FYI.

This story is over 5 years old.

Chinoy: Un trovador que recorre el mundo con su guitarra

Hablamos con el cantautor chileno en su paso por Colombia.
14.4.16

Mauricio Castillo, mejor conocido como Chinoy, es un un soñador nacido en San Antonio Chile que recorre el mundo con su guitarra y su “voz de insecto”. Este trovador a ganado reconocimiento cantando en las calles que pisa y gracias a los videos de sus presentaciones que están en Internet. Los viajes de este personaje de tez moerena y contextura delgada, lo han llevado por Argentina, España y China. Desde el 12 de abril este músico de lo cotidiano ha estado haciendo un mini gira por Bogotá y Medellín donde se ha presentado en universidades y tiendas de discos.

Antes de la última presentación que Chinoy hará esta noche en Bogotá. Nos sentamos para conversar con el cantautor, que no ha dormido en tres días, sobre la actualidad de la música y la esencia de trovador.

¿Te esperabas que la gente estuviera tan conectada con tu música en Colombia?

Publicidad

Fue una sorpresa para nosotros ver a al gente cantando las canciones y aplaudiendo con mucho frenesí cada que terminábamos cada tema. Para eso hacemos música. El aplauso es el regalo de la gente.

¿Crees que la música en la actualidad está demasiado producida? ¿Se ha perdido el valor de hacer una canción simple y honesta hecha por un cantautor?

La música ha empezado a caer en manos de una producción que piensa solamente en el negocio y a veces ese negocio es algo estúpido. Uno trabaja para el arte y eso es a lo que debería apuntar la visión de un artistas, tratar de representar a la gente a través de su arte. No sé si estará muy producido, pero hay cosas que atentan contra los valores que la música debería representar. Estamos viviendo en un sistema capitalistas, no hay manera de salvarse de esta monstruosidad. Todos formamos parte y también somos responsables de que estemos viviendo una debacle cultural.

Muchos dirían que para todas las canciones que tienes, has grabado muy pocos discos ¿Le das un valor especial al disco de estudio o crees que simplemente es una herramienta para comercializar la música?

Es una herramienta como cualquiera. No me llama la atención el disco, además soy un poco dejado con el tema de producción. Pero cuando yo empecé a tocar el asunto eran las canciones que estaban en internet, y eso me dio esta pequeña fama. No me lo gane por los discos, ni por los diarios sino por el internet. Ahí hay mas de 100 canciones, eso son como cinco discos. Ahí te das cuenta que el negocio apunta a otras cosas. No están viendo ni siquiera las letras, están viendo la gestión que uno hace para estar en un medio virtual. No se si a alguien le interesara verdaderamente la música. Espero que sí y espero que los artistas rieguen información para dar cuenta de si están haciendo o no una obra artística.

¿Cómo crees tu que este modelo de negocio afectará el futuro de la música?

Esta bien el pop y la música comercial pero también necesitamos una música más receptiva. Sino se hace ese trabajo, estamos atentando contra un estado de conciencia. En 20 años vamos a tener niños estúpidos. Eso hay que combatirlo.

¿Crees que por medio de tus canciones de podrá lograr algún cambio?

No. Yo soy un cantautor más de los cientos que hay. No soy vocero de ninguna cosa, solo estoy diciendo que hay un tipo de arte que está al alcance de la mano de cualquiera. Este puede enseñarle a la gente que el arte es otra cosa. En vez de que sirva como herramienta de la ignorancia, puede iniciar un despertar de un nuevo conocimiento que seguramente será eficaces para lograr un tipo de felicidad y una base en la vida de nosotros los humanos.

Mucha gente te asocia con la figura del trovador, pero ahorita le estas apostando a un show mucho más grande mucho más rockero. Háblanos de eso.

Sí ahorita estamos haciendo un formato más electrónico con bajo, batería y guitarra. Somos como un trio bien rockero y medio pesado. Pero de todas maneras soy un trovador, no importa la banda. Kurt Cobain los era, Bod Dylan lo es, Juanes lo es a su manera. Ser trovador es un asunto para el que se atreva. A mí me gusta que cuando conozco a otros trovadores siempre encuentro que hay algo en común. El oficio de alguna manera forma el carácter de un sujeto. Lo hace irregular, errático y capaz de abandonar cualquier cosa. Ese el carácter del músico, trabajar en el aire del oído de las personas.