FYI.

This story is over 5 years old.

Noticias

Hablamos con el periodista colombiano que a diario viaja a Venezuela para informar con libertad

Jesús Humberto Mejía le explica a VICE por qué tuvo que cruzar la frontera para seguir informando lo que ocurre en su departamento.
12.2.15

Así se ve el río Arauca entre los municipios de Arauquita (Colombia) y La Victoria (Venezuela)./Cortesía Jesús Humberto Mejía

Hay un periodista colombiano que cruza todos los días la frontera entre Arauquita y La Victoria para hacer noticias sobre su municipio desde una estación pública venezolana. Noticias para colombianos, desde tierras bolivarianas (WTF).

La historia parece sacada de un mundo al revés: nuestros noticieros, que siempre están muy pendientes de las desgracias del país vecino, se cansan de denunciar los ataques a la libertad de prensa en Venezuela. Entonces ¿qué hace este periodista araucano cruzando la frontera para trabajar en un país que se ha ganado la mala fama de censurar a sus medios de comunicación?

Publicidad

La semana pasada, al revisar el Informe sobre Libertad de Expresión 2014 publicado por de la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP), me llamó la atención la historia de Jesús Humberto Mejía, un periodista que se vio obligado a atravesar la frontera para seguir haciendo lo que lleva haciendo hace más de 15 años: informar.

"Por mi fuera, yo seguiría trabajando en la emisora del pueblo, pero aquí el alcalde me vetó y por eso ahora tengo que pasar al otro lado para hacer mi noticiero", me dijo Mejía por teléfono. Se refiere al alcalde José Rodrigo Díaz Guillén, quien fue elegido por el Polo Democrático en 2011 y desde entonces ha perdido el apoyo de su partido por incumplir su Plan de Desarrollo. Según Mejía, fue el cubrimiento que él venía haciendo a estas promesas incumplidas lo que provocó su salida de la emisora comunitaria 88.3 Arauquita Estereo "Al alcalde no le gustaba que yo estuviera denunciando las interrupciones en los servicios de agua y energía, por eso intervino la emisora comunitaria a mediados del año pasado y puso al frente a unos muchachos nuevos que fueron los que me dijeron que ya no era bienvenido".

Traté de ponerme en contacto con el alcalde de Arauquita. Lo llamé más de diez veces y le envié un mensaje de texto, pero no logré contactarlo para que me diera su versión.

Tras su expulsión de Arauquita Estéreo, Jesús Humberto Mejía decidió alquilar un espacio en una emisora situada en el caserío venezolano de La Victoria, para seguir emitiendo su programa, Notifrontera. A pesar de hacer su noticiero en suelo venezolano, la audiencia de Mejía sigue siendo en su mayor parte colombiana. "El 90% de la población de la frontera está del lado colombiano y ellos son los que oyen mi programa".

Jesús Humberto Mejía transmitiendo desde Arauquita en 2009

A pesar de haber encontrado condiciones más favorables en La Victoria, Mejía aún tiene que responder a ciertos intereses locales. "Esa es una emisora pública del Estado venezolano así que yo me curo en salud; en cada noticiero incluyo dos noticias favorables al gobierno de Maduro y una a la oposición, de ahí en adelante hago mi noticiero tranquilo con noticias locales".

Yo me curo en salud; en cada noticiero incluyo dos noticias favorables al gobierno de Maduro y una a la oposición, de ahí en adelante hago mi noticiero tranquilo con noticias locales.

El hecho de tener que cruzar a diario la frontera no implica una gran dificultad para Mejía "Son diez minutos en canoa y luego unas tres cuadras a pie". La distancia entre las dos poblaciones es tan corta que Jesús Humberto entra y sale de Colombia varias veces al día "A las seis de la mañana cruzo la frontera para hacer el noticiero, después de eso me devuelvo y a las nueve vuelvo cruzar para hacer otro programa". Adicionalmente, Mejía ha contado con el apoyo Ematriconsar y la Junta Parroquial, encargadas del transporte fluvial en Colombia y Venezuela respectivamente. "A mí me conocen en la frontera y por eso la gente encargada del transporte no me cobra el paso, son cuatro mil pesos al día que me ahorro". Incluso cuando hay paro fronterizo y cierran la frontera, Jesús Humberto se las arregla para llegar a la emisora: "yo igual me consigo algún canoero que me ayude a pasar. Eso sí, arriesgando mi vida".

A pesar de que alquilar espacios radiales es mucho más barato en Venezuela, hacer radio fuera del país le ha traído a Mejía dificultades de financiación "Aquí me sale más barato el espacio, pero también es más difícil conseguir el dinero para hacer el programa". Hay que tener en cuenta que la mayoría de emisoras rurales en Colombia depende de la pauta de alcaldías, secretarías, institutos y demás organismos del estado para financiarse, de ahí que muchas se cuiden de no cometer el 'pecado' de Jesús Humberto: patear la lonchera. "Por estar en una emisora venezolana ya no puedo recibir pauta del Estado Colombiano y eso hace que cada mes tenga que moverme bastante para conseguir otros anunciantes y poder pagar los costos del programa".

En cuanto a las presiones de la guerrilla, el otro gran 'coco' de los periodistas araucanos, Jesús Humberto no ha sentido mayor diferencia del otro lado de la frontera "Ellos hacen presencia a ambos lados así que da lo mismo de que lado esté. Aquí en Arauca hay temas, como el narcotráfico o el contrabando, que los periodistas no podemos tocar".

Fuera de lo anecdótico, el hecho de que un periodista colombiano tenga que ir a un país que es percibido como un violador sistemático de la libertad de expresión para ejercer su oficio, evidencia la difícil situación que viven los periodistas colombianos en Arauca. Según la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP), en todo el departamento trabajan entre 70 y 80 periodistas, la mayoría de ellos empíricos. Sólo un 20% de estos periodistas reciben un salario superior al mínimo mensual, los restantes ganan entre 200 y 300 mil pesos al mes, una cifra muy baja que deben completar vendiendo pauta en sus programas por su propia cuenta. Arauca también es el departamento con más agresiones a periodistas por parte de la guerrilla con 36 afectados a lo largo del 2014.

A pesar de llevar varios meses haciendo su programa desde Venezuela, Jesús Humberto Mejía guarda la esperanza de recuperar su lugar en la emisora local una vez José Rodrigo Diaz Guillén termine su periodo como alcalde en diciembre de este año "Espero que la nueva administración que llegue sea más justa y me permita regresar a Arauquita Estéreo".

Siga a Sebastián en Twitter como @unacuentadenada