FYI.

This story is over 5 years old.

Los chilenos de Quemasucabeza piensan conquistar el mundo y comenzarán por México

La disquera de Gepe, Pedropiedra, Ases Falsos y Protistas llegará a México próximamente.

Gepe, Javiera Mena, Pedropiedra, Ases Falsos. Para muchísimos fans de la música en el mundo de habla hispana, estos son algunos de los artistas más grandes que hoy en día están haciendo cosas brillantes con música melódica que vacila entre lo retro y lo actual. Entre ellos tienen muchas cosas en común, pero hay una resalta más: todos son o fueron cobijados por la disquera Quemasucabeza. Fundada por Rodrigo Santis y miembros de su banda Congelador a finales de los noventa, la disquera y sus artistas han ayudado a llevar a la música chilena a una época dorada, en la que muchos grupos, inclusive fuera de su roster (como lo son Dënver o Astro, entre muchísimos otros), han traspasado fronteras para establecerse en el circuito internacional de giras y festivales. Todo parece seguir viento en popa, ya que Quemasucabeza están por establecer una oficina en México en su plan para conquistar el mundo o por lo menos seguir sacando música para bailar y cantar.

Publicidad

Quisimos saber más sobre su nueva jugada y la misma música chilena, así que platicamos con Rodrigo Santis en su reciente visita a nuestro país, para que nos aclarara un par de cosas.

Noisey: Primero que nada, ¿por qué establecer una oficina en México?

Rodrigo: Para solidificar el trabajo que estamos haciendo aquí. Es un paso más formal, estamos integrando un equipo de trabajo instalado aquí en México. Está Carlos Juica que es un buen amigo, un chileno que vive aquí desde hace 12 años. Desde nuestro primer viaje él nos ha ayudado y ahora él se encargará de Quemasucabeza en México. También se están sumando un par de periodistas.

¿Qué exactamente les gustaría solidificar con esto?

Desde el 2007 que hicimos nuestro primer viaje en grupo con Javiera Mena, Gepe y Mostro, sentimos mucho feedback con la gente de aquí. Empezamos a venir, sentimos que había interés en lo que estábamos haciendo y nada, queremos solidificar eso. Ya lleva un rato de nuestra primera visita y queremos tener gente aquí apoyando, cosas que desde Chile son más difíciles de hacer. Cada vez estábamos viajando más y se nos hace difícil. Es una solución a esto.

Foto vía

Vayamos más atrás, ¿qué los llevó a fundar Quemasucabeza?

Empezamos en el 98, ya son 16 años. Cuando comenzamos, no estaba muy claro el concepto de música independiente, estaba en pañales lo de la autogestión. El sello comenzó como una manera para editar los discos de Congelador, que es la banda donde toco yo. Fue una necesidad, en esa época teníamos 18 años, éramos muy celosos de nuestra obra, no queríamos que nadie “la ensuciara”. Escuchábamos esas historias que ya no son tan recurrentes, que el sello te ponía un productor, te elegía el arte y estaba mucho más encima [del artists]. Nosotros no queríamos eso, entonces dijimos “hagámoslo nosotros mismos”. No había muchas bandas con las que nosotros podíamos tocar, tocábamos con bandas de punk, hardcore, electrónica; todo estaba recién naciendo. Esa escena chilena que todo el mundo conoce aún no nacía. Nosotros lo vimos desde el comienzo.

Publicidad

¿Y cómo surgió esta nueva generación? ¿En qué momento vieron que había una escena muy fuerte emergiendo?

Alrededor del 2005 empezamos a notar esta nueva generación. Congelador comenzó a tocar con Javiera Mena y Taller Dejao que es el grupo de donde salió Gepe. Nosotros armamos un compilado llamado Panorama Neutral: Música independiente de Chile. También tiene que ver con una refundación de Quemasucabeza, cuando deja de ser un proyecto de Congelador, yo fui el único que lo mantuve y me asocié con una persona más. Sentimos que había que mostrarle al resto de la gente lo que estaba ocurriendo en Chile que pensamos que era interesante. Fue el principio de esta nueva camada de artistas. Fue un compilado que fue muy bien recibido en España, Perú; pusieron ojos en lo que estaba pasando aquí. Llegó a EUA y eso lo llevó a su vez a Japón. Empezó a crecer esta ola.

Hoy en día la escena ha crecido muchísimo, ya se conoce en muchos países del mundo. ¿Te sorprende que esto haya ocurrido?

A veces te sorprende toparte con cierta reacción de la gente, como sacas a Gepe de la barra después de un concierto, a veces es como los Beatles, todas las chicas gritando. Esas reacciones le cuesta entenderlas a alguien un poco más viejo; pero desde el comienzo, como sello, queríamos que esto fuera lo más popular posible, no queríamos ser tan elitistas. Por mí, que uno prendiera la radio y escuchara música buena, ese es el objetivo. Creo que culturalmente, la gente debe estar expuesta a cosas de calidad. Nosotros apostamos por eso y esperamos que lleguen la mayor cantidad de gente posible. Que tu artista se logre posicionar a un nivel masivo te da orgullo, alegría. Además que son años los que le inviertes, hemos estado dando la pelea desde un montón de rato que se empiecen a ver los frutos no es malo.

Publicidad

Algo que caracteriza la música de esta camada es que es muy melódica y tiene guiños al pasado, aunque muchos de ellos tienen raíz en el folk. ¿Cómo has visto que se ha logrado esta fusión? ¿Por qué crees que esto tan buen impacto?

Yo creo que culturalmente tiene que ver con este quiebre generacional. Es gente que no tiene problema con escuchar un disco de Víctor Jara o Violeta Parra que uno de los Pet Shop Boys o lo que sea. En mis años, era de escuchar punk y si escuchabas otra cosa te decían “poser”, no eras verdaderamente punk; todo era muy segmentado y cerrado. El caso más cercano que he visto es Gepe que lo vi desde el comienzo, yo lo noté que él escucha lo que le interesa del estilo que sea, no tiene el prejuicio que existía antes. No le veo nada de malo que hagan algo de folclor y ponerle cosas electrónicas o con un toque ochentas. También en algún punto el pop dejó de ser mal visto, incluso creo que aquí en México sigue siendo un poco degenerativo. En Chile todo lo asocian con Elton John, con cosas de estética musical, aquí cuando hablan de pop se refieren a la industria, como Televisa. Hablando musicalmente, allá le perdieron ese miedo a hacer música pop. Es real que tienen algo en común, aunque no lo parezca, si escuchas a Dënver, Astro, Gepe, Javiera Mena, tienen un sonido…hay algo chileno ahí.

Foto: Carlos Molina

¿Qué tan popular es esto en Chile? Tendemos a perder la perspectiva estando tan lejos, pero en términos de “escena local”, ¿qué tan grandes es esta música?

Publicidad

Está siendo popular. Cuando hablas de la música joven o actual, hablas de estos artistas. A nivel de medios de prensa, ya están instalados; ya no son los emergentes. Hablan de los Protistas como otra generación, de Ases Falsos también. Allá hablan mucho que Gepe que estuvo en el festival de Viña [del Mar] donde está Emmanuel, Ana Gabriel, Juan Gabriel, y está Gepe y le va bien y hace un teatro como el Auditorio en México y lo llena. Dejó de ser el alternativo, el independiente, o algo que está debajo. Ya está puesto en primera línea.

Actualmente, ¿cuál es el enfoque de Quemasucabeza? ¿Quieren seguir desarrollando sus artistas establecidos o quieren ayudar a talentos emergentes?

En realidad, mi intención es ser un sello grande y hemos crecido con nuestros artistas para hacer cosas más grandes. Ahora trabajamos con artistas que ahora son bien conocidos. Antes era todo más subterráneo, pero me gustaria que crezca lo más posible, no queremos ponernos límites. También recientemente comenzamos a trabajar con artistas como Ana Tijoux que crecieron por otro lado y ya están establecidos pero se están metiendo al sello nuestro. Eso va a ser nuestro primera experiencia con una artista así, es algo nuevo para nosotros y será entretenido y nos ayudará a seguir creciendo. Y entre más vayamos creciendo, más herramientas tendremos para ayudar a los grupos que son más desconocidos, los que tienen las propuestas más arriesgadas e interesantes musicalmente; nos ayuda a trabajar con gente que hace música experimental o que toma más riesgos.

Publicidad

Ahora que abrirán su oficina en México, ¿querrán trabajar con talento mexicano?

Queremos seguir desarrollando la música chilena. Nos encantaría trabajar con una banda de México, sería interesante. Pero como no se ha dado, por lo pronto el desafío es hacer más conocidos a los artistas de Quemasucabeza; potenciar lo que se hace en Chile.

Por último, ¿cómo ves a Quemasucabeza en 10 años?

Poder tener más presencia regional a nivel iberoamericano porque el fuerte de nuestro trabajo lo hemos hecho ahí. Nos gustaría tener más presencia en Ecuador, Bolivia, Perú; países en los que nos ha costado trabajar. Es nuestro sueño bolivariano musical, queremos fortalecer ese circuito. Cuando era adolescente, tenía la típica sensación de Europa, de los festivales que pasan allá, y en EUA. Hicimos un par de intentos de viaje y nos sirvió para darnos cuenta que este es nuestro lugar, es donde nos gusta culturalmente mover con la gente que hablar el mismo idioma. Espero que estemos en 10 años mucho más desarrollados en Latinoamérica.

Sigue a Marcos en Twitter.