FYI.

This story is over 5 years old.

Cultură

Lo hermoso y lo horrible de la LSD

Dado que cada vez más personas consumen ácidos, consideramos relevante hablar con un experto para que nos diera un curso de actualización sobre la droga.
Max Daly
London, GB
25.11.15

Foto por Troy Farah

El lado oscuro de la red ha hecho un buen trabajo al poner a nuestro alcance algunas drogas que antes no estaban disponibles. Es en parte por esta razón que, durante el transcurso de los últimos años, la LSD se ha hecho cada vez más popular entre los jóvenes de entre 16 y 24 años de edad. Adquirir un poco de ácido era más difícil que conseguir cocaína o éxtasis, así que a nadie le importaba. Pero ahora cualquier persona puede pedir lo que quiera, y que se lo traigan hasta la puerta de su casa.

Dado que cada vez más personas consumen ácidos, consideramos relevante hablar con un experto para que nos diera un curso de actualización sobre la droga. La gente consume drogas independientemente de lo que se les diga, así que no está de más que tengan el conocimiento para consumir drogas de manera responsable, para asegurarse de que no ingieran de más en su primera vez, se vuelvan locos y terminen con recuerdos horribles el resto de sus vidas.

Publicidad

El experto es Andy Roberts, autor de Albion Dreaming: A Popular History of LSD (El sueño de Albión: la historia popular de la LSD) y afincado en Gran Bretaña.

VICE: ¿Es común tener un mal viajarte la primera vez que se prueba LSD?
Andy Roberts: Depende de a qué llames un mal viaje. Podría ser cualquier cosa, desde ansiedad, incertidumbre, estar preocupado o tener miedo de ser catapultado a otra dimensión: dios, el diablo, los monstruos y todo eso. Es algo que varía, pero sí, muchas más personas de las que nos imaginamos experimentan malos viajes o se sienten inquietos la primera vez que toman LSD.

¿Por qué es tan fácil que te entre mal rollo la primera vez?
La opinión sobre la LSD suele ser muy buena, todos aseguran que verás colores bonitos y que la música será fantástica. Pero la experiencia en sí es tan diferente a la expectativa o a cualquier cosa que se pueda leer sobre ésta, que la gente no puede lidiar con ese salto repentino de un estado a otro. Es un poco parecida a cuando un soldado pasa del aprendizaje teórico sobre el combate a una batalla en la vida real.

¿Cómo fue tu primer viaje?
Yo era un hippie en ciernes; tenía muchas ganas de probarlo. Fui a la fiesta de un amigo y me compré dos micropuntos. Tomé uno y pensé, «Esto va a ser fantástico». Después de 30 minutos no pasó nada, así que me tomé el otro, ¿qué podría salir mal? Media hora después diez personas me estaban sosteniendo porque me había perdido por completo. Me libré de ellos, fui a la cocina y empecé a decir a la gente que quería suicidarme porque había perdido la cabeza. Intenté meter la cabeza en el horno de gas. Me arrastraron al jardín y me inmovilizaron en el césped para que me calmara. Alcé la vista y todo el cielo estaba lleno de miles de guerreros de hielo en caballos que se dirigían hacia mí. Eso me asustó.

Publicidad

Luego, cuando estaba en el salón y todo el mundo se perdía en la oscuridad, noté una presencia del mal que me decía que el mundo había sido creado para mi beneficio. Pude ver gusanos psicodélicos luminiscentes retorciéndose en la lámpara y cayendo al suelo. Pasé el resto de la noche con pensamientos paranoicos sobre cómo se arruinaría mi vida porque había consumido esta droga. Sufrí las secuelas psicológicas de esa noche durante un año. Si no hubiera tenido una novia que me cuidó durante todo ese tiempo probablemente habría terminado en un hospital psiquiátrico.

Chungo. Me sorprende que volvieras a consumir. ¿Por qué fue tan intenso el viaje?

Porque en la década de 1970 los micropuntos eran muy fuertes —250 microgramos cada micropunto. Y yo no sabía que tenías que esperar por lo menos una o dos horas para empezar a sentir los efectos, así que me metí los 500 microgramos y me golpeó como una locomotora. Ahora la potencia de los ácidos no es comparable. Hoy cada tableta tiene entre 100 y 150 microgramos, a lo sumo.

¿Cuál es la principal causa de un mal viaje?
Tu mente. La LSD abre tu subconsciente, por lo que todo lo que te ha sucedido va a regresar —todo lo que reprimes y de lo que has elegido no hablar puede alcanzarte en ese momento. Por eso utilizan LSD en la psicoterapia, porque es una buena herramienta para desbloquear esas cosas —no tan buena como la MDMA ni de lejos. Tendrías que estar feliz y que no hay nada en tu subconsciente que pueda salir. Depende de cada persona.

Publicidad

¿Hay alguna forma de asegurarte de que no tendrás un mal viaje?
No hay una manera cien por cien segura. Las personas que conozco que han estado tomando LSD durante 40 años siguen teniendo mucho cuidado cuando lo hacen, y siempre con el máximo respeto posible. Dicho esto, debes asegurarte de que no estás angustiado por algo. Si tienes problemas emocionales, por ejemplo, estos se van a magnificar cien veces, una vez que surja el efecto, porque la LSD es un amplificador sensorial. Si comienzas con un mal estado de ánimo, esto no te lo va a mejorar.

Timothy Leary, responsable de diseminar el mensaje de la LSD por todo el mundo, hablaba de dos factores importantes para un buen viaje: tu propio estado mental y el entorno físico. Si se combinan con cuidado y eres consciente de la dosis, esa es la mejor manera de asegurarte de que tendrás un buen viaje. Lo mejor que puedes hacer es ir a un lugar donde no haya mucha gente o estar rodeado de gente que conoces.

Ir a ver a una banda podríaparecer buena idea, pero tienes que trasladarte al lugar, hay grandes multitudes y alguien podría tropezar contigo accidentalmente. Quedarte en una habitación con amigos, velas, música buena, todo relajado o simplemente un lugar tranquilo es una mejor idea. Las personas que no estén bajo el efecto del ácido pueden parecerte aterradoras; sus rostros se pueden distorsionar, puedes volverte paranoico.

¿Hay algo que puedas hacer a medio viaje si estás sufriendo un mal viaje?
Consumir azúcar y cosas dulces puede ayudarte a bajar un poco la intensidad del viaje. Por eso hace mucho tiempo los ácidos solían venir en terrones de azúcar. Es cuestión de eliminar todas las cosas que no sean favorables. Si estuvieras en casa de alguien y las cosas empezaran a ponerse feas, podrías hacer muchas cosas, como cambiar la iluminación, usar velas para suavizar el ambiente en general y usar incienso para eliminar los malos olores. Poner tu música favorita, tal vez.

Publicidad

¿Qué me dices de comer o beber?
Nunca estaría a favor de ingerir alimentos porque tu cuerpo está demasiado ocupado en el proceso de asimilar el ácido como para poder digerir los alimentos de manera adecuada. Si llegaras a tener comida en el estómago puede que sintieras como si hubieras tragado un globo o algo así. O bien, puedes enfermarte. De hecho, yo no comería nada durante varias horas antes del ácido. Tomar líquidos está bien, porque sudas, pero solo pequeñas cantidades de alcohol.

Parece que los viajes rara vez te llevan a algún lugar. ¿Puedes de alguna forma influir en el viaje?
Sí. Mucha gente se interesó por la psicodelia porque sentían que les daba algún tipo de experiencia espiritual o religiosa. Algunos paganos se rodean de pequeñas estatuas, esculturas y libros paganos para que influyan su viaje.

Hay un montón de nuevas drogas psicodélicas baratas en internet. ¿Cuál es la diferencia entre la LSD y sus análogos?
He tomado 1P-LSD, pero yo no confiaría en ninguno de los otros análogos de la LSD. La 1P-LSD es casi como la LSD. Tiene algunas similitudes y elementos psicodélicos, pero no tiene la profundidad, la potencia o la complejidad de esta.

Digamos que acabo de comprarme LSD con el dibujo de una flor rosa. ¿Cómo podría tener una idea de lo fuerte que puede ser?
Yo revisaría en los sitios de internet Erowid, MAPS o Bluelight, donde la gente publica cómo estuvieron sus viajes con diferentes tipos de ácido. Basta con buscar la descripción del que tiene la flor rosa. Con eso podrías tener una idea, pero aun así, yo solo tomaría la mitad de la dosis hasta que estuviera seguro de lo que es.

¿Algún consejo para los viajeros vírgenes antes de dar el primer paso?
Que tomen la mitad de una dosis. Luego, que esperen de tres a cuatro horas, y si se sienten cómodos, entonces tal vez puedan tomar una dosis completa la próxima vez. Nunca creáis a quien os diga que es muy ligera o fuerte, porque la cabeza de cada persona es diferente. Algunas personas pueden tomarse hasta 10 chupitos y continuar con su vida, mientras que si lo hiciera yo, seguramente terminaría en el hospital. Si es tu primera vez, hazlo con alguien de confianza que no vaya a consumir ácido para que pueda guiarte y cuidarte. Si lo están consumiendo por primera vez, deben tener una niñera, alguien que se quede con ellos y se aseguren de que estén bien.

El profesor David Nutt ha categorizado a la LSD como una de las drogas menos nocivas que hay —mucho menos dañina para el cuerpo que el alcohol, por ejemplo. Pero parece no tener en cuenta que la droga puede poner a las personas en situaciones peligrosas.
La gente puede enloquecer y a veces hay que devolverlos a la realidad; inlcuso pueden llegar a necesitar un tratamiento psiquiátrico. Pero teniendo en cuenta la cantidad de personas que han consumido LSD, el número de accidentes que ha habido es muy bajo. Si la gente toma precauciones, es poco probable que lleguen a hacerse daño. La única razón por la que la LSD se convirtió, y sigue siendo, una droga de clase A es porque cambia la forma en que se ve el mundo y todas las estructuras sociales. Como dijo Terence McKenna: «[Las drogas psicodélicas] te muestran la posibilidad de que todo lo que sabes está mal».

¿La LSD es peligrosa para el desarrollo de un cerebro joven?
La gente no debería tomar LSD hasta que se sienta mentalmente preparada para ello, pero eso es algo que nunca va a detener a la gente de consumir drogas, ¿no? No existe ninguna investigación sobre los efectos de la LSD en el cerebro joven. He conocido a personas que han tomado LSD desde que eran muy jóvenes —sobre todo personas que son parte de la comunidad hippie viajera— y no parece haberles afectado en lo absoluto. Pero si eres joven y vives en ese ambiente, no te preocupa nada, y son las preocupaciones en tu mente las que causan el problema. Pero yo les aconsejaría que no lo consuman si tienen menos de 16 años de edad.

Sigue a Max en Twitter.