FYI.

This story is over 5 years old.

Los expertos afirman que Instagram podría estar transformando a las mujeres en bebedoras empedernidas

Existe el temor de que las imágenes con referencias al vino tan compartibles, podrían estar motivando a las mujeres a beber en exceso.
Phoebe Hurst
London, United Kingdom
19.8.15

Cualquier persona con un par de mamás en su feed de Instagram o que se haya hecho amigo de ese compañero de la preparatoria que todavía vive en casa y apenas vio el video Ain't Nobody Got Time For That se habrá encontrado con una buena cantidad de memes sobre vino o alcohol. Ya sabes, los divertidos con juegos de palabras sobre el vino o las fotografías totes hilaire que dicen: "Necesito un abrazo… e botella de vino", generalmente en tonos rosados chillones y acompañadas con emojis de un par de manos orando y pintándose las uñas.

Aparte de ser otro bastión exasperante de los estereotipos de género en Internet, existe el temor de que este tipo de imágenes con referencias al vino tan compartibles en realidad podrían estar motivando a las mujeres a beber en exceso.

LEE MÁS: Las mujeres se están emborrachando más que antes

Según el sitio de noticias australiano news.com.au, algunos expertos en Australia han advertido que cuando se comparten por revistas femeninas, marcas de belleza, u otras cuentas de redes sociales con muchas seguidoras, estos memes pueden promover niveles poco saludables de consumo de alcohol entre las mujeres.

En declaraciones a la página web, la investigadora de alcohol, Dra. Janice Withnall, dijo que la tendencia de memes es la "progresión de promover el consumo de alcohol en las mujeres para solucionar un problema" y lo comparó con una "campaña de fumar cigarrillos. Cuando hemos alcanzado el punto de darle publicidad a la bebida, en cualquiera de sus formas, en redes sociales, se convierte en algo peligroso. Influirá en su comportamiento".

Por supuesto, los anunciantes de alimentos y bebidas han comercializado durante años productos dirigidos a mujeres y el vino, con sus asociaciones de aliviar el estrés después del trabajo y la bebida para "que las chicas se pongan al corriente", es uno de los favoritos de los redactores sin imaginación. Pero a Withnall le preocupa el daño que puede ocasionar el hecho de que la imagen de la bebida se perpetúe por fuertes figuras femeninas de redes sociales o "líderes de opinión", así como directamente de los anunciantes.

"Las mujeres tienen que entender que cuando están irritables y se toman una bebida para detener esa sensación, no están aprendiendo a lidiar con el sentimiento o el problema subyacente. Es la forma más fácil de 'relajarse y recompensarse", lo que se convierte en un peligro para su salud", añadió para news.com.au.

Mientras que el abuso del alcohol entre los hombres y las mujeres es más complejo que simplemente tomar una botella de Chardonnay después de darle me gusta en Facebook a una frase concisa, el consumo de alcohol por parte de mujeres está en aumento. La investigación publicada esta semana en el Medical Journal of Australia encontró que los australianos ahora están bebiendo más que hace diez años. El número promedio de bebidas para los hombres australianos en un solo día aumentó de alrededor de 4.7 en 2001 a cinco en 2012, pero para las mujeres, el número aumentó de 2.8 a 3.4.

Australia no es el único país en tener un aumento en el consumo de alcohol por parte de mujeres. A principios de este año, el Institute of Health Metrics and Evaluation de la University of Washington encontró que entre 2007 y 2012, el consumo excesivo de alcohol se incrementó en un 17.2 por ciento en los estadounidenses en su conjunto, debido en gran parte a hábitos de consumo más abundantes entre las mujeres.

Algunos expertos afirman que un meme aparentemente inofensivo de "¡Es hora de beber vino!" puede actuar como "justificación" para el consumo excesivo de alcohol. La psicóloga australiana, Georgia Foster, le dijo a news.com.au: "Las personas que están preocupadas por su forma de beber quieren pasar el rato con las personas que tienen el mismo enfoque. Acuden a otras personas que hacen lo mismo para mantenerse protegidas. Buscan una justificación".

Pocos estudios oficiales han explorado hasta qué punto las redes sociales influyen en nuestros hábitos de consumo, pero en enero, el sitio web de Estados Unidos addiction-treatment.com estudió los perfiles de Instagram de una serie de celebridades, incluyendo a Kim Kardahsian, Justin Bieber y Miley Cyrus, para trazar la frecuencia con la que publican imágenes de alcohol o drogas.

Hasta septiembre de 2014, el rapero Devin the Dude quedó en primer lugar con 23.5 por ciento de sus fotos con estas sustancias, mientras que Wiz Khalifa alcanzó el 15.7 por ciento y Birdman demostró tener la mayor cantidad de fotos que contienen solo cerveza y licor en un 8.3 por ciento.

Puede que el estudio no haya sido altamente científico (por un lado, Khloe Kardashian fue catalogado como "actor/actriz"), pero como el sitio web addiction señaló: "Si Birdman se toma una cerveza, ¿por qué no habría yo de abrirme una lata?

Abrir una Bud después de ver los archivos de Instagram de un hombre adulto que se autodenomina "Baby" parece algo lógico, pero otra investigación muestra que las redes sociales podrían en realidad ser la causa de que bebamos menos alcohol.

El mes pasado, Demos, un grupo de estudio del Reino Unido, encontró que el 19 por ciento de chicos entre 16 a 24 años de edad no beben alcohol y el 66 por ciento declaró que no era una parte importante en su vida social. Los investigadores lo atribuyeron al hecho de que para los Millennials, las redes sociales desempeñan un papel clave en las "decisiones sobre el alcohol". De hecho el 29 por ciento de los encuestados citó preocupaciones sobre sus "reputación en línea" como una razón para la disminución del consumo de alcohol. Después de todo, nadie quiere que una selfie borracho arruine su perfil #fitspo cuidadosamente cultivado en Instagram.

El vínculo entre lo que vemos y taggeamos en Instagram y lo que le echamos a nuestros vasos no puede ser plenamente establecido, pero tal vez los memes de mamás son más influyentes de lo que parecen.