FYI.

This story is over 5 years old.

cincinnati bengals

Así echaron todo a perder los Bengals en su eliminación ante Pittsburgh

Era impensable que Cincinnati fuera eliminado. Una tragedia griega fue lo que vivieron los Bengals, una debacle provocada por su estupidez.
10.1.16

Los Cincinatti Bengals tuvieron todo para enfrentar a una semana a los Denver Broncos, y sí, lo echaron a perder de manera por demás increíble. Un par de equivocaciones y faltas personales de Vontaze Burfict y Pacman Jones fueron la culminación a un cierre de pesadilla que parecía iba a ser un cierre de alarido enfrente de su afición.

Luego de ir perdiendo prácticamente todo el juego, los Bengals vinieron de atras para poner el juego 16-15 gracias a una estupenda jugada que acabó en las diagonales. Para ese instante, quedaban en el cronómetro escaso 1:50 segundos. Con Ben Roethlisberger lesionado en el inicio del tercer cuarto, las expectativas no podían ser mejores.

Publicidad

La patada de despeje dio a los Steleers un par de jugadas cerca de su yarda 10, todo, hasta que un terrible pase fue interceptado por Cincinnati cerca de la yarda 30. Solo era cuestión de agotar el segundero, recorrer el campo, acomodar la bola para una nueva anotación, o bien un gol de campo que dejara el juego 19-15. Con muy poco tiempo, parecía imposible que los Steleers hicieron algo.

Hasta este momento, todo era perfecto.

Y aquí, aún más. Esta intercepción hacía imposible que Pittsburgh hiciera algo para ganar…

Pero después, llegó lo hermoso de este deporte, lo cual dice que en verdad, nada está dicho. Roethlisberger tuvo que volver, lesionado y golpeado, para armar una extraordinaria serie ofensiva antes de la estupidez del Pacman Jones y el cuerpo de coaches de Cincinnati. Fueron 30 yardas de castigo entre ambos pañuelos. La distancia de gol de campo, pese a la lluvia, era perfecta.

Cincinnati lo tuvo, en verdad era suyo. Solo una debacle combinada con milagro les quitaba la calificación. Pues bien, eso impensable, pasó. Qué manera de ser eliminados.