FYI.

This story is over 5 years old.

Defensa y seguridad

¿Van los estados europeos a establecer la 'democracia militar'?

El anuncio del presidente de Francia de ampliación del estado de emergencia culmina un proceso de militarización de la seguridad doméstica que se reproduce en otros países de la Alianza Atlántica. España es uno de ellos.
17.11.15
Foto di YOAN VALAT/EPA
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

La excepción deviene norma. El ejército abandona los cuarteles de la Unión Europea (UE) para meterse en las comisarías, y la policía, cada vez más, asume atribuciones propias del estamento militar. Los ejércitos en las calles pueden dejar de ser una rareza, sobre todo después de estos días, tras los atentados de París.

En la comparecencia del pasado lunes el presidente de la República francesa, François Hollande, emplazó a su primer ministro a "no perder ni un minuto" para que se amplíe durante tres meses el estado de emergencia. Este régimen implica la movilización de los militares y les da atribuciones propias de la seguridad interior.

Publicidad

"Cuando hay una guerra extranjera hay muchas competencias transferidas del estamento civil al estamento militar", declaró Hollande, quien anunció cambios constitucionales para retirar la nacionalidad a los condenados por terrorismo y su voluntad de requerir una respuesta conjunta en Siria en el Consejo de Seguridad de la ONU. "Francia está en guerra", afirmó.

No es la primera vez que el estado francés apela al ejército para enfrentar problemas domésticos. En el año 2005 el entonces primer ministro, Dominique Villepin, movilizó a 1.500 reservistas y proclamó el toque de queda para todo mayor de 15 años tras el estallido de violencia en las periferias francesas. Esta ley de excepción de 1955 se había aplicado a mediados de los 80 en el archipiélago francés de Nueva Caledonia.

Dos años antes de estos sucesos, en 2003, la OTAN publicó el informe Urban Operations in the Year 2020, en el que el teatro de operaciones pasaba de estar emplazado en ciudades como Raqqa o Gaza a localidades francesas como Le Havre, Rouen, Evreux o Dieppe.

Enemigo a las puertas: España, ¿primera línea de combate de la OTAN?. Leer más aquí.

"En algún momento el nivel de violencia no será solo emplear un kalashnikov o poner una bomba, sino que pueden aparecer facciones o grupos que contesten el territorio sin gobierno en estados europeos, lo mismo que lo hacen en el Norte de África o en Oriente Medio", declara a VICE News Félix Arteaga, investigador en políticas de seguridad y defensa, conflictos armados y asuntos estratégicos del Real Instituto Elcano.

Publicidad

"Este es un escenario por venir, pero los estudios conceptuales de guerra ya están avanzando la posibilidad de que las fuerzas armadas, en apoyo a las fuerzas de seguridad interior, asuman ese estrato de alta intensidad en la que hay que utilizar medios de los que solo las fuerzas armadas disponen", asegura Arteaga.

"O nos dotamos de fuerzas con un mayor nivel de intensidad, tipo carabinieri o gendarmería, o dotamos a las fuerzas policiales de algún medio de mayor potencia para hacer frente a este tipo de cosas, o le pedimos al ejército que intervenga. Es una cuestión que cada país decide cómo hacerla y relacionada con su cultura estratégica", agrega el investigador.

Hoy a las políticas securitarias se las denomina homeland security, pues exigen intervenir en las causas globales que contribuyen a materializar las amenazas internas. Lo acaecido en París es un ejemplo claro de ello y de ahí la importancia de la Alianza Atlántica, cuyos países intensifican año tras año la cooperación entre ellos. La colaboración en materia de ciberseguridad es solo un ejemplo de esta tendencia.

La exportación de armas da un empuje a la economía española — ¿Pero a qué precio?. Leer más aquí.

"La policía va cogiendo, cada vez más, atribuciones propias de los militares y no de las anteriormente conocidas como policiales. Se están militarizando algunas maneras de hacer de las policías, algo que se ve en su uniforme y en las armas que utilizan. Y con una forma de actuar cada vez más parecida a la del ejército. Esto interfiere en la percepción del ciudadano como una persona sujeta a derecho y se habla en términos de 'enemigo', algo que ya vemos en la policía antidisturbios", opina a VICE News Jordi Calvo, del Centro Delás de Estudios por la Paz, sobre el devenir un cuerpo policial del Ejército y la creciente militarización de la policía.

Publicidad

El investigador del Real Instituto Elcano recuerda que España ya derivó recursos militares hacia las Islas Canarias en 2006 para ayudar a la policía a contener la crisis migratoria de los llamados "cayucos". El constante degoteo de muertes en el Mediterráneo de la pasada primavera volvió a implicar la movilización de recursos militares.

"La cuestión migratoria ha dejado de ser una cuestión de interior para devenir una cuestión del Ministerio de Defensa", declaraba entonces el director del Instituto de Derechos Humanos de la Universidad de Valencia, Javier de Lucas, en un momento en el que estaba encima de la mesa del Consejo de Seguridad una intervención militar en Libia para parar la llegada de migrantes.

"Hoy una parte de los ejércitos, cuando el armamento y las amenazas son muy diferentes, ya no tiene utilidad. Eso genera un coste en su día a día. Muy probablemente las leyes de seguridad de un país estén pensadas para dar respuesta a la recolocación de este estamento para que asuma funciones de seguridad interna. Hoy es muy difícil encontrar en las conceptualizaciones de las amenazas alguna que conlleve una respuesta militar tradicional. Seguimiento, tratamiento de datos… Cuestiones que siempre han correspondido a la policía", explica a VICE News Jordi Calvo de Delas los motivos que, para él, podrían tener las democracias europeas para ampliar su presencia en la vida pública.

"Es una incongruencia reconocer que las amenazas militares no precisan de una respuesta militar tradicional, pues implica aceptar que responder a ellas no necesitaría al ejército. Esta será la tendencia. El Ejército es un lobby en sí mismo que tiene una gran influencia a la hora de estar en una mesa al lado del Presidente. Ahora mismo habrá una mesa en la que estará el Ministro de defensa, el de exteriores y el de Interior y muy probablemente estarán los principales cargos del Ejército español. Estos análisis les obligan a legitimar su función, su poder y su cargo", concluye Calvo.

Mira el documental de VICE News Juegos de Guerra: la guerra urbana de Israel:

Sigue a Quique Badia en Twitter: @qbadiamasoni

Sigue a VICE News en Español en Twitter: @VICENewsES