FYI.

This story is over 5 years old.

Bob Dylan hecho en Iberoamérica: un recorrido por su influencia

Festejamos la influencia del nuevo nobel de literatura.

Robert Allen Zimmerman nació el 24 de mayo de 1941 en Duluth, Minnesota. Pronto aprendió a mentir, se largó de casa y se cambió el nombre. Se hizo llamar Bob Dylan. Luego conquistó a señoritas progres y jóvenes beatniks, cómo él. Después, sin querer queriendo, se transformó en un profeta de todas las generaciones venideras. Volvió a escapar, sumergiéndose en un sueño mercurial. Fue llamado Judas. Se internó en Woodstock y, con el corazón roto, regresó para recorrer la otra América profunda. Abrazó a Cristo antes de ser bautizado como Lucky Wilbury. Después empacó maletas y emprendió la gira de nunca acabar. Hoy cumple 75 años. Y todavía canta 'If you see her say hello' en su casa rodante.

Publicidad

A continuación, en honor a su cumpleaños, hicimos una pequeña muestra de su embrujo a ambos lados del charco y de un legado que no termina.

***

Sandro – "Soplando en el viento" (1966):

La primera gran sentencia de Dylan la formuló a manera de pregunta en su segundo disco: "¿Cuántos caminos tiene que andar un hombre antes de que lo llames hombre?" La respuesta estaba en el viento, pero tres años más tarde el portentoso Sandro le quitó todo la carga poética a "Blowin' in the wind", y junto a los Balck Combo, la transformó en un country contundente y beligerante, al mejor estilo de Johnny Cash.

The Speakers – "Encuentro en el Harlem Español" (1967):

En su tercer álbum, titulado Tuercas, tornillos y alicates, Los Speakers volvieron a poner de manifiesto sus influencias más allá de los Beatles, tan presentes en sus dos primeros discos. Con seguridad que escucharon a los Byrds, amigos y devotos de Dylan, cantar "Spanish Harlem incident" y se pusieron manos a la obra con una versión propia. Destacan la adaptación al castellano romántico de Humberto Monroy y Rodrigo García y la inconfundible voz nasal de este último.

The Ampex - "Mr. tamborin" (1967):

Al parecer los Byrds impactaron casi de la misma forma que los Beatles en los jóvenes rockeros de Bogotá en los años sesenta. Esta adaptación de "Mr. Tambourine man" hecha por Los Ampex, que aparece en su segundo y último álbum, proviene de la versión de la banda californiana y se acerca mucho más a las inquietudes existenciales y canábicas de su autor.

Publicidad

Génesis - "Tiempos, ellos están cambiando" (1971):

Una versión de otra versión. Humberto Monroy encontró "The times they are a-changin'" y en la magnífica adaptación al castellano hecha por los Young Beats cinco años antes, un tema fundamental para el primer álbum de Génesis. La mirada puesta sobre la montaña, la profecía y la música tradicional marcaba un punto y aparte en la vida del rock nacional.

Humberto Monroy – "Una lluvia caerá" (1975):

Finalizada la primera etapa de la banda Génesis, Humo -remoquete cariñoso con el que llamaban a Monroy- optó por grabar un disco de sonido apacible junto a algunos amigos; en él volvió a confirmar que era un gran adaptador de canciones y volvió a invocar a Dylan. Esta vez transformó la apocalíptica "A hard rain's a-gonna fall" en una serie de respuestas lacónicas y tristes, pequeñas postales de una realidad miserable.

Caetano Veloso – "Jokerman" (1992):

En 1983 Dylan regresó de su internación en el desierto del cristianismo, al que se había convertido en 1978, y editó Infidels uno de sus álbumes más celebrados de la década de los ochenta. "Jokerman" fue la canción que lo redimió frente a la crítica y un sector del público que se había sentido traicionado. Casi diez años más tarde, Caetano Veloso hizo suya esta canción, y junto a Jaques Morelenbaum, la transformaron en uno de los momentos más intensos y emocionantes de un álbum doble en directo que recogía la gira de presentación de su disco Circulado.

Publicidad

Kiko Veneno – "Memphis blues again" (1995):

Tres décadas más tarde de que Dylan incluyera "Stuck inside of Mobile with the Memphis blues again" en su inmarcesible álbum doble Blonde on blonde, aquel del sonido mercurial, el enorme Kiko Veneno la sintetiza y adapta de forma literal y magistral para su disco Está muy bien eso del cariño. El videoclip es tan fascinante y desparpajado como la grabación e incluye la participación especial de Pablo Carbonell de Los Toreros Muertos y el director Santiago Segura. ¡Qué vivan los '90!

Franky Pérez & The Forrest Strangers (2011):

Rarísima adaptación del himno dylanita por cuenta de Franky Pérez, un cantante de blues y rock de raíces, hijo de inmigrantes nacido en Las Vegas y actual vocalista de Apocalyptica, junto a los Guardianes del Bosque, una banda armada para ponerle música a la serie Sons of anarchy e integrada por Bob Thiele, Dave Kushner (Velvet Revolver) y Matt Chamberlain (Pearl Jam), entre otros. En esta preciosa versión, que precisamente aparece en la serie, la calidez que le otorga el arpa contrasta con la adaptación de la letra, al parecer hecha por alguien que no habla bien el español.

Nacho Vegas – "Un simple giro del destino" (2011):

La magia de una versión radica en que el "versionista" la lleve a sus terrenos y la haga suya conservando el quid de la original. El asturiano Nacho Vegas es uno de los pocos que consigue arropar con sus maneras las canciones de otros, especialmente cuya lengua madre no es el castellano; así, piezas de Leonard Cohen, Guy Clark, Townes Van Zandt o Phil Ochs se han convertido en temas suyos. En 2011 Vegas aceptó la invitación de un periódico para grabar, libre de artificios, alguna canción frente a la cámara; escogió la angustiosa "Simple twist of fate", del disco más descorazonador de Dylan Blood on the tracks, y la trasladó a su propio imaginario sin quitarle un ápice de su triste belleza.

Eliades Ochoa – "All along the watchtower" (2014):

El cantor cubano Eliades Ochoa (Buena Vista Social Club) junto al productor Alain Weber dan forma a una versión hipnótica y minimalista, casi mántrica, de "All along the watchtower" que evoca el espíritu tanto de la original como del famoso cover de Hendrix. Aunque el título no se modificó, la adaptación literal al castellano es precisa y conserva la tensión entre los personajes inspirados en Libro de Isaías. La versión de Ochoa da comienzo al disco From another world: A tribute to Bob Dylan, editado por Buda Musique, que cuenta con 13 versiones dylanitas hechas por músicos de la India, Rumania, Egipto, Myanmar, Irán, Taiwán, Bután, Australia, Argelia y Macedonia.

***