FYI.

This story is over 5 years old.

Psicodelia hardcore para desenmascarar mamones posers: Entrevista con Mark Perro de The Men

The Men es una de las mejores bandas de Brooklyn que hayan salido en los últimos cinco años. Son punks, psicodélicos, pero, sobre todo, difíciles de describir. Y muy, muy chingones.
23.7.14

Hasta hace poco, The Men pateaba los traseros de sus paisanos de Brooklyn con un sonido abrasivo, poco servicial y armonioso. Era a primera vista punk, pero conforme los tracks avanzaban, era capaz de hundirte en un hervidero de distorsiones y gritos sin salida sobre la que describían una narrativa de consternación psicodélica, que recordaba en conjunto la maniobra sin esperanza de la no wave neoyorquina y el hardcore de California. The Men bien puede ser descrito como una banda de psicodelia hardcore. Me consta que pocos aguantaban escuchar de corrido todas sus canciones, sobre todo de sus dos primeros discos, Inmaculada y Leave Home. Después fueron suavizando su pataleta, haciéndola quizás más accesible, incorporando géneros como el surf, el fuzz, el garage lo-fi a la Replacements, e incluso le untaron lubricante al country. New Moon y el más recientemente lanzamiento, Tomorrow's Hits, son producciones que distan considerablemente de aquellos dislates sin piedad de sus inicios. Sin duda siguen manteniendo esa brutalidad sobre las cuerdas, aunque a mi gusto, han caído en una mesura familiar, como si hubieran estado presos por inconvenientes y hoy gozaran de una libertad condicional sonora.

Como sea siguen siendo una banda compleja, que ofrece laberintos a los que no todo mundo está dispuesto a perderse, fenómeno que podremos averiguar el próximo sábado 26 junio, cuando den su primer concierto en la Ciudad de México. Al respecto tuvimos una breve plática con Mark Perro, vocalista de The Men, a quien le cuestionamos sobre su propuesta y sus tajantes cambios musicales.

NOISEY: A pesar de su evidente cambio a lo largo de su discografía, siguen grabando con Sacred Bones records, un interesante sello que parece no estancarse en las corrientes de moda e irrumpe con bandas que no precisamente son complacientes comercialmente hablando. ¿Cómo va la relación con su disquera en relación a su sonido, digamos, cada vez más afable?

Mark Perro: La relación va muy bien, vamos, todos los discos los hemos sacado con ellos y creo que están conscientes de nuestra personalidad. Si no les agradara nuestra propuesta yo creo que ya no nos llamarían. Quiero decir que a estas alturas nos conocen muy bien y saben que nuestra forma de pensar está relacionada y comprometida sobre lo que vamos componiendo en los nuevos discos que sí, pueden ser distintos a los del principio. Pero cuando tienes una buena relación con tu disquera entienden estos procesos y no te imponen criterios, los respetan. Acaso sugieren algo… De momento la relación va bien.

¿Por qué decidieron suavizar su furia con las guitarras?

Al menos para mí, creo que tenía que ver más con unas ganas de explorar otros géneros y expresar otro tipo de inquietudes. Será porque pertenezco a la banda que en lo personal no siento esta evolución tan drástica o no como tú la describes, pero supongo debe ser cierto, porque la gente pone atención a la música. Ahora también tiene que ver con los contextos y las circunstancias que rodean a cada álbum. En los anteriores flotaba algo de oscuridad e incomprensión y en las últimas producciones no he sentido esa densidad. No dudo que también hay unas ganas por ahí escondidas de que más gente nos escuche, lo cual no está mal tampoco, pero honestamente creo que es un asunto más bien de deseos y contextos.

¿Estás seguro que no sucumbieron a la tentación de volverse un poco más accesibles?

No exactamente. Te repito, quizás sí, pero aún si ese fuera el caso, no fue el motor principal. También existe esta qué será, ¿necesidad? ¿impulso? de tratar de hacer cosas diferentes sobra una base que hemos establecido como banda, y tratar de ir avanzando sin estar convencidos que estamos buscando alguna verdad. Y como no hay verdades, vamos grabando lo que nos convence y con lo que estamos cómodos. Vamos creciendo y ello implica buscar nuevas cosas, aunque no te des cuenta.

Pero no es que se estén volviendo viejos como para ya andar hablando de crecer como algo determinante, ¿no? Quiero decir, de sus álbumes crudos como Leave Home a Tomorrow's Hits sólo han pasado dos años…

Claro, pero es inevitable. Simplemente vamos haciendo música que nos parezca real en el momento en que estamos. Creo que entre nosotros ya se ha consolidado una especie de base de orígenes sólidos, y es bueno tenerlos, porque tienes un lugar al cual regresar cuando tengas sientas que tus composiciones, arreglos, o letras no te parezcan reales…

¿Se asumen como una banda de punk?

Es complejo decirlo. No creo, quizás algunas canciones sí son punk, pero otras son más próximas a la psicodelia prolongada. Verte a ti mismo como un género no es sencillo. Hay que gente que sí puede pero yo no, no tan fácil.

¿Cómo se vivió la muerte de Tommy Ramone en Brooklyn?

Los Ramones son toda una leyenda en Nueva York, entonces creo que su fallecimiento fue realmente triste, pero también sentí que fue un recordatorio de lo importante que ha sido Nueva York para la historia del rock.

Para mí The Men es una de las bandas que realmente logran tener un sonido desafiante a todo lo que ocurre actualmente en Brooklyn. ¿Cómo lo logran?

No lo sé exactamente. Es un hecho que actualmente casi todos en Brooklyn son músicos y en un fin de semana, un solo día, puede haber 20, 30 conciertos, y eso no sé que tan bueno sea. Es inevitable que con una escena así los sonidos se contagien. Hay muchas bandas de Brooklyn que me gustan mucho y lo que hacen, pero creo tiene que ver con un asunto de inquietudes, con lo que te sientas cómodo contigo mismo.

The Men se estará presentando este sábado en el aniversario de Indie Rocks! junto a Él Mató a Un Policía Motorizado, AJ Dávila, Los Viejos, Terror Cósmico y Los Negretes. Puedes ver los horarios aquí. Los boletos se pueden comprar en la Casa Indie Rocks! (Fernando Montes de Oca 14, entre Tamaulipas y Nuevo León, Col. Condesa) y en el Foro Indie Rocks (Zacatecas 39) únicamente el día del evento, con un precio de $200 pesos en general y $300 pesos en con las bondades del hospitality (no sabemos qué significa eso, pero suena chicles).

Wences nunca suavizará sus pataletas, y puedes leerlas todas en su Twitter — @WencesBGay

****

Relacionado:

A la mierda con las etiquetas: una plática con Keith Morris, de Off!

Julien Temple es el mejor director punk en la historia

Punk es la palabra más asquerosa en la música