Actualidad

Saber mentir es señal de inteligencia, según estudio

No lo digo yo, lo dice la ciencia.
SJ
Mumbai, IN
DS
traducido por Daniela Silva
30.6.21
mentir es señal de inteligencia según la ciencia
FGetty 

Al parecer las personas que tienen la capacidad y habilidad de mentir e inventar cosas durante una conversación son más inteligentes, según una nueva investigación.

En un estudio publicado en la revista Evolutionary Psychology, los investigadores encontraron que las personas que saben cómo inventar explicaciones para varios conceptos tienden a ser más inteligentes que aquellas a las que se les dificulta hacerlo. Sin embargo, el estudio también llegó a la conclusión de que aquellos que son buenos para mentir no necesariamente lo hacen con frecuencia.

Publicidad

Los investigadores utilizaron a 1.017 participantes en dos estudios donde analizaron las correlaciones entre las habilidades cognitivas, la disposición de mentir y la capacidad de hacerlo bien.

A los participantes en la investigación se les mostraron diez conceptos y se les pidió que los calificaran en una escala del uno al cinco, desde "nunca he oído hablar de eso" hasta "Lo conozco bien, entiendo el concepto". Seis de estos diez conceptos, como la selección sexual o la teoría de la relatividad general, eran reales, y cuatro eran inventados. Luego midieron la disposición a mentir basándose en los datos obtenidos de quienes afirmaban saber algo sobre estos conceptos ficticios.

Para determinar la capacidad de mentir, se le pidió a un grupo de 534 participantes que inventaran una explicación convincente para cada uno de los conceptos, sin importar si estas explicaciones eran ciertas o no, solo tenían que ser creativos y convincentes al idearlas.

Luego, se le pidió a otro grupo de participantes, llamados "evaluadores de mentirosos", que calificaran cuán precisas o satisfactorias eran las respuestas dadas por los encuestados del primer grupo, en una escala del 1 al 5. Esta escala variaba de "nada preciso" a "muy preciso" para juzgar la precisión, y "nada satisfactorio" a "muy satisfactorio" para determinar qué tan bien formuladas eran las explicaciones. A estos evaluadores también se les pidió que determinaran la inteligencia de los participantes del grupo anterior.

Publicidad

Los investigadores encontraron que la mayoría de los participantes que fueron capaces de inventar definiciones satisfactorias y aparentemente precisas de los conceptos falsos, también tenían calificaciones más altas en una prueba de vocabulario. De igual manera, la mayoría de estos participantes resolvió sin problemas unas pruebas de razonamiento abstracto y de inteligencia fluida no verbal, que midieron su capacidad para analizar y resolver problemas.

"Descubrimos que aquellos que demostraron ser más capaces de inventar explicaciones satisfactorias y aparentemente precisas tuvieron más éxito en las pruebas de habilidad cognitiva, pero también que otros los percibían como más inteligentes", concluyó el estudio.

"En general, la capacidad de mentir o inventar explicaciones de manera satisfactoria puede servir y ayudar a las personas a sobrellevar los sistemas sociales, como una estrategia de eficiencia para impresionar a los demás y como una señal sincera de inteligencia".

Por otro lado, los investigadores advirtieron que estos resultados son preliminares y que solo pueden usarse como evidencia inicial. "Las investigaciones futuras deberían explorar más profundamente la relación causal entre la inteligencia y la capacidad de menitr, si existe tal relación", afirmaron los autores del estudio.

Curiosamente, esta investigación también encontró que aquellos que son buenos para mentir no necesariamente lo hacen todo el tiempo.

Publicidad

"Las personas más inteligentes están menos dispuestas a mentir o inventar explicaciones, a pesar de hacerlo mejor que otros", le dijo Maine Kara-Jakubian a PsyPost. "Esto puede deberse a que tienen una mayor capacidad para atribuir estados mentales a otros (es decir, están dotados de la teoría de la mente), lo que les permite estar más conscientes de cuándo funcionarán las mentiras y cuándo no".

De hecho, los investigadores han demostrado que las personas que están más dispuestas a comer mierda también están más dispuestas a escuchar a comer mierda. Esto está en línea con otro estudio publicado en el British Journal of Social Psychology, que mostró que las personas que están más dispuestas a comer mierda a menudo caen más fácilmente bajo la influencia de información errónea y noticias falsas.

De hecho, los investigadores encontraron que las personas que estaban más dispuestas a mentir también están más dispuestas a escuchar mentiras. Esto concuerda con otro estudio publicado en el British Journal of Social Psychology, que encontró que las personas que mienten con más frecuencia tienden a caer en las fake news.

Kara-Yakoubian, coautora del estudio, explicó que lo que la motivó a realizar la investigación fue el descubrimiento de que las personas no podían diferenciar entre las aberraciones pseudointelectuales y el lenguaje artístico utilizado por los estudiantes de arte para discutir obras.

“Cuanto más mentía en un ensayo, mejor era mi calificación. La investigación me atrajo de manera natural; pude ver su relevancia en mi vida”, dijo.

Sigue a Shamani en Instagram y Twitter.