Coloridos monstruos de papel luchan contra la industria alimenticia

FYI.

This story is over 5 years old.

Fotos

Coloridos monstruos de papel luchan contra la industria alimenticia

Girasoles mutantes, mazorcas coloridas con tres ojos y peces asesinos son algunos de los personajes de 'Edible Monsters'. Esta exposición, con mucho papel y color, denuncia las nocivas tecnologías que sustentan la industria alimenticia.
29.5.15

Las potencialmente dañinas (y sin duda artificiales) tecnologías que sustentan la industria alimenticia son el foco de la instalación de papel Edible Monsters [Monstruos comestibles], de Zim & Zou. Lucie Thomas y Thibault Zimmermann, la pareja francesa detrás del proyecto, presentó su trabajo en la Expo Milan 2015 inspirados en el tema de este año: "Alimentar el planeta y energía para la vida". Los seis brillantes y coloridos cuadros hexagonales compuestos por esculturas de papel denuncian aspectos ambientales como el uso de insecticidas, abuso de fármacos, agricultura a gran escala, ingredientes químicos, manipulación genética y uso de OGMs (organismos genéticamente modificados). "Hemos decidido representar algunos aspectos negativos de la industria alimenticia con sátira y humor"-le contaron los artistas a VICE. "Nuestro objetivo era estimular a los visitantes para que reflexionaran sobre el problema desde otro punto de vista".

Los artistas enfrentaron cuatro meses de retos antes de que Edible Monsters fuera todo un éxito. Las gran escala de la obra y la delicadeza de las piezas de papel fueron el mayor obstáculo: "Este proyecto tuvo un largo proceso de creación porque todo, hasta el más diminuto detalle, está hecho a mano"-explican los artistas. "Además, para darte un ejemplo, cada grano de las mazorcas tiene un número y un solo lugar donde encaja… Es como armar un rompecabezas, o la forma más fácil de tener un ataque de nervios", bromean Zim & Zou. "Otro reto fue la manipulación y la construcción final, porque cada pieza era diminuta y su fragilidad era obvia. Tenemos que aceptar que manejarlas fue un dolor de cabeza".

Pero los obstáculos aún no terminaban. Después de que las escenas colosales fueran ensambladas, el dúo se enfrentó a un viaje abrumador: "Tuvimos que dividir y separar la obra por pedazos y empacar con mucha dedicación para que las piezas aguantaran el largo viaje", explican los artistas. "Las esculturas de papel no aprecian un viaje de 700km en un camión desde Nancy, Francia, hasta Milán, Italia. A veces, si un elemento se daña en el camino la obra entera puede arruinarse completamente. Creo que por eso es tan sorprendente y gratificante ver nuestra obra en espacio público de este tipo".

Pero el resultado final valió la pena: girasoles mutantes, mazorcas coloridas con tres ojos y peces asesinos con gran sentido del humor fueron mucho más de lo que Zim & Zou esperaban. Cada uno de estos personajes representa lo que podría ser el futuro de lo que comemos: una pesadilla. Con esta colorida representación de los insecticidas, peces intoxicados, granjas de animales a gran escala y gallinas radioctivas, Edible Monsters se convierte en un gran ejemplo de cómo arte, estética y denuncia social ocurren en un mismo plano.

Publicidad

Conoce más de Edible Monsters y el trabajo de Zim & Zou aquí.