“Los raperos grandes no se paran en ritmos”: Akapellah

El venezolano alborotó el avispero por meterle trap a su música. Para él es un problema de visión y de complejos en la escena.
9.11.16

"Estas perdiendo la esencia del West Coast y el East Coast", le comentó un seguidor a Akapellah cuando hace meses publicó "Milki", un sencillo a ritmo de trap que narra la difícil situación por la que pasa su país, Venezuela. Otros fueron menos prudentes: "una gran basura", dijo alguien más; que la canción no era más que "trap barato", quiso juzgar otro; incluso uno más se atrevió a decirle, "mala esa Pellah, por ahí no es la cosa". Pero Akapellah sabía la controversia que se le venía encima y se anticipó a las reacciones. Ya en la canción sentenciaba, "el hip hop es una cultura/ el rap es un genero". Y más adelante, en "Bomb", otro trap posterior a "Milki", lo dejó aún más claro: "solo es otra canción/ no dejé de hacer Boom bap/ esta es mi otra versión/ jódanse o se acostumbran".

Publicidad

Akapellah hace rato que se viene abriendo camino en la escena del hip hop latinoamericano. Muchos, quizás por su apariencia, lo comparan con el gran Notorious B.I.G, pero más allá del parecido físico, el creciente éxito de Akapellah se debe más a la frescura de su música, la versatilidad de sus versos y el contenido de sus temas. Sin embargo, ni el respeto, ni la admiración lo salvaron de la crítica por atreverse a hacer trap.

Al rap, que es un género musical, se lo ha encasillado en términos que lo mantienen estático: lo real y lo consciente. Y muchos de los que se hacen llamar raperos se sienten con la autoridad suficiente para decidir qué es o no rap, qué es o no real. El debate está abierto. Por eso buscamos a Akapellah, que se vio frente a frente con las críticas, para que nos contara cómo es eso del rap y el trap y cómo definirlo. Y de paso, nos contó sobre su próximo disco Como Nunca.

Graffiti homenaje a Akapellah en Engativá. Foto cortesía: Jes Ravelo y aerosoles Amen.​

Bueno Akapellah, hablemos de rap o de trap, ¿cómo es la cosa para vos?

A mí me encanta eso de la onda de que aquí (en Latinoamérica) se mantengan los 90 y todo eso, pero hay que respetar las influencias de cada quien. Mi influencia es gringa: películas americanas, el nigga gringo y no está mal. Y los negros gringos de ahorita no tienen peo en tolerar ritmos. Es más, ni siquiera hablan de ritmos. Nadie habla de si es trap o si es nada, es hip hop, sigue siendo hip hop.

Publicidad

Y el trap es una tendencia que refrescó la década, dejó otra ropa distinta y uno que otro ritmo diferente. Ahí se sabe quien es longevo y quien no, ahí esta Nas por ejemplo.

Incluso Snoop Dogg con su álbum Bush, que no es trap, pero suena distinto…

Claro, es que se tienen que adaptar a la década. O te quedas siendo un grupo de culto y te limitas a la gente de esa época, o te adaptas a los años que vienen y eres un artista longevo. Es lo que yo digo en "Milki": por qué Dr. Dre sí puede, por qué Jay Z sí puede. Ellos hicieron Boom bap en los 90, cuando llegaron los 2000 hicieron R&B, ahora llegó esta década e hicieron trap y nadie está pendiente de cuando cambió el ritmo, de si cambió o no. Sigue siendo hip hop, sigue siendo música de negros, sea la ropa que sea, la tendencia que sea. Solamente pasa y ya.

La música, el rap incluido, no es una cosa estática, evoluciona…

Son tendencia, es versatilidad. No hay que casarse con un ritmo. El hip hop es un movimiento, una ideología, pero el rap es un género. También lo digo en "Milki", es un simple género que puede cambiar, se puede fusionar, se puede transformar.

La última vez que nos vimos me decías que si te salía cantar con Maluma lo harías también, ¿te imaginas cómo sería la reacción de la gente?

Si, por supuesto, ¿por qué limitarme? Ahí sí que me importa un bledo. El público jamás puede significar un stop para mí, en lo que yo quiero alcanzar. Creo que si se puede y tengo las herramientas, lo hago. Esas personas (las que critican), son las que significan un obstáculo y son las que, por el contrario, menos aportan a mi carrera. Seguro menos compran un disco o una franela entonces, ¿por qué tomar tan en serio su opinión? Además creo que todos los exitosos se tienen que enfrentar a eso, para después alcanzar el éxito rotundo.

Es una cosa muy de la evolución del rap aquí, ¿crees que no se mueve a la velocidad que lo hace en Estados Unidos?

Creo que ese es mi error, creo que estoy muy sumergido en ese peo de Estados Unidos, ese es mi mundo, yo no hago más nada. De repente estoy un pelo más adelantado que mis colegas de aquí, que el público de sur América. Suena un poco fuerte, pero es cierto. En seis años ya veremos que les tocará hacer y cuantos años tendré yo haciendo lo que había que hacer. Y cuando venga un ritmo nuevo dentro de 10 años también le voy a meter y también voy a ser el mejor en ese ritmo, porque este es mi business. Esta es mi carrera y creo que ahí es donde está la versatilidad.

Publicidad

¿En qué momento se te ocurrió hacerlo?

Hace como 2 o 3 años, a raíz que me mudo a Barquisimeto. Allí empecé a escuchar más hip hop nuevo y ya tengo rato, aunque yo también tardé en digerirlo. En el 2009 – 2010 no me agradaba, no había escuchado grupos que me identificaran. En este lapso de tiempo han salido muchos otros raperos que no cantan trap específicamente, sino que hacen hip hop y ya, me gustan. Kendrick tiene canciones hasta con Taylor Swift y no deja de ser Kendrick Lamar. Sigue teniendo el reconocimiento que tiene y no tuvo 6 millones de comentarios diciéndole: "me decepcionaste porque grabaste con Taylor Swift". Sigue siendo él y más bien lo toman como que se está expandiendo.

Aquí es lo que creo que aún no funciona. Eso de juzgarte porque hagas música, por la plataforma donde estés. Cuando quisimos incursionar en plataformas como Spotify también costó que lo entendieran: "no, como así que vas a vender tu disco en internet". Y ¿por qué está mal? ¿si me entiendes?

La gente está muy acostumbrada a pensar que todo tiene que ser, por decirlo de alguna manera, de presupuesto limitado, sin ambicionar demasiado, pero lo tuyo sí es a lo grande…

Por supuesto, pero si crecimos viendo a los raperos del norte, que son nuestros ídolos. Tienen letras sociales, de protesta, de racismo, pero igual tienen unas cadenas gigantes, Nikes. ¿Por qué a ellos les queda bien? Nos los tatuamos, tenemos a 2Pac rayado, nos gusta, pero entonces aquí eso está mal. Si yo mañana saliera con una cadena en algún concierto me van a criticar, me van a decir que cómo tengo una cadena.

Publicidad

Es como si el rapero latino no pudiera ser como esos que admiramos. Siempre tenemos que estar unos escalones abajo ¿por qué? Creo que ahí está mal. Yo sí me vivo la película. O bueno, aún de repente no, pero si dios quiere en unos años, si todo marcha como va, ¿por qué no vivirse la película?

Pero ya la estas viviendo. Youtube te hizo un reconocimiento por alcanzar los 100 mil seguidores en tu canal, ¿qué significa eso para Akapellah?

Ahí está. Por eso también soy partidario que, en vez de caer en polémica con esas personas que critican, es mejor prestarle atención a cosas como esas que demuestran que sí funciona. Igual también está el respaldo de otros artistas, que quizás para estas personas son como sus abanderados, y que terminan haciendo un comentario de: "oye hermano, qué bueno".

Entonces, ¿qué me estas diciendo si tu ídolo me está diciendo que la vaina está buena, marico? ¿Sí estas viendo como deberías entender y pensar la vaina?

La gente ha criticado más el ritmo que la canción en sí, pero el vídeo de Milki ya va para tres millones de visitas. Alguien lo tendrá que estar viendo…

Esa era la idea. A parte la temática es fuerte, es la realidad que se está viviendo en Venezuela, y curiosamente nadie había hecho un tema directamente de la situación que se está viviendo actualmente allá. Yo creo que nos tiene tan golpeados, con el autoestima tan abajo, que nadie ha había tenido una motivación de decir que esto está vuelto mierda.

Publicidad

La canción fue una buena manera de narrar lo que pasa en Venezuela. Muy parecido a lo que hacía 2Pac, que habló de todo lo que quiso al ritmo que quiso…

Esa es mi influencia, eso es lo que intento. Es lo que quisiera explicarle a un niño de esos en Youtube, pero imaginate: "hijo, mira 2Pac" … es imposible. Ahí es donde está mi molestia, saben el 10% de lo que deberían saber, ¿cómo estás hablándome así de esa manera, brother?

No tienen idea. Los grandes en verdad, los más gigantes de verdad, no se paraban en ritmos, ni en géneros. 2Pac rapeo en cualquier tipo de genero, rumbiaba con Madona y no había nadie diciéndole: "ay, me decepcioné de ti, ¿cómo vas a estar con Madona? Ya no eres underground". Marico, es 2Pac y ya.

Mejor que termine un negro de ghetto en el Main Stream, con los blancos que huelen a Chanel, ¿por qué no?

Un tema como "Milki" es coherente con tu propuesta de sonar como has llamado tus discos, Como Antes, Como Siempre y, el próximo, Como Nunca. ​¿Qué puedes decir de eso?

Se supone que Como Antes (2012) es un homenaje al hip hop que crecí escuchando. Como Siempre (2014), que fue mi primera propuesta de desarrollar lo que puede ser Akapellah, es lo que quería que fuera, y fue, mi primer disco oficial. Y Como Nunca se supone es un intento que será lo que quizás nadie esperaba que hiciera Akapellah. Esa fue la trilogía que quise armar. Sigue teniendo el G-Funk, que es el ritmo que quiero seguir desarrollando, que quiero mantener vivo. El G-Funk en su máxima expresión.

Publicidad

Es mi teoría: no perder la esencia, pero no limitarme en ningún ritmo ni tendencia. Si pueden ser miles, si puedo tener miles de personas distintas en mi público, si puedo tener miles de personalidades que igual se sientan identificadas con mi música, mil veces mejor ¿por qué no?

¿En qué está Como Nunca? ¿Cuándo sale?

Va por la mitad. Tiene colaboraciones de productores de Venezuela fuertes, fuertes. Hay featurings con personas que nadie se espera, que fluyeron muy chévere, de manera espontánea.  Está demasiado trabajado. Puede que tarde en digerirse, como pasó con "Milki", pero va a ser un éxito rotundo. Es la proyección de "Milki", pero a nivel de disco entero. La producción de vídeos viene muy fuerte, muy limpia, muy pulcra, muy bien trabajada. Tenemos pensado hacerle visual a todo el disco.

Voy pendiente de ingresar en el mundo del trap sin dejar de ser Pellah. Algo así como lo que hizo Jay Z, que apareció en el disco de Dj Khaled y ya. Él tiene una trayectoria, pero aquí fue Jay Z cantando trap y todos los trappers atrás. Simplemente recíbelo, se está actualizando. Esa es la proyección que tengo. Sin embargo hay otros tracks de esos tipo: cállate que esto sigue igual. Rapeo.

Alguien comentaba que Akapellah es el Stephen Curry de la escena rapera, ¿te sentís así?

Sí, sí. Por la juventud, y porque es otra manera de jugar. No tan directa, un pelo más diplomática, más sana, más alegre, pero más imparable al mismo tiempo. Estás tan lejos, que eres inalcanzable. Estás en la misma cancha y de repente no te tienes que ir al contacto físico directo, sino que desde lejos puedes hacer un daño más contundente. Ese es Curry y ese es Akapellah.

Eso hacia falta, alguien que por lo menos pusiera a la gente a hablar y subiera el listón…

Claro, porque ya hay un Lebron, ya hay un Carmelo.

Vas a Europa, por primera vez, a países donde ni siquiera se habla español. ¿Qué expectativas tenés?

Eso es genial, es como el primer logro. Tenemos años girando en Latinoamérica y es hermoso, pero ya lo logramos, ya nos estamos afianzando, estamos reiterando, volviendo. Pero Europa son tierras nuevas, estamos haciendo la misma conquista que nos hicieron a nosotros hace años pero musical y culturalmente. Es nuestra venganza. El producto de ese mestizaje está yendo ahora a cobrarles allá en Euros la colonización.