Intelligent Dance Music le debe a 'IDM List' su nombre y legado nerd
Foto cortesía de Alan Parry

Intelligent Dance Music le debe a 'IDM List' su nombre y legado nerd

Músicos y fans miran por el retrovisor el nicho online que crearon hace 25 años y cómo este perfiló el dance que no era para bailar.

En 1993, los melómanos Alan Parry y Brian Behlendorf crearon un foro en Internet donde se registró por primera vez el término "intelligent dance music". El sitio que llevaba por nombre IDM List —pensado para que las personas discutieran la compilación Artificial Intelligence de Aphex Twin con el sello Warp de 1992 y cualquier otro tipo de electrónica introspectiva—, se volvió una adicción para fans y artistas (Darren Emerson de Underworld y Jon Drukman de Ultraviolet Catastrophe eran usuarios regulares). No cumplía todavía un año IDM List y ya la disquera Warp metía algunos de los mensajes del sitio en el arte de la segunda compilación Artificial Intelligence.

Publicidad

Los fans del IDM hicieron usos ingeniosos de la web 1.0 para comunicarse a través de lo que llamaron "vrave", un sistema de chat raver donde /H significaba "un abrazo" y /S significaba "besos". Muchas veces hacían vraves en sus fiestas, a través de computadoras que conectaban con otros ravers a miles de kilómetros. Aún así, IDM tiene un legado complicado. Casi nunca se habla de los fans de este género y cuando sí, es para menospreciarlos. El nombre del subgénero no desapareció, pero ha sido criticado por artistas, periodistas y hasta usuarios de List. Algunos dicen que la supuesta complejidad del IDM no lo hace más "inteligente" que cualquier otra forma de música dance (igual hay algo complejo acerca de "Xtal", la canción epítome del género).

Otros cuentan que la mayoría de artistas que aparecían en List eran hombres y blancos. Entre más lo mires, la historia del IDM —que le debe mucho a los artistas de Detroit como Derrick May, Kenny Larkin y Gerald Donald— más se parece a la historia del rock'n'roll: música de negros que se populariza por músicos blancos. ¿Qué piensan los usuarios de IDM List del foro hoy en día? ¿Eran melómanos que se volvieron en un chiste interno serio? ¿Y Richard D James alguna vez se inmiscuyó en esos mensajes como dice el mito? Me puse a preguntar para encontrar estas respuestas.

Alan Parry, cofundador de List

¿Quién apareció con el término "IDM"? Creo que es Brian Behlendorf, jaja. Es increíble como 25 años después ojeo una revista y leo acerca del IDM, que surgió en una discusión en el cuarto de Brian. Nosotros nos "conocimos" en internet, virtualmente, y después fui a San Francisco donde discutimos la creación de IDM List. Incluso en el inicio de la historia de Aphex Twin, estuvo el misterio de quién era él y de dónde era. Quería saber quienes estaban haciendo estas canciones. La única forma para darme respuesta era conectarme con otras personas y hablar con ellas.

Publicidad

La música era mi vida. En el barrio donde yo vivía en Baltimore, hacíamos fiestas con personas como Autechre y μ-Ziq. Hasta hicimos un álbum en un punto: los usuarios de List mandaban sus tracks que se ponían en votación, los mejores entraban en el CD. Recuerdo dárselo a los chicos de Autechre y lo menospreciaron un poco [risas]…

El tema de raza o género nunca fue tan relevante. Mucho del IDM no tenía rostro, ese era el punto, ¿no? Las portadas de los discos rara vez mostraban humanos de algún tipo. Tal vez hicieron una decisión consiente de no mostrar quiénes o de dónde eran.

Jon Drukman, artista (Ultraviolet Catastrophe, Bass Kittens) y ex miembro de List

Era totalmente adicto a IDM List. Era un club exclusivo. No tenías YouTube o Spotify; si querías entrar, tenías que irte a mirar estantes en Tower Records o tiendas especializadas de DJ. No tenía idea de cómo se veían los otros chicos de List o cómo era su voz: lo único que teníamos era palabras en una pantalla y un amor compartido por una música esotérica. Hablar de ello se sentía importante, valioso.

Obviamente muchos de los pioneros del house y el techno eran negros. Por alguna razón, en la primavera del IDM los músicos y oyentes eran blancos. La web para ese entonces no existía. Estar en internet no era fácil. No había Google para ayudarte a encontrar List. Tenía que ser algo de boca a boca en su mayor parte y si tu eras un nerd blanquito, la mayoría de tus amigos serían nerds blanquitos.

Publicidad

El nombre fue siempre un poco maldito. Un puñado de chicos blancos con computadoras llamando "su" música dance "inteligente" era sospechoso. De lo que recuerdo a la gente le gustaba Riz Maslen, Mira Calix y Andrea Parker. Había una guerra alrededor de Björk y "cómo se atrevía ella" a desintegrar LFO, pero no creo que fuera motivado por el sexismo. Igual, como un chico nerd blanco no estoy equipado para juzgar eso correctamente.

Simon Reynolds, autor de Energy Flash ex suscriptor a IDM List

Yo llegué a IDM List mucho después de su aparición, a finales de los noventa creo, pero no como participante - en verdad como un observador, monitoreando una subcultura y su discurso. No creo que sea injusto describirla como muy de blancos y muy de hombres. Es difícil decirlo con tantos alias que había, pero se podía sentir, ¿no? Además la cultura de los fans de IDM era un reflejo de los artistas: hombres y blancos.

A mí me gustaba mucho el IDM, le hacía reverencia a Aphex, Luke Vilbert, Oval et al, pero sentía que la cultura de los fans tenía una superioridad equivoca basada en muy poco. Aristas como Squarepusher no hacían algo más allá con la ciencia del breakbeat que no hubieran hecho 4hero, Omni Trio, Goldie y docenas de otros productores de jungle y hardcore años antes.

Autechre hacían beats anti groveros novedosos pero imposibles, fisicamente, de bailar. Qué tan crucial era esto dependía en que tanto valor le dabas al grove y al baile. Los fans no ponían nada de "baile" en el "intelligent dance music". La música que era funcional -para bailar- era considerada de alguna manera menos que la música no tan funcional y puramente experimental o atmosférica. Parecía una subcultura nerd, más feliz en casa con un montón de sonidos raros que afuera en el los espacios colectivos sociales de raves y clubes.

Publicidad

Creo que es un termino problemático, pero el género y su discurso son hechos sociales y realidades históricas -creo que intentar borrar eso es un impulso extraño. También se produjo buena música que trascendió cualquier miedo por la forma en que los fans y la crítica lo veía.

Mike Brown, curador de contenido de Hyperreal y miembro de List

Hasta en el 93 la palabra "IDM" no era algo que nos tomáramos seriamente. Solo eran tres letras sin un significado particular más allá de la forma en la cual nuestra pequeña comunidad nerd se refería al tipo de música dance que nos gustaba. Nadie buscaba crear el nombre de un género o decir que los artistas y fans eran genios.

¿Recuerdan lo temerario que sonaba todo ese rave hardcore techno antes? ¿O el sonido más de club para mover el culo del house? Bueno, como los punkeros amaban el punk, nosotros amábamos esa música "tonta"; nosotros movíamos el culo a ese ritmo. Pero al mismo tiempo algunos de nosotros amábamos esa otra, "no tan tonta", música que era más experimental, menos bailable.

Por un lado, a todo lado que he ido, entre fans, promotores y DJs, parecía que la diversidad no fue nunca un problema -de todas maneras dudo para afirmarlo hoy. Al menos, todos los que he conocido trabajaron y trabajan para ser lo más inclusivos posible. Por el otro lado, no soy ciego. La demografía de los discos IDM que teníamos mostraba que fueron bien recibidos en los 2000. Creo que el "por qué" de la falta de representación, en el pasado y en el presente, debe ser dirigido a las personas en esas comunidades. La gente debería estar más interesada en lo que tiene que decir Carl Craig o Mira Calix que en lo que yo podría decir.

Publicidad

Mira Calix, artista firmada de Warp

Yo diría que las personas en IDM List eran hombres jóvenes blancos en su mayoría, pero para entonces la música representaba eso mismo. Yo era la única mujer artista en Warp. Debemos y podemos ser críticos de eso, pero al mismo tiempo si el sello discográfico no sacaba mucha música hecha por mujeres, los niños no iban a hablar de la música hecha por mujeres.

Mi sello no era un medio ambiente hostile, era solo una falta de mujeres buscando lugar y falta de oportunidades. No era una cultura del mero macho. De lo que sé, List no era particularmente mero machos; creo que era algo más geek. Ese es un rasgo un poco más masculino: lamento decirlo. Eso no significa que las mujeres no escarben en los discos -obviamente, estás hablando con una chica que es una geek o sino no estaría haciendo esto [risas], pero creo que es justo decir que casi siempre son más los hombres…

Antes habían muy pocas mujeres sacando música o presentándose -muy pocas- y todavía lo son. Olvídense del género: eso pasa desde el maldito drum and bass hasta en las sinfonías. Vemos mujeres muy montadas en la música como Beyoncé y Rihanna entonces pensamos que las cosas se balancearon, pero actualmente las mujeres son una minoría en la industria, aún 20 años después.

No creo que nadie en Warp se sentara a ver List; no éramos lamesuelas ni mansos. Lo que se apreciaba era el apoyo, porque eso creó una cultura, una escena, una nueva forma de comunicarse: gente en línea, esa era la primera red social. No sabía nada de los mini-raves -¡eso es muy cool! Creo que eso no pasaría con una banda de rock. Porque la música era hiper-experimental y tenía una conexión con la tecnología atraía a ese mismo tipo de personas.

Recuerdo algunos artistas en Warp retractándose, diciendo "¿IDM?, suena pretencioso?", pero mirando en el retrovisor, solo era un nombre Como llamar algo garage o house. ¿Acaso Richard [D James] usó la lista? [risas] ¿Tú qué crees? Algunos artistas en List eran visibles y otros eran invisibles…