante. De momento, dense un refrescante hit lo-fi de lo que este dúo de Chihuahua puede hacer.