FYI.

This story is over 5 years old.

Cultură

Porno para leer: hay vida más allá de Youporn (y de XVideos)

Una sexóloga nos descubre los secretos sobre el género literario que más húmedas alegrías nos da. Analiza para nosotros un libro pornográfico y llama a cada cosa por su nombre.
12.12.14

​Los editores de ​Sesudos se presentaron en nuestra oficina con su primer lanzamiento: una novela que aseguraban que era pornográfica. Les preguntamos si era para leer con una sola mano. Y su respuesta, sobre todo de la parte femenina de la editorial, fue que daba mucho calor interno cuando se leía y que llamaba -por fin- a cada cosa (fuera del tamaño que fuera) por su nombre. También nos insistieron que Sexistencialismo, de Clara Blanco y Esteban Mancal, era mucho más que sexo, que había detrás una reflexión sobre cómo nos relacionamos y cómo es el amor ahora.

Decidimos centrarnos en los pasajes de sexo porque este tipo de literatura no tiene buena fama y a veces se confunde el erotismo light para leer en el metro de 50 sombras de Grey con la pornografía, simplemente porque aparecen las palabras penetración, culo, erección, miembro viril o la expresión "me puse caliente". Ellos nos aconsejaron consultar a ​Nayara Malnero, que además de sexóloga, psicóloga clínica y terapeuta de pareja, es muy aficionada a este tipo de lecturas.

Publicidad

También tiene una ​​web, y tutoriales en internet en los que da consejos muy simpáticos para aprender a convivir (y disfrutar) con los distintos tipos de penes. Mientras buscábamos estos documentos en YouTube le hicimos esta entrevista -con las dos manos sobre el teclado- en la que no salen muy bien parados los butaneros depilados y mazados, con herramientas de 30 centímetros.

VICE: Aunque ya lo tenemos algo claro, pero queremos tu opinión: ¿Dónde acaba el erotismo y dónde empieza la pornografía?

Nayara Malnero: La diferencia entre erotismo y pornografía es totalmente subjetiva. Podríamos afirmar que el erotismo no falta al respeto, no muestra o no ofende a nadie, pero sería mentira. La línea de diferenciación es muy fina pero podemos decir que el erotismo se corresponde con sensualidad e insinuación, mientras que la pornografía es más explícita y directa. Eso sí, ambos pueden ser igualmente excitantes y estimulantes.

¿Existe literatura pornográfica de calidad? O solo está pensada para 'calentar' a los lectores…

Sí, existe literatura pornográfica (o como yo prefiero llamarla, erótica) de calidad y no solo por el hecho de que es capaz de "calentar a los lectores", sino por la calidad literaria: la redacción, el modo en el que engancha al lector, la coherencia, etc.

Con la facilidad que hay para acceder al porno audiovisual en internet, ¿qué encuentras en los libros que no haya en las películas?

Publicidad

Hay algo muy importante y mucho más potente en los libros que en cualquier película: nuestra imaginación. El libro nos permite imaginar los personajes, las escenas, los movimientos…y esto lo hacemos a nuestro antojo y gusto. El placer realmente está en nuestras mentes y ¿quién mejor que éstas para darnos lo que queremos? Por otro lado, está el hecho de que las mujeres somos menos visuales que los hombres y que, a mayores, hay personas que prefieren la sensualidad antes que el sexo explícito (lo que hablábamos en referencia a la diferencia entre erotismo y pornografía). A las mujeres nos encanta leer y así poder fantasear. No nos provoca rechazo porque no es explícito y queda en la intimidad (en nuestras mentes).

¿Estamos un poco saturados de porno convencional y por eso buscamos géneros más extremos?

Totalmente. El ser humano se cansa de todo. Cuando tenemos una fantasía recurrente ésta se agota y cambiamos a otra. Lo que ocurre con el sexo es que siempre queremos probar más y aventurarnos, buscamos nuevas experiencias…y lo mismo ocurre con la pornografía. Además, como fantasía (lo que vemos en el porno) y la vida real no está solapadas, podemos disfrutar con cosas variopintas que no nos plantearíamos en nuestras vidas reales.

¿Por qué el porno amateur tiene tantos seguidores?

El porno amateur tiene tanto éxito porque, a diferencia del porno convencional, sabemos que es real. Las personas buscamos situaciones reales, queremos saber que esto que estamos leyendo es posible que se convierta en realidad, y así ocurre con Sexistencialismo ¡es totalmente real y eso me encanta! Te pondré un ejemplo: sé que como mujer que un fontanero guapísimo, megadepilado y musculado y, por supuesto, con un pene de 30 cm. no va a picar a mi puerta. Si lo hiciese, además, seguro que desconfiaría y quizás no le dejaría pasar a la primera de cambio. Puede que incluso le denunciase si trata de propasarse..¿se cree que soy una facilona? Vale… lo soy pero ¡es que no estoy depilada! ¿Cómo me ha pillado con estas pintas? Y, por supuesto, con ese pedazo de pene seguro que me acabaría haciendo daño y acaba por cortarme todo el rollo.

Publicidad

En el caso de Sexistencialismo, ¿qué es lo que te puso?

Esto es cuestión de gustos y supongo que lo que buscáis es mi propia opinión. La primera escena ardiente (la fantasía del coche) me pareció altamente excitante, como fantasía tendría una muy buena nota para mí. Aun así, hay muchas personas que les encantaría descubrir fantasías de cuando la protagonista era pequeña o incluso el tira y afloja virtual de él "¿te da mucha rabia?". Sexistencialismo tiene un poco de todo…de todo lo real, y eso gusta a la gente.

Hemos visto que el libro llama a las cosas, y a las partes del cuerpo, por su nombre… ¿hay muchos fallos en ese sentido en otros libros?

Los fallos presentes en la literatura erótica me horrorizan. Me lo tomo como algo personal porque me tiene harta. Leo, leo y siempre acabo cansada de lo mismo: no se diferencia vulva de vagina, el clítoris parece un interruptor que se enciende y de apaga… Cuando leí el manuscrito de Sexistencialismo me gustó el buen trabajo que habían hecho al respecto, después de mis aportaciones no seré yo quien me queje. Probablemente en este sentido sea una de las mejores lecturas, evitará que se nos salgan los ojos de las órbitas.

¿Se puede leer en pareja, como un juego sexual?

Todo se puede hacer en pareja, todo libro de puede leer en pareja y, si es una novela de este calibre, el juego sexual está servido. ¿Mi recomendación? Enciende unas velas y leele a tu pareja, si entonas bien probablemente acabe haciéndote cantar la Traviata.

¿Aconsejas en tus terapias experimentar con cosas que se aprenden del porno (posturas, fantasías…)?

No, generalmente hago todo lo contrario. El porno no es educación sexual, como me gusta decir "es ciencia ficción del sexo real". Por supuesto, seguro que si me dispusiese a buscar encontraría pornografía de buena calidad que nos sirviese para este fin, pero no es lo habitual. Sin embargo, sí que utilizo la literatura erótica a nivel terpéutico, y mucho. Como decía antes, la imaginación del paciente es un arma potentísima y es la que yo trato de potenciar.

Como sexóloga, ¿aconsejas leer literatura pornográfica como terapia?

Sí, sin duda, de hecho, en mi página web podéis encontrar unas cuantas reseñas sobre libros. Soy la creadora del Club de Lectura Erótica de Madrid y estoy tratando de imlantar uno aquí en Gijón a colación de mi grupo de crecimiento erótico.