FIGHTLAND

Khabib Nurmagomedov es tan aterrador que le dijo a Michael Johnson que se rindiera... durante la pelea

A veces necesitas explicarle tus planes y deseos a tu oponente.
17.11.16
Photo by Adam Hunger-USA TODAY Sports

En esta nueva era del MMA, un momento en el que Conor McGregor es el peleador más famoso, cuando la posición de tal peleador en los rankings importa menos que su habilidad para promocionarse, y la pregunta sobre quién es el merecedor a la siguiente oportunidad de título se vuelve cada vez más confusa, los peleadores más inteligentes son los que se ganan la oportunidad a través de victorias en la jaula y convencen a los matchmakers de UFC de que se la han ganado. En la era de McGregor, no es suficiente ser bueno en el octágono: debes tener buena presencia ante los medios y los fans también.

Leer más: Cómo Conor McGregor destronó a otro rey

Y así la pelea más grande en UFC esta semana no se está llevando a cabo en la jaula, sino en el internet. El evento de este fin de semana en Belfast palidece en comparación a lo que está sucediendo en la división de los ligeros después de que McGregor ganara el título, y cada aspirante —sabiendo los desafíos de esta nueva era— está haciendo su parte para parecer el mejor candidato. Tony Ferguson, después de lograr una victoria la semana antepasada ante Rafael dos Anjos, le robó el estilo a McGregor, usando lentes de sol y chalecos lujosos al proclamarse campeón ante cualquiera que lo escuche. Nate Diaz, no estaría cerca del título si tenemos en cuenta los rankings, pero al ser el único hombre en derrotar a McGregor en el octágono ha estado en boca de todos al declarar que UFC ni siquiera lo quería en el Madison Square Garden ya que temen que una nueva pelea entre ambos le permita a Diaz derrotar a la vaca lechera de la compañía, e incluso se coló a la fiesta de celebración del campeón en Manhattan.

Pero si intentamos calificar la habilidad y valor de un peleador para obtener la siguiente oportunidad de pelear por el campeonato, entonces debemos tener en cuenta primero a Khabib Nurmagomedov, quien no nada más demolió a su colega contendiente Michael Johnson en la cartelera preliminar del evento que presentó UFC el sábado pasado, en donde logró un récord de 24-0, sino que armó toda una campaña mediática para competir con el campeón.

Publicidad

El primer paso lo ganó Nurmagomedov tanto por su originalidad y terror. Ayer, UFC publicó un video de un nuevo documental llamado UFC 205: The Thrill and the Agony, en el que Nurmy aparece en video dentro del octágono tranquilamente explicándole a Michael Johnson, que si necesitara rendirse, que él podría entonces avanzar en camino a su pelea de título. Lo increíble y aterrador de esto es que el daguestaní está diciéndole esto a Johnson mientras lo golpea en el suelo, tomándose tiempo entre los potentes golpes y codos para hablar con él, como si se tratase de explicarle a un niño la razón por la que debe ir a la escuela, "Tienes que rendirte. Necesito pelear por el título. Lo sabes. Lo merezco".

(Comienza el video en el minuto 0:20)

Ahora, como si la guerra psicológica no fuera lo suficientemente aterradora: no puedo imaginar al ¡go más desalentador que tener a un oponente enfrente explicándome sus planes para después de derrotarme. Pero Nurmagomedov estaba trabajando doble aquí. Siendo un tipo conocedor como McGregor, seguramente sabía que cualquier material en video de él dándole consejos a Michael Johnson y explicándole sus planes para pelear por el título entre los golpes que le conectaba en el suelo impresionaría a todo el mundo, incluyendo a los jefes de UFC. El hecho de que el video también muestre a Nurmagomedov hablando con Dana White entre rounds, mientras debería estar escuchando a su esquina y recuperando el aliento, diciéndole al Presidente de UFC, "Hey, ten cuidado. Voy a derrotar a tu niño [McGregor]", sólo hace que las presentaciones del ruso, tanto como peleador como vendedor de su imagen y de la pelea, sean más impresionantes. Nurmy no sólo tiene la habilidad de hablar como McGregor, sino que su habilidad para ir a la guerra y también usar amenazas verbales lo vuelve más memorable.

Publicidad

Y eso debió ser suficiente, según yo, para asegurarle la oportunidad de título si nos apegamos a las reglas del juego, pero ayer Nurmagomedov aumentó la apuesta, declarando en Twitter que si no obtiene la siguiente pelea contra McGregor "ya no peleará en UFC".

Ahora bien, amenazar con irse es una jugada peligrosa en UFC. Siempre existe el riesgo de que la promotora note que no lo dices en serio o que te ignore por completo. El pobre José Aldo lo intentó pero UFC no parece estar cerca de forzar una revancha entre el irlandés y Aldo.

Pero podría funcionarle a Khabib. Después de todo, en el momento que quieran, McGregor y UFC pueden apuntar a la derrota por nocaut que sufrió el excampeón brasileño y decir que perdió sus posibilidades de venganza y de negociación cuando cayó al suelo aquella noche de diciembre. Pero Nurmagomedov es una máquina demoledora con un récord invicto y cuyas fortalezas se comparan de manera perfecta con las debilidades más grandes del campeón irlandés. En este momento tal vez es el único peleador de MMA al que los fans podrían referirse al indicar que "si McGregor no quiere enfrentarlo, su legado estará manchado, incluso incompleto". Y debido a que McGregor es un hombre decidido a completar su legado seguramente querrá no ponerlo en duda. Además, no me imagino a McGregor, el mejor para promocionar peleas en la historia del MMA, un maestro de su juego, ignorando las provocaciones de Nurmy en la jaula sin pensar "¿por qué no se me ocurrió eso antes?".

Lee más sobre deportes de combate aquí. Suscríbete a nuestro boletín y no olvides seguirnos en Facebook y Twitter.