Finalmente un festival en Inglaterra ofreció hacer exámenes gratuitos a tus drogas, para que sepas qué te vendieron

Más de 80 sustancias fueron testeadas en el festival Secret Garden Party el fin de semana. Encontraron comprimidos contra la malaria vendidos como ketamina y sulfato de amonio en vez de MDMA.
26.7.16

No te equivoques: El MDMA que te tomaste el fin de semana definitivamente estaba cortado con algo. Pudo haber sido mefedrona, Pro Plus, o vidrio, pero no hay un modo real de saberlo por anticipadio, pues lo conseguiste con el amigo de un aimgo que conoce a alguien que se llama "Alex". Mezclar sustancias es una historia tan vieja como el tiempo, pero la ausencia de una regulación significa que las drogas populares son fácilmente cortadas o reemplazadas por completo con otras sustancias, las cuales pueden ir desde leche en polvo hasta raticida. No es de sorprender que esta ausencia de un marco regulatorio sea motivo de que haya cada vez más muertes relacionadas al uso de drogas en festivales alreddor del mundo.

La polícia está investigando dos muertes posiblemente relacionadas al uso de sustancias en el festival escocés T In The Park. La segunda noche del festival Time Warp de Buenos Aires fue cancelada después de cinco muertes relacionadas con drogas y una sustancia desconocida que estuvo circulando en el festival Sunset Music Festival en Tampa, Florida mató a dos personas y mandó a otras 57 al hospital. Y eso en lo que va del verano.

En un intento por prevenir que sigan sucedendo este tipo de cosas, la organización estadounidense The Bunk Police quiso ir a algunos festivales para repartirle a los asistentes kits que les permitieran saber con exactitud lo que estaban ingiriendo. Pero los festivales no los dejaron porque existe una legislación en Estados Unidos conocida como el Rave Act, aprobada en 2003, que estipula que los dueños de venues y los promotores de conciertos no tienen permiso de que se usen drogas en los festivales, porque se interpretaría como que son ellos quienes están proveyendo de un lugar para el libre uso de drogas. Esto fue lo que llevó a la creación de What's In My Baggie, un documental hecho en 2014 sobre el uso de sustancias adulteradas, así como una crítica a lo inefectivas que son las políticas gubernamentales sobre la droga en la actualidad.

Este fin de semana, a los asistentes de festivales en el Reino Unido les fue ofrecido este servicio como parte de un paquete de diez minutos de salud y seguridad provisto por The Loop, una organización que se dedica a realizar exámenes forenses de drogas en festivales y clubs de noche, y ofrece apoyos de asistencia social. Más de 80 sustancias fueron probadas durante el primer día y medio del Secret Garden Party y muchas de las muestras tenían contenidos mal representados, incluyendo comprimidos contra la malaria vendidos como ketamina y sulfato de amonio vendido como MDMA.

En entrevista desde el sitio del festival, Steve Rolles, analista en jefe de políticas públicas en Drug Policy Fundation, y persona de vital relevancia en la negociación con las autoridades locales para que se pudieran llevar a cabo los exámenes, dijo: "Como un cuarto de la gente que trajo sus drogas para que las analizáramos, nos pidieron que nos deshiciéramos de ellas cuando descubrieron que les habían vendido otra cosa. Quitamos de circulación sustancias peligrosas".

Según Rolles, traer más pruebas para analizar droga a eventos en el Reino Unido dependerá de los acuerdo que tengan la policía y los consejos locales. La alianza entre la policía de Cambridgeshire, autoridades locales de salud pública y los organizadores del Secret Garden Party, llevan años de negociaciones.

"Hasta que las leyes sean reformadas, hacer pruebas y fomentar un uso más seguro de las drogas es lo mínimo que podemos hacer", dice. "Esperamos que este servicio pionero se convierta en la norma para todos los eventos de este tipo. Ahora es el turno de los otros seguir el ejemplo, para proteger la salud y la seguridad de sus clientes. En verdad sería negligente no hacerlo".

Como lo demuestra el legado de Nixon, la "guerra contra las drogas" es irrelevante. Las drogas no se van a ir a ningún lado, así que lo mejor que podemos hacer es trabajar con servicios cuyo fin es mantener a la gente a salvo; o cuando menos, darle la oportunidad a los hedonistas de fin de semana, de que se enteren si van a estar viajando en éxtasis o en pastillas para desparasitarse. Secret Garden Party no es el primer festival que ofrece el servicio de testear tus drogas: ya es un lugar común en los Países Bajos y en el festival Evolve de Canadá se implementó desde el año pasado, aunque casi lo cancelan debido a que tuvieron problemas con el seguro.

Sigue a Emma en Twitter.