FYI.

This story is over 5 years old.

Destapamos algunos covers que fueron más famosos que las canciones orginales

Whitney Houston, Talking Heads, Portishead, Björk y los Beatles han hecho auténticas joyas con el trabajo de alguien más.

¿Cómo será que se sienten esas pobres almas que componen una canción, con sudor y lágrimas, para que después lleguen unos imprudentes que la roban sin ninguna vergüenza para transformarlas en las CANCIONES MÁS FAMOSAS DEL MUNDO? Bueno, o la “música más famosa del mundo” por lo menos por unas dos semanas…O meses… O años. Pero, en fin, unas canciones cuyos compositores originales nunca soñaron que llegarían a donde llegaron. Debe ser una chimbada.

Publicidad

Porque el arte de hacer un cover, tomar la música de otra persona y apropiársela, es algo bastante complicado. Requiere que el músico que decide hacerlo entienda cuáles son los puntos fuertes de una canción y cuáles son sus mayores deficiencias, para acentuar unos y tratar otros. Aunque en el 99% de los casos, el experimento falla.

Y bueno, en algunos casos, el cover acaba por salir infinitamente más exitoso que la canción original. Y cuando la persona se da cuenta de que la música en cuestión es un cover, no tiene mucho qué hacer además de desear suerte al pobre autor original: que haya recibido un buen acuerdo, que alguien se acuerde de él, que su vida sea justa y que alguien le diga: “Estamos aquí, no te olvidamos”.

"TORN"

Aquí entre nos, esta es una canción horrible que inundó nuestras cabezas púberes en 1997. Nunca nadie escuchó la versión de Ednaswap, hasta que llegó Natalie Imbruglia. Todos nos apasionamos por ella y por ese terrible video en el que parece que se está mudando de apartamento, en una mezcla de Friends y Dawson’s Creek.

Cuando el furor por el folk mañoso e irritante, de aquellos que nunca comprenderán 10,000 Maniacs, murió con el nuevo milenio, nunca más tuvimos que escuchar más nada de Natalie… Y mucho menos de Ednaswap.

Original de: Ednaswap.

Famosa gracias a: Natalie Imbruglia.

"I WILL ALWAYS LOVE YOU"

Todas tus tías quedaron obsesionadas con esta canción melosa que hacía llorar a cualquier mujer divorciada o a cualquier adolescente precoz, que se siente como una mujer divorciada. Sabemos que ellas existen. Son las que fuman Marlboro Light desde muy jóvenes y besan a muchos chicos. Cuidado.

Publicidad

Resultado del cover: un clásico de los karaokes. Esta tal vez sea una de las canciones más famosas de la historia. Son millares y millares de matrimonios los que sellaron su compromiso con esta canción, mientras los novios bailaban como apasionados e idiotas. Y no faltó el tipo que haya dicho "¡Esa Whitney sí que tiene una puta voz!”.

La vaina es que la canción no es de ella. La versión original es de Dolly Parton, que hoy en día es más recordada por el tamaño de sus tetas que por cualquier otra cosa. Alguien que le haga justicia a esta mujer, por favor.

Original de: Dolly Parton.

Famosa gracias a: Whitney Houston

Invasión "brazuca": Tal vez no sabías, pero esta pequeña cantante de Brasil y su hermano, hicieron una versión "tupiniquim" de este clásico.

"TWIST & SHOUT"

Cuando me di cuenta, hace años, que “Twist & Shout” NO era una canción original de Lennon y McCartney (cosa que no era rara como sus primeros hits) quedé babeano: uno de sus primeros grandes clásicos ni siquiera fue de ellos, fue un copia vil. Entonces, todo el mito alrededor de los Beatles podría, finalmente, venirse abajo.

La desgracia es que la versión original de la canción, interpretada por Top Notes, no le hizo ni cosquillas a la versión del cuarteto de Liverpool, que reina soberanamente hasta nuestros días.

Original de: Top Notes.

Famosa gracias a: The Beatles.

Invasión brazuca: Y esta es la versión brasileña de Twist & Shout, de mano del grupo Mamonas Assassinas.

Publicidad

“TAKE ME TO THE RIVER”

Aquí hablamos de dos grandes nombres, cuyas versiones son totalmente recomendables. La discusión sobre si “una es más famosa que la otra” es una mera formalidad generacional. La gente del staff no está de acuerdo con que yo hable de David Byrne por su traje enorme, pero los Talking Heads son una bestia de la calidad musical para cualquier persona que se enorgullezca de haber respirado el aire puro de los últimos 15 años.

Creo que los Talking Heads hicieron más “suya” esta canción, sobretodo con sus míticas presentaciones en vivo. Este cover, sigue siendo un clásico en su discografía.

Original de: Al Green.

Famosa gracias a: Talking Heads.

“GILRS JUST WANNA HAVE FUN”

Qué canción horrorosa para algunos. “Time After Time” es una de aquellas canciones que Britney nunca consiguió hacer y, por eso que Cindy Lauper ha sido la peor imitadora de Madonna en la historia (porque, queramos o no, Lady Gaga está en otra categoría). Pero “Girls Just Wanna Have Fun” es estridente, irritante, boba, pegajosa y habrá algunos a los que les siga incomodando como un maldito mosquito sonoro desde hace décadas y décadas y décadas.

La vuelta es que no es culpa de Cindy, la culpa es, la verdad, de un tal Robert Hazard que no entró en los annales de la historia por la composición de sus propios discos, pero sí por ser el responsable de esta joya de los gustos culpables.

Ahora decidan qué versión prefieren ustedes.

Publicidad

Original de: Robert Hazard.

Famosa gracias a: Cyndi Lauper.

“GLORY BOX” / “IKE’S RAP 2”

Nadie aquí va a discutir la absoluta genialidad de Portishead ni de Isaac Hayes. Hay una diferencia clara entre lo que es un “cover” y lo que es un “sample”. Pero no nos resisitimos de incluir este caso aquí. Y apostamos que muchos no sabían que la base de “Glory Box”, la canción más famosa de la banda inglesa, era del maestro Hayes, responsable de muchas de las canciones más profundamente sexuales de todos los tiempos.

Perdón. Vamos a ser más rígidos a la próxima.

Original de: Isaac Hayes.

Famosa gracias a: Portishead.

Invasión brazuca: En esa confusión entre cover y sample, tenemos aquí esta de Racionais, que es un cover de Jorge Ben con un sample de “Glory Box”.

“IT’S OH, SO QUIET”

Aaaaaaahhh, Björk. ¿Qué se puede decir de Björk? Ella tiene sus tentáculos esparcidos por las esquinas más sofisticadas de la vanguardia, y es responsable de haber lanzado discos verdaderamente inolvidables y clásicos (¿alguien quiere arriesgarse a repetir un Homogenic, por favor?), a pesar de exagerar un poquito en el histrionismo y en la pose.

Este es el caso de “It’s Oh, So Quiet”, una canción original del mundo de Broadway (bellamente interpretada por Betty Hutton) que no tenía nada más que hacer aparte de sacar un disco como Post.

Fuera de eso, todo el mundo desconfiaba de la canción porque “… Quiet” sonaba muy alocada, incluso aunque Björk fuera la responsable, y sentíamos que ya habíamos escuchado ese tema, o algo muy parecido, en alguna otra parte. Y sí. Sí la habíamos oído.

Original de: Betty Hutton.

Famosa gracias a: Björk.