FYI.

This story is over 5 years old.

Tungas es para siempre

Tungas te presume su extenso kilometraje.
24.4.16

Foto de Daniel Patlán

No sé si el término “video de carretera” exista de forma oficial o sólo funcione de manera muy obvia para los que crecimos oyendo ciertos discos y viendo ciertos videos de una época. Pero si has sido fan del punk rock melódico en los últimos quince años, lo más probable es que hayas sido testigo de un sin fin de collages audiovisuales que por lo general incluyen la interposición de la siguientes escenas:

Publicidad

banda en el escenario, banda en el cuarto de ensayo, público eufórico, cerveza, drogas, banda visitando alguna locación o monumento característico de una zona lejana al hogar, carretera, playa, cerveza, banda dormida en el autobús/camioneta, muchos tatuajes, soundcheck, apariciones repentinas de amigos de otras bandas, un individuo fuera de sí incomodando a todos (muchas veces un integrante de la misma banda), más cerveza y momentos de tensión.

Por más cínico que parezca y aunque definitivamente sea tan cliché como los jeans rotos y los converse sucios, el video de carretera es mucho más que una herramienta de promoción: es un trofeo a la trayectoria de la banda. Así como está mal visto tener tu propio documental si eres un grupo nuevo, vender posters tuyos en la merch o contar con un manager antes de sacar tu primer disco, para ser merecedor de un video de carretera tienes que tener golpes en la guitarra y millas en el odómetro, un par de sellos en la visa y un micro ataque de agotamiento psicológico antes de comenzar cualquier gira (al poco tiempo recuerdas lo increíble que es estar viajando por el mundo con tus amigos).

Tungas llevan algo así como una década desde que sacaron sus primeros covers de Bad Religion y Seguimos Perdiendo; es una de las cuantas bandas mexicanas que pueden publicar un video de carretera con la misma abundancia de mérito como de contenido: Han tocado en casi todos los estados del país más de una vez, cuentan con una discografía de volumen considerable, han sido la opción obvia para telonear a muchos de los grupos que ellos mismos crecieron admirando y emulando y además de todo son gente muy querida por la escena nacional.

Por si fuera poco, “Nuestro propio camino”, extraído de Vamos perdiendo el corazón, su último disco, es virtualmente la canción perfecta de carretera: música hecha la chingada como una Van sobre la autopista y letras que reflexionan sobre su trayecto como agrupación para bien y mal.

Pero tener la canción perfecta no es suficiente para estos punks bien peinados, y optaron por hacer lo que tantos pioneros del rock nacional como Enrique Guzmán y César Costa y grabaron en nuestro idioma un tema correspondiente a los norteamericanos Broadway Calls. Así nace “Para siempre” tema al que no podemos hacerle el feo ya que le hace más que justicia a la original, se camuflajea perfecto con el sonido de la banda y funciona para estos seis amigos de la colonia Linda Vista del DF, que en los últimos cinco años han dormido en el suelo de todas las ciudades del país.