Guía de etiqueta: 10 cosas que debe hacer un warm up DJ
Ilustración: Natalia Mustafá.

FYI.

This story is over 5 years old.

Guía de etiqueta: 10 cosas que debe hacer un warm up DJ

En THUMP decidimos hacer un recuento de los puntos que manifiestan el verdadero valor del DJ que abre una noche. Una pequeña guía que pretende conscientizar a las nuevas generaciones sobre una de las labores más dificultosas que tiene este arte.

Dentro del ámbito de la música electrónica actual, la figura del DJ es la más sobresaliente y seguramente la más fácil de identificar para cualquier persona ajena a este mundo lleno de BPM, tracks, doce pulgadas y sets. Una labor respetada y venerada, pues es el individuo al que, acompañado de su aptitud para elegir y mezclar discos, le confiamos nuestra disposición hacia la noche. Pero dentro del universo DJ hay un héroe escondido, un personaje que muchas veces suele pasar desapercibido y no recibe el respectivo crédito por la ardua tarea que realiza semanalmente.

Publicidad

Nos referimos al warm up DJ, aquel silencioso actor capaz de dar el chispazo inicial para cualquier noche, mañana y tarde memorable. El encargado de canalizar la energía del recinto, sin importar si está vacío o a reventar, para que tanto el público como el invitado de cabecera alcancen el pináculo de la noche con mayor facilidad. Pocos somos conscientes de que esta es una de las tareas menos valoradas en el diario vivir de la cultura electrónica, la cual, con el pasar de los años, ha perdido su magia y esencia. Por tal razón, en THUMP decidimos hacer un recuento de los puntos que manifiestan el verdadero valor del DJ que abre una noche. Una pequeña guía de etiqueta que pretende conscientizar a las nuevas generaciones sobre una de las labores más dificultosas pero agradecidas que tiene este cuento.

Infinito respeto al buen warm up DJ.

1. Saber que eres el héroe anónimo

No nos digamos mentiras, aunque el apoyo a los carteles nacionales ha ido aumentando de a poco, la gran mayoría de los asistentes a un evento siguen comprando la boleta por el DJ extranjero y/o famoso que se presenta esa noche. Esto no quiere decir que tu trabajo sea menospreciado, al contrario, tienes que tomar la situación como una ventaja, una razón legítima para probarte tanto a ti mismo como al público. Ser consciente de que eres un héroe anónimo, y que tienes a la mano la responsabilidad de llevar la noche por el camino indicado.

Publicidad

2. Entender al club

Así tengas los mejores discos, los mejores equipos o la mejor técnica, si no tienes la destreza de leer bien al público o al sitio, difícilmente tendrás una noche próspera. Una de las claves para un buen warm up es tener la seguridad de satisfacer las necesidades del lugar, teniendo en cuenta la hora y la cantidad de asistentes presentes. No todos queremos escuchar los hits del momento a las 10 de la noche.

3. Construye

El DJ que hace warm up tiene la difícil labor de guiar al público hasta ese climax, aquel en el que el headliner puede llegar y encontrar una pista llena de euforia y júbilo, permitiéndole comenzar el set a su antojo.

Abrir musicalmente –y apropiadamente– una noche, se puede comparar con una buena entrada en un restaurante. Una rica ensalada, con ingredientes bien seleccionados y elaborada con amor propio, te hace mucho más gratificante ese gran trozo de carne que viene en camino. El amenizar debidamente el comienzo de una noche es una de las labores más respetadas dentro del ámbito del DJ. Tienes ese poder y privilegio, construye, y seguramente serán varios los personajes que al transcurrir la noche te agradecerán por ello.

4. Termina tu set como quieras, es tu tiempo

Alguna vez el barón del techno, Dave Clarke, dijo lo siguiente: "Cuando un DJ me pregunta cómo debería terminar su set antes que yo, le digo, "como te plazca". Es tu tiempo. Respeta el arte de los otros". Hay quienes piensan que cuando un DJ está tocando, se encuentra en una especie de ritual, donde cualquier interrupción puede costar un desacierto. Confía en tu destreza, aunque el preguntarle a la "estrella" sobre si cierras terminando abajo para los aplausos, de manera que el comience de cero, o si se te pega directamente de tu último track.

Publicidad

5. Una buena técnica es un simple adorno si la selección musical no es acertada

No hay que negar que una técnica impecable siempre va ser una gran ventaja para cualquier DJ, pero si esta no se acompaña con una fina selección de discos, los resultados probablemente no serán los esperados. Kirk Degiorgio decía que "el arte de la selección es la verdadera marca de un buen DJ", y en gran parte tiene razón. Tal vez se te vayan uno o dos discos, pero si durante toda la sesión mantienes una selección musical que impresione, con toda seguridad será la virtud por la cual te darás a conocer.

6. Toca de manera personal, con la música que te conectas

Vivimos en tiempos donde tocar los tracks del momento, o los que escuchamos en los últimos cinco podcasts de reconocidos DJs, se ha convertido en el pan de cada día. Si en verdad quieres diferenciarte del montón, toca la música con la cual te identificas. Aquellos tracks que te conectan con solo algunos segundos de escucharlos demuestran en la pista un vínculo más profundo que el de cualquier chart reciente. No hay nada mejor que escuchar un DJ abrir la noche con la música que lo identifique y no con la misma mezcolanza de siempre.

7. Comparte tu entusiasmo

Abrir musicalmente una noche no debe ser sinónimo de educar, ni mucho menos de una exhibición. Una de las principales funciones del warm up DJ es preparar la atmósfera de la noche compartiendo su entusiasmo con los demás. Si abres la noche con aquellos tracks que te hacen sentir cómodo en ese momento y que reflejen totalmente tu estado de ánimo actual, seguro todo fluirá debidamente.

Publicidad

8. Explora

Dentro de las virtudes que ofrece abrir una noche, tal vez la más relevante sea la posibilidad de experimentar con géneros ajenos a los que acostumbras tocar. El ser ecléctico es una de las cualidades más apreciadas, así que aprovecha cada oportunidad que tengas para desarrollar dicho aspecto.

9. No toques tracks del headliner

Si hay algo imperdonable, tanto por el público como por el headliner que está por llegar, es que toque temas propios del DJ principal. Hombre, la gente vino con la esperanza de escuchar esos tracks en manos de su propio autor. Aquí es donde tienes que demostrar que todo ese tiempo diggiando valió la pena.

10. No te dejes acomplejar

En algunos casos, tal vez puedas comenzar abriéndole únicamente a los dos señores que están entrando el hielo. No le prestes atención a los detalles, y enfócate a cabalidad en entregar lo mejor de tu habilidad, aquella facultad que te brinda la posibilidad de llevar a cabo una de las labores más agradecidas de la humanidad: lograr que la gente baile.