FYI.

This story is over 5 years old.

Noisey

Irse de gira: La guía de Black Lips

Black Lips explican cómo es ir de gira.
17.8.12

Te pasas todo el año a la espera de la temporada de festivales y conciertos a mansalva. Todos los días del verano tienes eventos, performances y macrofestivales a los que acudir en un deseo febril de disipar el calor (¡entre multitudes no, loco!) pillar cacho con alguna extranjera post-gótica y encontrar alguien con quien beber, discutir de música y/o drogarse no necesariamente en ese orden. Tantas bandas, tantos bolos y tanta diversión pero ¿alguna vez has pensado qué sacrificios tienen que hacer los grupos para que tú te des la vidaza veraniega a costa de ellos?.

Alguien tuvo la feliz idea de plantearse esta pregunta y otro alguien distinto les pasó encargo a una de nuestras bandas favoritas para que nos contaran cómo es salir de gira. Nos han devuelto una recopilación alfabética de los highlights de salir de gira. En contra de lo que podáis pensar no todo es tocar, ser un ídolo y follar, o sí. Ésto es lo que ha salido.

Alcohol. Destierra el aburrimiento y hace tolerable tener que hablar cada noche con completos extraños. Es también lo único que con- sigue que duermas bien cuando te toca dormir en el suelo. No entendemos cómo se las arreglan de gira los abstemios.

Backstage.Tras un porrón de horas metido a presión en una furgo, hasta ese armario empotrado habilitado como camerino te parece un santuario. No importa que sólo sean cuatro paredes llenas de humedad y pegatinas de grupos de mierda y que el sofá apeste a meo: debes proteger este sitio, con tu vida si es necesario.

Cold sores (Herpes). No te extrañe si después de arrimar los morros a un micrófono salivado por mil trovadores indie se te ponen.

Drink tickets (Tíckets de bebidas). Los locales acostumbran a ser unos roñosos: cuatro tíckets por cabeza, la birra aguada vale uno y el cubata de garrafa dos. Pero a ladrón, ladrón y medio: los tíckets suelen ser rojos, blancos, azules o amarillos, así que antes de la gira compráis un rollo de cada. A veces cuela.

Endrogarse. En lo tocante a la drogaína, nuestra política es la de no llevar más de la que te puedas meter. Si la poli os para en la carretera y ve que sois un grupo, os registrarán fijo. Siempre podéis avituallaros en la siguiente ciudad.

Fast food. Prepárate a llenar el buche de comida basura y sentirte como una ídem día tras día. Podéis llevar una nevera con verduras y fruta fresca, pero queda poco rockero y además no cabe.

Guestlist. Que no te sorprenda que horas antes del concierto el teléfono móvil humee de tanta llamada y que hasta el novio de la canguro de tu hermana pequeña te envíe un SMS diciendo "hola". Si no pueden ayudar cargando equipo, pasa de responder.

Health (Salud). No hay nada peor que tener que conducir 10 horas seguidas cuando tus compañeros deliran de fiebre o sienten todo el rato que están a punto de potar. Bueno sí: que seas tú el que potes y delires al voante. Que no falten los sobrecitos de vitaminas solubles.

Idle time (Tiempo muerto). El 90% de las giras es tiempo desperdiciado. O lo es, o lo parece: los 15 minutos que te tirarás en la puerta del local esperando a que abran te harán creer que te ha salido barba. Esto puede conducir a desarollar hábitos nefastos, así que ármate de paciencia. Lee, medita o fúmate un dos papeles.

Jacking off (Cascarse una gayola). Las giras generan mucha tensión y darle al manubrio la libera. La regla de oro es: ten un poco de consideración y, si te la tienes que pelar, hazlo en el hotel o en la ducha, nunca en la furgo. La corrida puede acabar en el cogote del que conduce.

Krunk. Onomatopeya del golpe que recibe la mandíbula cuando el público se vuelve loco y empieza a disparar codos en todas direcciones.

Load in/out (Cargar y descargar). El equipo nunca se descarga a la hora prevista. Siempre vas con adelanto o con retraso, y por lo general tienes que hacerlo muerto de hambre y/o cansancio. Y no te comas el coco si volver a cargar el equipo implica perder oportunidades sexuales o de fiestorro.

Missing band mates (Los colegas que se pierden). Si uno de los del grupo quiere irse de fiesta tras el concierto, asegúrate de que tienes la dirección exacta de dónde va, su número de móvil bien apuntado y otro por si acaso. Esto puede ser harto difícil si vas tan pasado que tu letra parece un jeroglífico, pero evita que tengáis que anular el siguiente concierto porque el bajista ha desaparecido.

Night driving (Conducir de noche). Anfetas para el conductor, somníferos para los pasajeros. También es útil para evitar dormirse al volante ir escuchando algo bien abrasivo, como Today is the Day o Melt Banana. También en la N: nódulos. Si gritas, bebes y fumas demasiado se te formará un callo en las cuerdas vocales y las pasarás canutas. Te pasará antes o después.

Opening bands (Teloneros). Los grupos teloneros suelen ser más malos que la madre que los parió, y unos gorrones de cuidado. Aun así, no es conveniente pasar de ellos por método, ya que a veces te prestan el equipo o te ayudan a encontrar un sitio en el que estirar la espalda unas horas.

Pee bottles (Botellas de meados). Nunca llegaréis a nada si paráis cada vez que alguien tiene que mear. Usad botellas de plástico. Y marcadlas: una vez uno de nosotros echó un trago de meado creyendo que era té.

Quest for adventure (A la aventura). Aunque acabes perdiendo algo de dinero, las giras son un modo relativamente barato de viajar. Si además te sacas algún dinerillo, pues más contento te pones. Por mucho que pueda en ocasiones dar problemas y dolores de cabeza, ir de gira es mejor que quedarse amuermado en casa, en la escuela o en el curro.

Relaciones. Difíciles de conservar en este trabajo. Hay grupos que siguen la estricta política de "lo que sucede en gira no se cuenta a nadie una vez termina", pero puede ser bastante peliagudo darle a tu novia una explicación convincente de por qué has vuelto con la minga al rojo vivo y chorreando pus verde.

Soundguys (Técnicos de sonido). Muchos son unos sabelotodos insoportables a quienes importa un bledo tu grupo y tu sonido. Lo peor es que si discutes con ellos te arruinan el concierto. También los hay, pocos pero los hay, amistosos y dispuestos a ayudar. La contrapartida es que te taladren con batallitas de cuando sonorizaron o se fueron de gira con nosequién antes de que fuera famoso.

Truck stops (Paradas de servicios). Descanso y campo de juegos del viajero, en estas paradas podrás comprar lo que necesites, ya sean chicharrones, barriles de cerveza, toallas, cuchillos o un osito de peluche para el cantante.

Vulture (Buitreando). Cuando te quedas sin un puto euro en el bolsillo te transformas en un animal. Todo vale. Olvida entelequias como la dignidad o el amor propioUn ejemplo: esperar en la puerta de un restaurante a que entre una pareja de novios y pedirle al tío las sobras, por caridad. No falla.

Weekend warriors. (Guerreros del fin de semana). Estos locos fiesteros ni por un instante se paran a pensar que estás cansado, resacoso y falto de sueño. No te quedes con ellos. En cuanto detecten que no puedes seguir su ritmo te dirán en la cara que eres un marica y un fraude.

X marks the spot (La X marca el lugar). Necesitáis un buen mapa y un copiloto que lo sepa interpretar. Si el grupo tira p'alante no es mala idea invertir en un GPS.

Youthful look (Aspecto juvenil). El agota- miento, el alcohol, el tabaco y la pobre alimentación garanti- zan un rostro asqueroso y arrugado en años venideros. Hazte a la idea o sienta la cabeza.

Zzzzzs. Aprovecha cualquier instante para echar un sueñecito. Es de las pocas cosas que aliviarán tu cuerpo de este castigo inhumano.

Este artículo formó parte de nuestra Guía Vice para bandas, 2008