¿Qué diría Andy Warhol de Andy Guarro?

Un performance artístico realizado con música popular fea, mal hecha, transgresora y muy sabrosa.
11.5.16

Foto de Diana Mour

Andy Guarro es uno de esos tipos que se roban todas las miradas. No precisamente por su exuberante belleza, su melodiosa voz o su look ajustado a la moda. Es más bien por su transgresora propuesta artística-musical con la que se reí del mundo del arte, los cánones de belleza y el elitismo que rige a la cultura. El ha creado un performance en el que toma elementos de la cultura popular, como las canciones de Pastor López y la estética tropical traqueta hecha a lo maldita sea, para hacer una caricatura muy irónica y estrafalaria que destruye el pinchado ambiente artístico nacional, a la vez que reivindica lo lobo, lo de mal gusto, lo criollo, lo que su par Andy Warhol llamaría arte pop.

Publicidad

Me encuentro con esta estrella emergente en el parque de Usaquén. El señor Guarro lleva una camisa caribeña verde que complemente con una cadena de oro de plástico. En su mano izquierda lleva una pulsera hecha del mismo material y en la derecha una elegante manopla, también dorada, en la que dice en letra cursiva Andy Guarro. Tiene una especie de copete parado con gomina, está rapado a los costados de su cabeza y dos delgadas trenzas salen de los extremos de cráneo y bajan hasta sus hombros. Una gafas Ray-Ban, de a luca, bañadas en oro y con lentes azul eléctrico, le dan el toque final a su jocosa percha.

Lo primero que pienso que es que este man está forrado en plástico. Eso le da sentido a su eslogan “la vida en la plástica es fantástica”, creo.

Andy vino a Bogotá para participar en la V Bienal Internacional de Performance Perforartnet. El 7 de mayo se presentó en la fundación Ap-Arte donde cantó sus temas frente a un público que sandungueo con su tropicalia artística, mal cantada, colorida y jodona.

Este personaje apareció hace cuatro años en el mundo del arte caleño con su primer hit, “Te compro tu obra” una mofa hecha al ritmo de “Te compro tu novia” en la que se caga en el mercado del arte. Después lanzó un disco llamado Refritos pero sabrocitos en el que tiene cinco canciones que van por el estilo. Desde el año pasado se ha dedicado a viajar por el país recolectando "guarrilivers" y cantando sus éxitos.

Sentados en una banca, me cuenta que cuando era un niño vivía en el barrio El Guabal de Cali, que es famoso porque allí se hacen unas fiestas llamadas “los agua de lulo”, que son unos reventones donde en cada cuadra sacan un equipo de sonido y ponen salsa dura, merengue y boleros a toda madre. En ese ambiente rumbero el pequeño Andy desarrolló su amor por el arte y la música. En su adolescencia se enamoró del dadaísmo y el crudo arte de Marcel Duchamp. A los 19 entró al Instituto Departamental de Bellas Artes, donde decidió que quería ser un músico de corte popular.

Los colores extravagantes, la actitud de gueto y la estética traqueta son la firma de este artista que se salta cualquier lógica y que lleva el concepto de “hazlo tu mismo”, a un nivel impresionante. Es un músico sin serlo. Sus canciones son hechas con pistas de karaoke y el mismo dice que ni canta ni baila bien. Pero tiene un repertorio, da conciertos, lo siguen fanáticos, lo acompañan bailarinas, tiene un LP y varios videos, y cuando se presenta llena los lugares. Es una mezcla entre reventón de cuadra y exposición conceptual postmoderna. Una peculiar combinación entre un performance pensado a través de la teoría del arte y el barroco de barrio mal hecho. Ese que esta lleno de figuras de plástico, colores pasteles, imitaciones y cosas que pretenden verse como finas o recatadas. Mejor dicho, en términos de la teoría del arte, Andy Guarro es puro kitsch del bueno.

Por eso me senté a hablar con él, para que me diga de qué carajos trata su propuesta y dónde puedo comprar camisas tan pintonas como las suyas. Mientras charlábamos, la gente se quedaba impactada con su imagen. Mas de uno se quedó mirándolo fijamente, tal vez porque querían pedirle un autógrafo.

¿Por qué decidiste un performance artístico con música?

Para mi la música no tienen fronteras. Se puede escuchar en todo lado y tiene un abanico de posibilidades tan grande que mi trabajo puede circular sin problemas ni fronteras.

Publicidad

¿Por qué decidiste hacer un trabajo tan irónico?

Porque te permite realizar una crítica o un análisis de algo mientras te estás riendo. Es como hacer pensar por medio de la risa. Me parece importante eso porque no me interesa que lo mío se convierta en algo panfletario o subversivo que diga: “quememos los museos y matemos a los curadores”. Eso no me interesa. La apuesta es: hablemos desde nuestro medio, pero riámonos de esto y hagamos una reflexión desde la parodia. Además el arte desde siempre ha sido una vaina elitista y excluyente, por eso me parece súper transgresor reírte de la cosas que son sagradas.

¿Por qué trabajar con música popular?

Yo creo es una transgresión porque no es bien visto desde ninguna elite. Yo soy popular, crecí en un barrio popular de Cali y finalmente uno trabaja con lo que uno es. La cultura popular en el arte está desde hace muchísimo tiempo. Pero la sola presencia de lo popular en el arte ya es algo transgresor, porque el arte es elitistas y vos sabes que la elite le hace el feo a lo populacho. Si vos vez algo que no se puede ver dentro de algo que es puro, muy blanco, muy limpio, muy aséptico empieza a generar un choque. Por ejemplo, ni siquiera es necesario que yo cante, nada más con mi presciencia en los eventos la gente empieza a preguntarse quién es ese man, porqué esta ahí. Mas allá de criticar el mercado o hablar con ironía de las convocatorias o de la teoría de artísticas, lo que hago también es que, desde la misma postura mía y desde mi cuerpo, ya empiezo a transgredir o hacerle un click en la mirada del otro.

¿Cuál es la importancia de transgredir?

Es importante tener una conciencia de las cosas, para que no se la estén montando a uno. Porque si uno no transgrede, los que tiene el poder van a hacer lo que les da la gana siempre. Me parece importante que vos como ciudadano tangas voz y voto real. Si vos como artistas no estás cuestionando tu propio medio pues van a hacer lo que se les de la gana contigo. Me parece importante transgredir para que la hegemonía no tenga más poder y para ir poniéndole obstáculos a esta mole que es el poder.

Publicidad

¿Tu qué eres? ¿Un músico que quieres ser arista o un artista que pretende ser músico?

Píllate que siempre fui músico sin serlo. Nunca quise serlo porque me parece muy jarta la educación musical, la considero muy cuadriculada. Opino que es muy difícil romper los esquemas en la música. En cambio el arte me permite no solo trabajar con la música sino con un montón de cosas más y romper las reglas y plantear lo que yo quiero ser. Yo soy músico desde la afición, entonces puedo ser el más músico de todos sin tocar un instrumento. Soy un completo aficionado. Finalmente soy artista porque eso estudié y es lo que quiero para la vida. Soy un artista que desde el arte hace un planteamiento musical sin ser músico, sin pretender serlo y jugando un poco con las dinámicas de la contemporaneidad.

Warhol hablaba de vivir los 15 minutos de fama, con la viralidad eso es el pan de cada día. En esta época los nuevos medios son la puta locura, YouTube es como un museo que siempre está abierto. Los youtubers son un reflejo de la época y Andy Guarro hace parte de todo eso.

¿Me parece que tu planteamiento es muy punkero?

Total. El punk se entiende como una actitud, es una cosa que se lleva en la cabeza y en el corazón. Podría decir que también soy punkero. Un punk tropical. Además trabajo con una música que es una mierda para los músico duros. Se transgrede la propia música desde la música fea, desde la visual fea, desde la voz fea y yo también soy feo. Pero lo feo también es lindo, los feos somos mas.

Publicidad

Háblame de tu apariencia.

Es una mezcla de muchas cosas. Es como mucha información, como un sincretismo. Yo comencé a trabajar con la música popular, tropical, bailable. Entonces me basé en las canciones que pagaron hace mucho tiempo y de alguna manera han definido la idiosincrasia del colombiano. De ahí vienen estas camisas coloridas. Pero yo no me puedo quedar sólo en las camisas porque seria un anacrónico y lo que me interesa es estar aquí y ahora, entonces les incluyo la manopla, la cadena, los zapatos bañados en oro que son la locura. Es un poco de todo. Entonces Andy Guarro puede que sea un gánster, uno con una visual muy tropical.

¿Andy Guarro es un personaje o es tu diario vivir?

Así es el diario vivir. Yo trato de ser lo mas sincero posible. En el arte si vos hechas mentiras te pillan. Aunque estés planteando una mentira tiene que ser lo más sincera pa' que no te pillen la vuelta. Se tiene que mentir con mucha sinceridad. Si yo fuese de elite y quisiera jugar al cantante popular me agarran.

¿Qué opinas del concepto del kitsch?

Es la locura. Es algo que se ha cuestionado muchísimo. Originalmente es un arte ingenuo que jugaba a ser un arte real y que está ligado mucho con lo popular. Es algo muy colorido, vistoso, atiborrado y lleno de cosas. Algunos lo llaman neo barroco. Aquí puede ser lo lobo, lo guiso. Está en la vida cotidiana y es algo real. El kitsch te habla de las apariencias como desde lo popular y lo precario para decirte lo que quiere ser. Pero en Colombia no es lo que quiere ser, porque ya es lo que es. Lo kitsch es lo feo que quiere ser lujoso y eso eso tiene una riqueza increíble.

Publicidad

Háblame del visaje.

Eso es una chimba, es la mera transgresión. Ponte, yo aquí te estaba esperando y mirando a los árboles y la gente empezaba a pasar y decía: huy que visaje este man. El visaje es una vertiente de lo kitsch. Es una actitud plastica y lo plástico es estético y puede ser un potencial para lo artístico. Desde la mera percha o desde el mero hablado.

Si la RAE te pide que escribas una definición de visajoso qué dirías.

Termino para designar a aquellas personas con altos niveles de sabrosura visual, sonora e ideológica.

Háblame de los Guarrilivers.

Son lo máximo y hay de todo tipo, son muy locos. Una vez una guarriliver me regaló un calzón. También hacen pancartas y camisetas. Sin ellos no podría. Porque digamos que me hago famoso de verdad, pero si no tengo seguidores no tengo nada. Sin público no hay guaganco. Lo más áspero es que hay gente cercana al arte y gente que no tiene idea de nada. Esos son los mas reales porque te tratan como la figura, en cambio los del medio artístico si te tratan como el performance.

¿Para el futuro qué quieres?

Llegar en el Delorean y decirme a mí mismo: “Andy vas por buen camino, sigue así”.

Finalmente, ¿dónde compro esas camisas?

Les voy a decir, pero no me vayan a dejar sin nada. Esta la compré en Cartagena. Las otras en Cali, allí hay un cucho que tiene una caseta una chimba en la 13 con 4. Las otras me tocó hacer un trabajo antropológico para encontrarlas. Porque quería como las sayayinas, pero no se encontraban. Tuve que recorrer toda la ciudad. Y también busco la tela más chimba, la que más brille, la más visajosa y las mando hacer. No se para qué la gente usa esas telas, creo que para hacer cortinas, aunque no tengo idea quién haría una cortina con una tela tan fea.

***

Para ser un guarriliver entren aquí.