FYI.

This story is over 5 years old.

La dieta de Joe Strummer para correr una maratón que no deberías seguir

En 1982, el líder de The Clash se escapó a París y con un corte de pelo extraño y un estado de salud bastante cuestionable, no se le ocurrió otra cosa que participar en una maratón.
11.2.16

*Este artículo se publicó originalmente en VICE Sports.

En una tarde de mayo particularmente fresca en París, el líder de los Clash, Joe Strummer, y su novia Gaby Salter, estaban tomando algo en la terraza de un bar de Montmartre, el barrio de los artistas por antonomasia donde nació Maurice Utrillo y donde personajes como Picasso, Van Gogh y Modigliani amaban pasar el rato. El look de Joe era bastante curioso: barba larga y corte de pelo al estilo mohicano. Gaby, en cambio, se alisaba su pelo rubio mientras leía un periódico local.

Publicidad

La historia cuenta que Bernie Rhodes, el manager de los The Clash, obligó a Strummer a desaparecer durante unas semanas antes de que el álbum Combat Rock saliese a la luz. Las ventas de Sandinista! habían sido bajas y el grupo parecía estar perdiendo su 'hype', así que el visionario Rhodes creyó que si Joe desaparecía la gente volvería a prestar atención a su banda.

Strummer sabía que alejarse de los estudios de grabación y dejar de pensar durante un tiempo en la música le haría bien. Su escapada a lo mejor podía ayudar al grupo entero a volver a un estado de paz, ya que en los últimos tiempos los problemas con Mick Jones se habían vuelto muy serios. Así que dejó las grabaciones de Combat Rock antes de que se acabaran, y cuando el disco salió en ese mayo de 1982, —que, por cierto, fue un gran éxito comercial— lo agarró por sorpresa.

El mundo entero se preguntaba dónde estaba él, y él se preguntaba cuándo había salido su última producción. Qué fina ironía.

undefined

Joe Strummer y Gaby Salter disfrutando de unas bebidas energéticas. Imagen vía Twitter.

Sentados en esa terraza en París, la pareja bromeaba mientras leían el periódico, quizás riéndose de los textos en francés que les sonaban exóticos y extravagantes. Entre las pocas cosas que entendió Gaby, era que faltaban dos días para que se corriera la maratón de París. A Joe le encantó la idea. Ya había participado en la de Londres de 1981 y consideró que la prueba parisina sería una idea divertida para aprovechar mejor su exilio forzado. Sentado en la terraza, probablemente el líder de los Clash sacó un cigarrillo de su chaqueta de piel, sin importar que faltaran apenas dos días para la la carrera.

Publicidad

Unos años más tarde, Gaby explicó en el libro Redemption Song: The Ballad of Joe Strummer que su novio no entrenó en absoluto: "Por supuesto que no. Se compró unos pantalones y dijo: 'Listo, vamos a correr una maratón'".

La verdad es que Joe no era propiamente un tipo atlético, y no parecía que el deporte fuera un pilar fundamental en su vida, pero ya lo sabemos: tipos como él siempre han hecho lo que les ha dado la gana.

En una entrevista para el periódico estadounidense Steppin' Out, Strummer confirmó que había participado en tres maratones en su vida y además relató su preparación atlética, que te recomendamos que NO sigas.

Participaste una vez en la maratón de París?
Sip. En mi vida he participado en tres maratones.

_Corrígeme si me estoy equivocando, pero… ¿es verdad _también_ que no entrenaste para ninguna de ellas?_
No deberías preguntarme sobre mi entrenamiento, sabes…

¿Por qué?
Porque no es bueno para la salud, y no quiero que la gente lo copie.

No me obligues a sacártelo a la fuerza.
Ok, tú lo has querido. Bebía diez pintas de cervezas el día anterior. ¿Entiendes?, y no moví ni un pie en las 4 semanas anteriores a la maratón.

¿No corriste ni un metro?
_No, nada. Y no te olvides de las diez pintas la noche anterior. Pero también quiero que pongas un mensaje en este articulo: "No hagas esto en casa". Quiero decir, este entrenamiento funciona para mí y para Hunter Thompson, pero a lo mejor no funciona para todo el mundo. Solo puedo decirte lo que _yo_ hago._

Publicidad

Según la web estadounidense Grantland, no hay prácticamente ninguna prueba de que Joe Strummer participara de verdad en la maratón de París de 1982. En la foto que aparece en el documental Joe Strummer: The Future is Unwritten no se ve ningún número en la camiseta del músico, y tampoco en la de Gaby. Si de verdad hubiese participado saldría su nombre, o el de su pareja… pero no, no aparecen.

undefined

Joe Strummer en la maratón de Londres en 1983. Imagen vía Twitter.

Sin embargo estamos hablando de Joe Strummer. Es muy posible que no se inscribiera en la maratón de París… y que probablemente no haya dormido una sola hora en la noche anterior. También es muy probable que no acabara la carrera, claro.

La única cosa que nos parece importante, de hecho, es que hasta alguien como Joe sabía que expulsar toxinas, sudar líquidos y hacer deporte de vez en cuando, podía ir bien para la salud. Aunque lo hiciera de la forma más loca posible. Él mismo dijo que tuvo dolores musculares durante muchos días después de correr la maratón, lo cual es difícil de creer si es verdad que siguió la dieta que contó en la entrevista.

El 20 de mayo de 1982, los The Clash volvieron a tocar juntos en Lochem, Holanda. Pocos días antes, Joe no había tenido más remedio que regresar a la luz: un periodista alemán le había visto en un bar de París y su invisibilidad había desaparecido.

undefined

Joe Strummer haciendo estiramientos antes de subir al escenario. Imagen vía Twitter.

John Graham Mellor murió de infarto en 2002 a los 50 años de edad. Tras de sí dejó un hueco enorme de rabia y represión, un hueco que en los años 70 había logrado llenar con sus letras. Su punk-reggae, que alcanzó el pico con London Calling, cambió el género para siempre… y con él, la vida de muchas personas que en sus letras se sentían vivas y representadas a la perfección.

Y ahora, a correr, a expulsar toxinas, a olvidar mierdas y a librarnos de todas nuestras ansiedades: aunque no estemos entrenados. Mientras no sigamos la dieta de Joe Strummer y escuchemos esta canción, no habrá dolor ni cansancio que valgan.

Sigue al autor en Twitter: @nicolerebo