Salud

Un optometrista responde a todas tus preguntas sobre los lentes de contacto

La mujer que tenía 27 lentes de contacto en un ojo no sabía ni la mitad de esto.
DS
traducido por Daniela Silva
20.7.17

Este artículo se publicó originalmente en Tonic, nuestra plataforma dedicada a la salud.

Cuando leí sobre la mujer que tenía 27 lentes de contacto en el ojo derecho, me pasó lo mismo que a todos los que usamos lentes de contacto: mi cuerpo entero se estremeció.

El caso, que se publicó en un número reciente de la revista médica BMJ con el título inofensivo: "Lentes de contacto retenidos", cuenta la historia de una mujer británica de 67 años que llegó al hospital para una cirugía de catarata de rutina. Ahí fue cuando los cirujanos descubrieron una "masa azulada" de 27 lentes unidos por el moco en su ojo derecho.

Publicidad

Surgieron muchas preguntas sobre esta historia. ¿Cómo caben 27 lentes en un ojo? ¿Por qué no tenía en el ojo izquierdo? Pero para mi que he usado lentes de contacto desde los 11 años, mi primera reacción fue: pude haber sido yo.

Cualquiera que haya usado lentes de contacto se identificara con esto: te quedas dormido por borracho o cansado o por las dos, y te despiertas entrecerrando los ojos sin poder ver. ¿Te quitaste los lentes de contacto antes de dormir? Quién sabe, pero ahora tienes que jugar a encontrar el lente en tu ojo sin rascarte la cornea.


Relacionados: A esta mujer le sacaron 27 lentes de contacto del ojo derecho


Entonces, ¿qué tan probable es que todos podamos terminar como la mujer de 67 años en el Reino Unido? ¿Podrías tener 27 lentes en tu ojo derecho sin saberlo?

"Encontré tres lentes desechables en el ojo de un anciano durante un chequeo de rutina, pero 27 es algo extremo", dice Ceri Smith-Jaynes, una portavoz de la Asociación de Optometristas y optometrista. "Ocasionalmente, alguien se puede poner dos, uno encima del otro, y se preguntará por qué su visión está borrosa".

Según Smith-Jaynes, los síntomas más comunes de dejarte los lentes puestos son: tener los ojos secos, cansados, y rojos, e irritación. También depende del tipo de lente y su material, incluso hay algunos lentes de lujo diseñados para un uso prolongado que se pueden usar durante la noche.

Sin embargo, advierte, "la mayoría no está diseñada para esto y te los debes quitar por la noche para evitar que la córnea se quede sin oxígeno, lo cual provoca que la córnea se inflame ligeramente y veas borroso, un efecto temporal".

Publicidad

Añade: "Un lente se puede pegar a la córnea y es difícil que te lo saques por la mañana y también incrementa el riego de contraer una infección. El usuario corre el riesgo de una úlcera ocular que puede ser dolorosa y en casos extremos puede ser una amenaza para la vista".

Afortunadamente, la mujer en el caso BMJ no desarrolló una infección ocular grave ni perdió la vista. Pero ¿qué hay de la historia de terror que todos los que usamos lentes de contacto hemos oído –en la que un tipo que se quedó dormido con sus lentes de contacto tuvo que ir al hospital para que se los sacaran por atrás de su globo ocular?

Fotografía de Gillian Vann vía Stocksy

"Los lentes no se pueden ir atrás del ojo", dice Smith-Jaynes. "Hay una membrana llamada la conjuntiva que cubre lo blanco del ojo y se dobla hacia atrás sobre la parte posterior del párpado, formando un bolsillo. Un lente sólo se puede resbalar por debajo del parpado de arriba o de abajo dependiendo de tu pliegue".

Uf. Entonces, ¿qué pasa si por accidente te pones un lente mientras tienes otro adentro?

"En algunos casos no pasa nada, pero es probable que sientas que el lente te lastima. Puedes sacártelo tu o que se salga solito o tal vez te lo tenga que quitar un optometrista. Otra vez el riesgo de contraer una infección aumenta si se queda ahí por mucho tiempo, pero por lo general no pasa nada aparte de que te incomode".

Según Smith-Jaynes, todo depende del quién los use y de su fisiología única. De hecho, el BMJ especula que los ojos profundos de la mujer ayudaron a proporcionar un cubículo óptimo para que se perdieran ahí los lentes. Esto significa que varía de persona a persona.


Relacionados: ¿Qué pasa si nunca me cambio los lentes de contacto desechables?


Por lo tanto, siempre asegúrate de ir a que te chequen regularmente para saber cuánto tiempo te puedes dejar los lentes puestos. "Depende de la calidad del lente y la calidad de las lágrimas que cubren el ojo del usuario en particular", explica. "Tu optometrista te dirá que es lo mejor para ti de acuerdo con tus ojos, algunas personas se los pueden dejar todo el día, otras solo por unas horas".

Y por el amor de Dios, acuérdate de quitártelos antes de acostarte.