FYI.

This story is over 5 years old.

Proud To Be: Una Breve Historia de Los Viejos por Tomás Canchola

El documental que todo México tiene que ver. O bueno, no todo México, pero mucho de México.
L
por Limo
22.1.15

Tiene que haber alguien que cuente lo que está pasando. Yo conocí a Los Viejos en una tocada en el centro; mi alma un leve post-punk depresiva no pudo evitar bailar al ritmo del trash atascado de Caderas Punk mientras se armaba el slam de hombres y mujeres en el centro. Muchos lo dicen, pero en realidad pocos conocen la escena metalera, trashera, hedionda y atascada de México, sobre todo de la capital.

Publicidad

En un momento en el que la oferta musical (de los medios en general, sobre todo en la TV abierta) ha estado de hueva, Tomás Canchola (Central Once) ha sido quien decidió difundir la palabra y llevar a nuestras pantallas programas como EMCO para que no todo lo que suene sea lo que le gusta a MTV. Ahora, ha elegido a Los Viejos para contarnos su historia, cómo pasaron de tomarse a sí mismos como una broma para después volverse un referente de cómo se vive el sueño cuando lo que más te late es el skate y tocar trash atascado en todas partes. Skate de verdad, no sólo dando el roll en tablas Pennys por la Roma, más bien rompiéndola en las tocadas y dándole a la patineta, SIEMPRE.

A mí me engancharon desde el principio: con sus máscaras espantosas sólo despertaron mi curiosidad por averiguar qué era lo que estaba abajo y si se veía mejor, con sus mentadas de madre y con un sonido atascado y muy definido me pareció que no sólo eran dos vatos cagados hablando de la decrepitud de la vejez, manejaban un concepto que me obligó a seguirles la pista. Más que la sátira de ser dos ancianos rascuaches mentando madres, su estilo de vida inunda su música y hacen evidente que lo pasan bomba en cada momento del escenario, haciendo la experiencia de Los Viejos en vivo algo obligado para la gente encabronada y superando lo que podemos escuchar en el Quebrantahuesos que apenas alcanzará unos 20 minutos de chingonería.

Vimos a un Jacobo y a un Eustaquio mentando madres (como siempre), pero sobre todo muy agradecidos y dando chance para que bandas con todo el power de los dúos como Cardiel y Terror Cósmico puedan sonar y entrar con ellos en el corazón atascado de todo quien se deje infectar por su sonido.

Ahora lo pueden ver ustedes.