Cambio climático

El vertedero más grande del mundo es una bomba de relojería

Leonardo DiCaprio compartió en su Instagram una imagen del lugar y nosotros nos hemos acercado a investigar.

por Annisa Nurul Aziza; fotografías de Muhammad Ishomuddin; traducido por Jade Poa, y Álvaro Alarcón Bermejo
18 Octubre 2019, 3:15am

Publicado originalmente en VICE Indonesia.

La “montaña”, que se puede ver desde lejos, recibe a sus visitantes con una nube de moscas y un olor punzante. Los camiones hacen fila desde por la mañana hasta por la tarde y traen al vertedero toda la basura generada por los residentes de Yakarta, la ciudad más grande de Indonesia. Bantargerbang es literalmente una montaña de mierda.

En septiembre de 2019, el actor de Hollywood y activista medioambiental Leonardo DiCaprio compartió en Instagram una foto bastante dolorosa de la cuenta @natgeo que mostraba el vertedero de Bantargebang en Indonesia, calificado como el más grande del mundo. En la foto, unos recolectores de basura, conocidos localmente como pemulung, se ganan la vida en un mar de plástico y deshechos.

Mucho antes de la publicación de Leonardo, ya se había denunciado que Bantargebang no sería capaz de alojar más basura. Cada día, este lugar recibe entre 6500 y 7000 toneladas de basura. A falta de un método viable para procesar toda esta basura, es probable que el vertedero se cierre en 2021.

1569216226679-DSC08279
Debido al influjo masivo de residuos, se piensa que el vertedero de Bantargebang no sobrevivirá después de 2021

VICE ya había hecho un documental sobre los residuos plásticos en Indonesia, pero es difícil imaginar lo mal que está la situación. Por ello, nuestro corresponsal en Indonesia ha viajado a Bantargebang para ver qué está ocurriendo en el basurero más grande del mundo.

La cola de camiones llegaba desde la carretera hasta la puerta de entrada al vertedero que se encuentra en Ciketing Udik, Bekasi, al sur de Yakarta. Los camiones que vienen de la capital no tardan demasiado en pasar por la báscula y deshacerse de toda la basura que portan.

Algunos informes de 2018 decían que la fortaleza de basura medía unos 40 metros de altura. Edi Sudrajat, un basurero, dijo que allí no llegaba basura de otros sitios.

Los recolectores de basura, que escalan la frágil montaña de residuos, parecen conocer cada rincón y los lugares donde no pisar, como si fuera el jardín de su casa.

Pero muchos de los residuos apilados están húmedos o mojados y es fácil resbalar mientras caminas. Si uno de los recolectores resbala y se cae, es una muerte casi segura.

1569216261790-DSC08186
Los recolectores de basura tardan apenas unos minutos en bajar la montaña de 40 metros

Un recolector de basura de 53 años que lleva viviendo de Bantargeband durante 6 años, también llamado Edi, a menudo busca lonas usadas.

Cuando VICE le preguntó cómo sube a la cima, Edi, que como muchos Indonesios solo utiliza un nombre, dijo que hay hendiduras donde se puede pisar, pero es bastante común resbalarse y caer sobre algo afilado. Nos contó que la última vez que alguien murió en un accidente fue en Enero de 2017, cuando un recolector murió asfixiado por un derrumbe de basura.

“Resbalamos bastante, especialmente cuando llueve. Ahora es verano, pero normalmente esto no está así en la época de lluvias”, dice Edi. “Paramos [cuando llueve]. Tenemos mucho cuidado de dónde pisamos. Cuando soplan vientos fuertes, bajamos de la montaña”.

El flujo incesante de camiones que vienen y van deja un tufo que se queda en el aire con el que los recolectores, muchos de los cuales viven en el vertedero, tienen que lidiar a diario. Un taxista que vive cerca del vertedero le contó a VICE que el olor es mucho peor por la tarde, cuando se puede expandir a docenas e kilómetros.

Bantargebang todavía funciona con un sistema de tirado a cielo abierto, en el que la basura se deposita sin distinción en cualquier área disponible. Sin embargo, las leyes indonesias prohíben este práctica tan peligrosa pues se pueden originar derrumbes y liberar sustancias químicas tóxicas. Por ejemplo, la sobreexposición al metano que emiten los residuos orgánicos puede ser un problema grave para la salud –incluso causa de muerte– además de ser perjudiciales para el medioambiente. El metano contribuye de manera directa al cambio climático ya que puede absorber 34 veces más calor que el dióxido de carbono en un periodo de 100 años.

Sudrajat dice que los habitantes del lugar reciben 900 000 rupias indonesias (57 €) como compensación, que se conoce como “dinero apestoso”, cada tres meses —el precio de renunciar a su derecho de respirar aire limpio.

1569216289098-DSC08240
Habitantes de Bantargebang que viven entre basura

No importa la estación, la vida de los recolectores de Bantargebang es muy dura. El aire lleno de polvo puede poner en peligro al sistema respiratorio y deteriorar la visión. Las corrientes de aguas residuales causadas por los deshechos húmedos propician la aparición de enfermedades como la diarrea.

Además, la calidad del agua en la zona es cuestionable. No existe ningún garante de que sea potable, a pesar de que se han construido pozos artesianos para suplir la demanda de agua de los residentes. Mientras que algunos usan los pozos sin miedo, otros se preguntan si las aguas residuales se cuelan en los pozos. Sudrajat, que se pasa el día en el vertedero, no se fía del agua.

Aún con todo, el mayor problema sigue siendo el exceso de deshechos. Es una bomba de relojería que podría estallar en cualquier momento. Tras darse cuenta de lo crítica que era la situación, el ministerio de medioambiente de Yakarta comenzó a adoptar medidas para contrarrestar el problema.



Uno de los planes puestos en marcha es un proyecto para la construcción de una planta de generación de energía de residuos junto con la Agencia Indonesia de Investigación y Tecnología Aplicada (BPPT). Según los medios locales, se comenzó con el proyecto piloto en marzo de 2019 de una planta capaz de procesar 100 toneladas de basura en un día, produciendo 700 kWh. Una planta de energía termal que puede encargarse de “la mezcla de residuos que contienen un alto nivel de material orgánico, humedad y niveles bajos de calorías”, según Hammam Riza, director de la BPPT.

La planta funciona con un incinerador que, según Riza, es respetuoso con el medioambiente. La web de la BPPT explica que la planta de Bantargebang está equipada con tres componentes esenciales que minimizan el impacto medioambiental.

1569216312469-DSC08152
Los recolectores no tienen acceso a un sistema sanitario eficiente

Primero, el búnker es básicamente un depósito de residuos equipado con una plataforma, una grúa, y un horno para la incineración, que permite quemar deshechos a temperaturas por encima de los 850 grados centígrados. Esto minimiza la expulsión de substancias tóxicas como las dioxinas y el furano.

La planta también dispone de un controlador de contaminación aérea que filtra las partículas dañinas del gas que esta produce. El último componente es una unidad de pretratamiento que separa los residuos que no pueden ser incinerados, como el metal, el cristal, las rocas o los tóxicos.

La planta todavía está en pruebas y Riza espera que el proceso de incineración no emita ninguna partícula dañina al aire. VICE se puso en contacto con la BPPT para averiguar los resultados de las pruebas, pero no hubo respuesta.

Algunos defensores del medioambiente creen que la planta no es la forma más eficiente de lidiar con el problema de Yakarta y afirman que acabará causando más daño de lo que asegura la BPPT. Ahora, piden al gobierno que demuestre que el lugar es adecuado para construir la planta y que conciencie al público de los riesgos para la salud antes de abrirla oficialmente.

Fajri Fadhillah, un investigador jurídico de la División de Control de Contaminación y Daños Medioambientales del Centro Indonesio de Leyes Medioambientales (ICEL), dice que nunca se llegó a ver un análisis del impacto medioambiental del piloto de la planta medioambiental. “La BPPT y el gobierno de Yakarta dicen que han llevado a cabo un estudio del impacto en Bantargebang, pero en ninguna de las páginas web de ambas instituciones, donde debería estar la información, se han publicado los estudios. Debería ser información pública”, dijo Fadhillah.

Muharram Atha, un portavoz de Greenpeace Indonesia, explicó que la mitad de los residuos, que son domésticos o orgánicos, no son aptos para la incineración. Dwi Sawung, portavoz del Foro Indonesio para el Medioambiente (Walhi), explicó que el proceso de incineración no atiende a un criterio vital: el problema de los desechos tóxicos.

La basura mojada, según Atha, es más difícil de incinerar y necesita pasar por un preproceso antes de ser incinerada. Además, el incinerador necesita gasolina para un resultado óptimo.

“Una planta como esta necesita un área para almacenaje, al igual que para los restos de la incineración. Se le llama “ceniza voladora” o “ceniza de fondo”, explica Fajri. La planta por sí sola no puede almacenar residuos durante demasiado tiempo, por el bien de la gente y el medioambiente. “Las cenizas necesitan un proceso extra, un trabajo que sólo un puñado de centros de gestión de residuos pueden llevar a cabo”.

The Conversation Indonesia declaró que, puesto que la planta es termal, puede emitir dioxina que a su vez puede causar cáncer, problemas reproductivos y de desarrollo, enfermedades del sistema inmunitario y trastornos hormonales.

Finalmente, tanto Atha como Fajri dijeron que la solución más apropiada es reducir el volumen de desechos que los indonesios producen. Las industrias también deberían esforzarse en crear productos que generen menos residuos. Y una solución incluso mejor sería dejar de usar bolsas de plástico de un solo uso para siempre.

Es vital que los residentes dejen de desperdiciar comida y reciclen en sus casas para facilitar el proceso —porque una vez que la basura acaba en una montaña, es casi imposible de reprocesar.

“A estas alturas, usar menos plástico no va a resolver el problema por completo. Si no tenemos cuidado, puede que se acabe convirtiendo en una prohibición”, dijo Fadhillah.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.

Regístrate en nuestra nueva Newsletter bisemanal en inglés "Climate Coverage Now" en la que agruparemos nuestros mejores artículos sobre el cambio climático y sus consecuencias.

Este artículo se publicó originalmente en VICE ID.

Tagged:
indonesia
Basura
mierda
capitalismo
contaminación
vertedero
medioambiente
Yakarta
deshechos