FYI.

This story is over 5 years old.

Conoce la tierra prometida con el nuevo sencillo del isleño Elkin Robinson

Un "sweet mento" es el adelanto de su próximo disco.
16.10.15

Foto vía.

Lo que conocemos de

Elkin Robinson

es que es una gema musical de la paradisiaca isla de Providencia, que desde 2014 se ha dado a la tarea de visibilizar y traducir los ritmos raizales de su tierra —como el calypso, el mento y el reggae— al lenguaje de las heladas montañas de la capital, ¡ah! y de Medallo y la Arenosa. P

rácticamente debutó el año pasado en los 20 años de Rock Al Parque. E

n los últimos meses, colaboró en un tema de la dulce

Publicidad

Felisa

y estuvo pisando los escenarios de Colombia al Parque, Yavería, Primavera Fest, la Noche de Río (B/quilla) y el Bomm (Bogotá Music Market), entre otros más.

Come' round,

su álbum debut, fue grabado bajo la co-producción de

Richard Blair (Sidestepper) con Diego Gómez (Llorona Records), en las instalaciones del estudio de Providencia, Midnight Dream (donde muy pronto los maestros de

Ondatrópica

se encerrarán a grabar su Vol.2). Su banda en vivo interpreta los temas con los instrumentos típicos creoles:

un

jawbone

, mejor conocido como quijada de caballo, y un

tub

, una tina de baño que tiene una cuerda amarrada a un palo –que hace las veces de bajo–, se complementan, a veces, con una bailarina que hace danzas típicas de calypso. Elkin nos dio el tiempo justo y necesario para aprendernos las canciones de su primer disco y querer más. Afortunadamente, hoy nos muestra el primer sencillo de este próximo larga duración, del cual aún no tenemos más detalles, pues se encuentra grabándolo en estos momentos.

“Promised Land”, es un "sweet mento" (eso es, más o menos, lo que se entiende en la letra creole de esta canción) muy al estilo de ese nuevo género que Elkin se inventó hace un año y al cual llamó “Old providence new roots”. Esta jumping polka, uno de los géneros heredados de la influencia inglesa que llegó a la islas, bien tranquila, es la forma más responsable de tomarse ese "

soma"

de

Un mundo feliz

de Aldous Huxley y escapar por unos segundos de esta realidad sofocante, para descansar por 3:44 minutos en una "playa prometida", o la forma más sensata de adelantarse al juicio final. Pescadores, canoas, mar de muchos colores, la playa amarilla, una hamaca y el sol cargándote de pura energía, es el paisaje que este sonido, lleno de buenas vibras, te dibujará apenas le des play.

Esperamos con ansias más datos el segundo álbum de Elkin Robinson, mientras tanto, si quieres ir a la tierra prometida de una vez, ¡dale clic al reproductor!