Lo que vimos en Charlottesville durante las protestas
protestas

Lo que vimos en Charlottesville durante las protestas

Las cosas se salieron de control mucho antes de que un coche arrollara a una multitud de personas.

Mi fotógrafa y yo llegamos al Emancipation Park en Charlottesville, Virginia, aproximadamente media hora antes de que el movimiento Unite the Right empezara sus actividades, pero las cosas ya habían comenzado a salirse de control.

Los contramanifestantes arrojaron pintura y tinta a los nacionalistas blancos. Este coche de policía fue un daño colateral:

Los combatientes usaron aerosol de pimienta, y los médicos voluntarios se apresuraron a ayudar a la gente que estaba gritando en agonía:

Publicidad

Después de que la policía del estado de Virginia obligara a todos a dispersarse, los nacionalistas blancos marcharon cerca de un kilómetro y medio al McIntyre Park para planificar su siguiente movimiento:

Los contramanifestantes sostuvieron letreros caseros para saludar a los nacionalistas blancos mientras caminaban por las calles de Charlottesville con los policías antidisturbios a sus espaldas:

Los racistas no parecieron disuadidos por todas las personas que demostraron su repudio:

La gente no despejó las calles incluso cuando comenzaron a arrojar bombas de humo:

La gente de ambos bandos llevaba todo tipo de armas, desde bates de metal de beisbol hasta palos de hockey y rifles de asalto. No estaba claro dónde ni cuándo podría estallar el enfrentamiento:

Eventualmente llegó la Guardia Nacional para contener la situación:

Los nacionalistas blancos seguían merodeando ominosamente en la parte trasera de las camionetas, algunos de ellos con cascos adornados con La rana Pepe:

De vuelta en McIntyre Park —que se había convertido en el campamento base de la derecha alternativa (alt-right)— los médicos voluntarios trataron a los extremistas de derecha que estaban heridos:

Minutos más tarde, se produjo una tragedia en el lugar donde se habían reunido los contramanifestantes. Un Dodge Charger embistió a una multitud, atrpellando gente y causando caos. Una mujer murió y otras 19 personas resultaron heridas.

Publicidad

Los miembros de la multitud ayudaron a quienes fueron atropellados —y aún podían caminar— a salir del enfrentamiento. Otros se tomaron de la mano y comenzaron a orar. Frente a una tragedia como la del sábado, ¿qué más se podía hacer?

Sigue a Jessica Lehrman en Instagram y a Allie Conti en Twitter.