FYI.

This story is over 5 years old.

Noticias

Entrevista exclusiva a Francisco Papas Fritas

La heroica intervención en una combi que desbancó a una universidad chilena.
16.5.14

No se desnudó, ni puso animales dentro de un recipiente para ser asesinados con un botón. Francisco Tapia, Papas Fritas (Santiago, 1983) realizó una instalación/performance de arte que le dio un giro inédito al caso ícono del lucro en la educación chilena. Acaba de inscribir su nombre de fantasía en la historia del arte contemporáneo.

La Universidad del Mar fue una de las universidades privadas con más sedes de esta franja de tierra, una institución académica que decidió irse a quiebra y retener las letras, pagarés y contratos de todos sus alumnos, pese a no darles el servicio ofrecido, en este caso: su educación. En 2012 y por más de un año resistieron los estudiantes en la toma de una casa central universitaria, toma que no tuvo la repercusión mediática ni política que merecía. Así es como Francisco, a pesar de su agorafobia y de verse limitado espacialmente por ésta misma, decidió trasladarse a la sede de Reñaca, en Viña del Mar y realizar lo que hoy parece ficción muy bien narrada, al leerse en noticiarios, diarios, revistas, páginas web y redes sociales de este lado del hemisferio: arte político. Mejor entérate por boca de él lo que hizo.

Este video fue expuesto en la combi blanca intervenida con un diploma de titulación de Licenciado en Pirokinesis en Estafas Educativas Bancarias, una hoja con membrete oficial con una autodenuncia presentada en el 7mo Juzgado de Garantía de Santiago, además de fotografías y objetos extraídos de la universidad. Sin embargo son los dos recipientes plásticos repletos de cenizas la prueba no sólo de haber realizado la quema de las letras, sino también la prueba de un hurto de la banca y acreedores hacia las familias y estudiantes de esta casa de estudios. Desde la inauguración de “Augusta per angusta” (lema de la universidad), Francisco ha mantenido una ágil dinámica por las redes sociales y un silencio espectral con los medios locales. Hasta ahora. “Si le doy la entrevista a VICE es para que la prensa internacional pueda hacer una lectura afuera, antes que acá; porque en rigor nosotros vamos a hablar de arte y política. Así que estoy dándote la exclusiva, tenís’ toda la responsabilidad…”.

VICE. Oye, ya sé. Empecemos por lo primero: ¿cómo nace la idea de esta intervención?
Papas Fritas: Mis trabajos siempre tienen que ver con las problemáticas sociales. Y en ese momento, si bien apoyaba al movimiento estudiantil, tenía muchas diferencias con respecto a cómo se estaban ejecutando las cosas. Así que partí desde el conocimiento que pudo brindar la prensa independiente, los medios piratas y la gente que realmente se dedica a realizar una reflexión política y social de lo que estamos viviendo a diario. No partió solamente desde una mirada de la noticia, sino que desde una mirada de la política gruesa, como una forma de poder hacer algo real y concreto con el movimiento estudiantil.

Publicidad

En ese sentido, ¿cuáles son los antecedentes de “Augusta per angusta”?
Bueno, haber recibido una educación en las escuelas públicas de este país, donde en cada escuela a la que llegaba me echaban… Ahí ya veía parte de las injusticias que refieren a lo normado. Así fui lo “anómalo”, lo que no respetaba las normativas de control y que lleva a que te empiecen a castigar. Posteriormente a eso, viene la decisión de autoformarme como artista visual y toda la discriminación, el estigma que lleva una persona que decide hacer eso. Dentro del medio local —en los primeros años— se me cuestionó mucho por ser un artista autodidacta; no se me validaba por no tener un título nobiliario de la academia, por no tener un título de nobleza. Y claro, yo no era un noble: vengo del bajo mundo. Quizá ahora tengo una casa un poco más rígida y bonita, a la que me he dedicado a cuidar junto con mi hermosa madre; pero yo nací en una población. En esa medida es que uno va formando una historicidad desde lo vívido. Es el sentir la carga y el estigma del capital encima de uno constantemente. Una carga que no es sólo herencia de la dictadura, sino que es la herencia de un país que ha sido sumiso a un montón de acciones de violencia y de fascismo.

Desbancaste a los tipos de una universidad sin nunca haber pasado por una universidad… ¿Hasta qué punto se puede decir que tu intervención responde, a tu posición dentro de lo que sería el arte local?
Bueno para mí es hermoso ver que hay una multiplicidad de formas de adquirir conocimiento. Hoy en día deberíamos ver las formas en que esta pluriversidad, más que la universidad. Esta pluriversidad donde todos tenemos posibilidad de conocer de distintas maneras y ser validado por la sociedad por lo que hacemos y ser bien tratados. Si yo solamente quiero martillar clavos en madera para hacer pequeñas estructuras, bueno que sea respetado porque yo quiero hacer eso y no tengo porqué ir a la universidad a estudiar algo, para sólo tener un sueldo un poco más digno y tener una vida un poco mejor. Un ejemplo: tuvimos un presidente con posgrado en una universidad con alto prestigio y la calidad no la demostró en su labor, ¿me entiendes? No por recoger basura vas a ser indignificado. Hay que tener un sueldo como corresponde. Yo creo que una de las cosas mas importantes hoy en día, incluso más allá de la gratuidad de la universidad es la violencia constante que se ejerce en la desigualdad económica en este país. Estamos queriendo que haya una universidad gratuita y que estudiemos en ella para poder seguir siendo esclavos… En un modelo que no nos deja tiempo siquiera para ir a ver una exposición como ésta. No porque la gente no quiera, sino porque no hay tiempo de reflexionar. La gente dice que lo que yo hice es un acto casi como de súper héroe, pero pasa que no somos muchas las personas que tenemos el tiempo de reflexionar sobre ciertas cosas y de tener buenos amigos que tienen distintos conocimientos. No se trata de ser un visionario, sino de simplemente tener ese tiempo que un obrero no puede tener. Y en ese tiempo tu simplemente haces lo que tienes que hacer: que es ser persona, ser humano. Esta condición se extravió en nuestra sociedad gracias al individualismo incorporado desde el gremialismo, desde el sistema neoliberal, desde el sistema monetarista. Cuando pasa algo humano, algo social, algo que tiene una erotización dentro del cuerpo social lo vemos como algo excéntrico, como algo excepcional, cuando es algo que debería ser cotidiano. Yo no voy a criticar ninguna de las manifestaciones de la gente que está contenta porque estamos logrando, por primera vez, una victoria desde la izquierda, y que se entienda la izquierda de verdad… no la concertación, ni la nueva mayoría, ni arreglos de bigotes, ni nada. Aquí no hay ninguna ganancia. Aquí se gastó mucha plata de mi bolsillo pintando muy barato para poder hacer y financiar este proyecto. Aquí tampoco hay una empresa privada apoyando, tampoco hay FONDART [fondos concursables del gobierno], ni partidos políticos financiando. Entonces yo no voy a criticar que la gente tenga alegría.

¿Crees que puede ser leída tu obra como que tomaste la justicia a manos propias?
Ese es el discurso fascista. Ese es el discurso de la derecha y de los conservadores de siempre, de los que tienen el gran temor que esto sea una bomba de tiempo… porque es cosa de ver el entusiasmo en las redes sociales y de que la gente se active para hacer las cosas que le permiten sus derechos. No es hacer justicia por sus manos, es simplemente hacer algo que es justo. Porque ni el Estado, ni el empresariado han generado una solución a estas problemáticas y no lo van a generar ahora. Ya todos entendemos cuál es la lógica. Cualquier acto que se le salga de las estructuras normadas y que pueda perjudicarlos económicamente van a tratar de hacerlo sonar esto como un acto violento, como un acto que esta fuera de cómo deberían hacerse las cosas. Pero resulta que siempre se han ocupado todas las vías. Yo vengo de tres años y medio de trabajo con la ONG 81 Razones, sentándome a conversar con el Ministro de Justicia. Entonces a mí no pueden venir a decirme que jamás me he sentado a dialogar, además nunca he lanzado un improperio a un policía. Para mí un policía o un suboficial es un obrero al que hay que buscarle la forma de que se descapitalice, de esa creencia de estar sobre sus compañeros en la sociedad. Ante ello, todos sabemos que se logran pocas cosas: no se van a lograr cosas por ese camino. Tampoco estamos llamando a matar a nadie: aquí de hecho, no se hizo nada ilícito.

¿No reconoces ningún delito en tu intervención?
Habría que esperar a saber de qué me quieran acusar porque hasta ahora no me han acusado de nada y yo, por lo menos, no creo que haber cometido algún delito. El delito que ocurrió aquí lo hicieron los acreedores de la Universidad del Mar, ante quienes el Estado no ha hecho absolutamente nada. Los que deberían estar pagando el sueldo, la deuda de los estudiantes, son ellos.

[…]

Publicidad

¡Delincuentes son los que estafaron a miles de estudiantes y de familias! ¡Son los acreedores de la Universidad del Mar! Quieren poner una nueva ley donde el Estado intervenga, le pague las deudas a estas universidades y les mantenga las riquezas a los distintos grupos políticos que intervienen en esas instituciones. Finalmente la idea de la universidad gratuita y el costo de esa universidad gratuita, va a ser una millonada, porque el arancel va a significar pagarles los sueldos multimillonarios que ganan estas personas que están a cargo o que son acreedores. Van a seguir con un arancel que significa pagar dos o tres millones de pesos chilenos por una carrera, pagándosela directamente a un privado que lucra con la educación. Esas son las soluciones del poder para esto. Y esto tiene que ser visto por Latinoamérica y por el mundo. Tiene que ser visto que la señora Michelle Bachelet, su ministro Nicolás Eyzaguirre, así como todos los gobiernos anteriores han llevado el camino a este lugar. Es hora también que la CONFECH (Confederación de Estudiantes de Chile) despierte, porque aquí no se les está dando ninguna solución. Es necesario que esto se sepa en el mundo, que se sepa la realidad que hay acá en Chile sobre la violación a los derechos humanos: ¡Acá la dictadura no se ha acabado! No están las metralletas, no está la parte gore de este asunto, pero hay violencia psíquica y física, hay otro espectáculo, otra forma de violentarnos a diario.

Descapitalizar el arte

¿Con respecto a toda esta cadena de impunidades, cual vendría a ser la propuesta de esta combi?
La combi es nuestra amada máquina de tecnología alemana que funciona como la Citroneta: no falla, arranca y va. La combi no te deja botado, es un motor fuerte y es nuestro motor de sociedad. La idea es que de ser un motor fuerte, un vehículo, logremos hacer cosas… que no quedemos en panne a medio camino de lo que estamos haciendo. En la combi cabemos todos, es un imaginario donde estamos todos. Lo que tenemos que generar es un cuerpo social unificado y acostumbrarnos a estar acompañados para que el otro pierda el miedo.

¿Cómo le vamos a ganar al capital?
Yo no sé. No tengo el remedio para esas cosas. Pero creo que lo que tenemos que hacer es que ya basta de la filosofía académica. Ya tenemos que dejarla. O sea don Gabriel Salazar ha hecho un aporte tremendo y todo, pero basta ya. Acá tenemos que empezar a hacer cosas concretas. Lo que hemos leído hay que llevarlo a cabo, si no qué sacamos con competir entre nosotros por quién es el más inteligente; alguno serán mejores para una cosa, otros para otras. […] Sé que mucha gente de izquierda me va a criticar por esto, porque salgo como el ícono de algo, pero resulta que esto yo lo hago porque estamos de acuerdo en un punto: el punto es la violación constante a los jóvenes de la Universidad del Mar y de eso hay que hablar; eso es lo que hay que solucionar, criminalizando a los verdaderos delincuentes que son los acreedores y responsabilizando al Estado por esto. La izquierda nuestra tiene que estar pensando en eso y no en mí. Tiene que estar pensando en ese resultado… y cuando logremos pensar en los resultados como un bien común para todos, no en los beneficios personales y la parafernalia y el cahuín [chisme] o el troleo hueón, ahí vamos a empezar a lograr cosas. Y ahí comienza el descapital: el descapital comienza cuando logramos entender que estamos capitalizados. Cuando dejemos de creernos anarquistas, y que por comer comida vegana no estoy consumiendo nada del sistema… porque consumo sistema cuando camino por la calle, cuando respiro. Consumo sistema cuando pongo una bomba afuera de un banco. Ahí estoy consumiendo el sistema a piacere de parte de las grandes estructuras de poder.

¿Darse cuenta que uno está capitalizado, es el primer escalón para hacer arte político hoy?
Espero que sí y que esto sea un embrión anímico, para mis compañeros, para mis colegas sobre todo del bajo mundo, que son muy pocos los artistas que vienen del bajo mundo. Pues lamentablemente para ser artista hay que venir de familias acomodadas para poder vivir. Espero que esta sea la posibilidad para que esos compañeros empiecen a hacer cosas con su comunidad, empiecen a hacer un arte político comprometido, un arte que pueda reflexionar, criticar…

En esa línea ¿cuales son los riesgos que asume una obra política?
Cuando tú estás desde una posición política vas a tener a gente que no va a estar de acuerdo y quizá eso ya es un riesgo. Pero tenis que saber que lo que estás defendiendo son cosas sociales, que nos pertenecen a todos. Hay muchas cosas en las que no podremos estar de acuerdo, pero si está el punto esencial en consenso todo lo demás está bien. Yo asumí con esta obra todos los riesgos posibles: ir preso, que me maten o bien, que me iba a matar yo por asedio. Me mentalicé para lo peor y eso me hace sobrevivir ahora tranquilamente. Ahora, si ves, apenas me funciona Facebook, a penas me funciona Twitter, en el teléfono tengo mas eco que el gran cañón jajaja. Me borran de Wikipedia incluso. Si no me mataron con lo que hicimos en la cárcel de San Miguel, no me van a venir a matar ahora, ni cagando. Están demasiado expuestos para mandarse un condoro (torpeza), quizá en algunos años mas me piteen (maten). De cualquier modo tenemos todas las estrategias listas y dispuestas para lo que venga, así de simple. Hay una observación de todas las posibilidades, desde el peor de los casos, hasta el mejor: está todo contemplado así que no hay sorpresa alguna para nosotros. Finalmente en casos extremos uno está dispuesto a pelear cuerpo a cuerpo, metafóricamente y no. Con los compañeros del Proyecto Kombi llevamos años haciendo esto, años leyendo, años desde diferentes luchas. Acá estamos preparados para cualquier cosa que nos quieran proponer ellos. Con los 81, fui golpeado por personas encapuchadas que se bajaron de un auto; fui amenazado de muerte por personas que no sé si eran de gendarmería. A mí me podrían haber matado accidentalmente como mataron al dirigente sindical Juan Pablo Jiménez; todos sabemos que fue asesinado en plena democracia. Las famosas balas locas podrían haberme llegado a mí, o me podrían haber cargado con droga la casa. Igual todavía pueden hacerlo, pero yo soy una persona que no consumo drogas, no fumo marihuana… esas causas a mi me dan lo mismo. Lo único que hago es fumar cigarros como enfermo por el estrés que significa vivir en este mundo de mierda, pero tampoco tomo. Y si tomo, de vez en cuando, me tomaré una copa para celebrar momentos como los que estamos viviendo. En momentos que estamos felices. Los amigos que me postean están felices. Pero ésta todavía no es la felicidad que queremos.

¿Cuál felicidad quieres?
Primero que nada la felicidad de tener un triunfo, una victoria de parte de la Izquierda. Un triunfo concreto sería acabar con el lucro en la educación poh’. Falta menos para lograrlo, porque si la gente pierde el miedo… yo no digo que se vuelquen a hacer acciones ilícitas entre comillas, sino que empiece a empaparse de la realidad y a hacer cosas con lo real. Sólo así nos acercamos en tiempo récord a acabar con el lucro.

Quemar las letras

Publicidad

En el relato del video cuentas que cada noche te la pasabas quemando documentos. ¿Qué pasa contigo cuando buscabas a los estudiantes en internet?
A veces me sentía como Daddy Yankee por quemar tanta plata. Onda esos videos que salen como soltando millones de pesos y quemándolos. Por eso que criticaba tanto a Calle 13 porque destruyeron ese auto, cuando podrían haberlo vendido y donarlo. Esa es la estupidez más grande. De repente tu me veíai en internet rabiando, porque yo estaba frente al computador quemando y viendo que ahí hay una persona con una deuda enorme a la que le habían cagado la vida. Se la habían destrozado. Me fui encontrando con cosas de ellos, en la misma página de la federación estaba la desesperación. Conocí bien a los chiquillos en la toma, estuve harto rato allá. Y una de las razones de por qué no le damos esta noticia a la prensa chilena es porque ninguno, nadie de la televisión estuvo con nosotros allá cuando estábamos cagados de frío en invierno, cuando estábamos cagaos de hambre, nadie nos acompañó. Nadie estuvo hablando de la real violación a los derechos humanos. Esta es la toma histórica más larga de una casa central universitaria. Yo estuve cerca de dos meses y fue realmente impresionante la fuerza de estar más de un año en toma. Es sorprendente y que de eso no se haya hablado en los medios demuestra la horrorosidad de la que es capaz la prensa canalla, entonces ¡qué! ¡¿Ahora quieren venir a entrevistarme para hacerme la nota humana?! Cuando a los que realmente tendrían que haber entrevistado y haberlos apoyados es a todos esos cabros, a jóvenes e incluso obreros que trabajaban y estudiaban. Como es el caso de Raúl Soto que también es presidente del sindicato de Líder (filial de Walmart) que hoy en día está en huelga y vaya a saber quién es Líder poh’. Y a cuantos canales también auspicia Líder; obvio que no les conviene que el presidente del sindicato de Valparaíso de Líder salga en la televisión hablando del conflicto estudiantil, dándoles una repasada a estas empresas del retail.

Según la gente de la Universidad del Mar, al abogado Edgardo Reinoso —que murió en extrañas circunstancias en el Caribe, mientras estaba en un viaje— lo mató la gente de esa universidad. Él es el primero que hizo una demanda contra la U, llevó la demanda de los 33 mineros que quedaron atrapados en la mina San José y se hizo parte de los 81 presos que murieron en la cárcel de San Miguel. No estamos hablando de cualquier abogado, era un tremendo abogado. Y sabemos que en esa universidad están metidos todos: José Antonio Gómez (presidenciable del Partido Radical), Soledad Alvear (senadora por La Nueva Mayoría), Patricio Aylwin (ex presidente, el primero luego de Pinochet), entonces ¿qué es lo que ocurre acá? Y los documentos estaban en la bóveda de la universidad porque funcionaba como una financiera ilegal y esa es la razón de que hubiesen documentos firmados hasta el año 2030. Ellos no lo podían resguardar en ningún otro lado porque estaban cometiendo un delito al extender esos documentos, estaban pasándose por alto la Ley de Bancos e Instituciones Financieras. Es como dejar firmados cheques en blanco y sin fecha.

¿Por qué se lanzó la obra ahora, y no cuando supiste todo?
Porque el señor rector Patricio Galleguillos estaba poniendo una querella por los daños que se habrían generado en la toma, pero resulta que recién dijo que puso la querella era porque no estaban los documentos. Es decir, siempre supieron pero no les convenía decirlo porque así la banca podía seguir cobrando. Y la querella es de julio del año pasado. Entonces los estudiantes llamaron en todos lo tonos —cuando se enteraron de que este era un hecho consumado— de que nadie pagara y se quedaron con el Síndrome de Casandra y siguieron pagando. Incluso desde la dirección de la universidad han hecho firmar nuevamente los documentos. ¡Había una indecencia tremenda! No bastaba con decir que se habían quemado las letras, el tema era quitarles el miedo. Decir claramente que esto existió y que ahora todos asuman que esos papeles no están y que no tienen deuda. Lo horrible de esto, además de los acreedores y el miedo, es que nadie tendió una mano. Ni una luca, ni un abrazo, ni un paquete de mercadería para los estudiantes, nada. De hecho las personas que más apoyaron a los estudiantes fue la gente del mercado que les regalaban alimentos cuando iban a comprar.

Y ¿es parte de la obra el no tener registro de la quema?
Es que eso sería muy idiota…

¿Por qué?
Yo ya estoy incriminado, pero sería como el exhibicionismo puro, ahí entraría el ego. Es una cuestión como el artista bañándose en caca. Y a mi me gusta hacer las cosas bien limpiecitas. Si te das cuenta en la Kombi hay unas fotos que son del ex edificio Diego Portales… Qué raro ah, justo tenían fotos de ese edificio que se incendió, un edificio que fue la UNCTAD de Salvador Allende y después el palacio dictatorial. Sobre eso se creó un Centro Cultural. Allí que quemaron cosas y están aún las cenizas, que luego se transformaron en el Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM), donde estoy exponiendo y donde no hay un comedor popular, ni un monumento a la Mistral. Hay una tienda Puma, una tienda de vinos caros chilenos, una cafetería toda cara ¿cachai? Aquí, en este país, hay un atado con las cenizas. Nosotros veníamos de trabajar en el incendio de la cárcel de San Miguel que está aquí al frente, donde murieron calcinados 81 presos y luego ocurrió el gran incendio de Valparaíso. El fuego está hablando acá de un montón de trucherías por parte del Estado y de parte de esta economía. Nosotros le vendimos al GAM que las cenizas que íbamos a presentar eran las cenizas de Héctor Zúñiga (ex rector y socio), el que aparece con la hija en las fotos. Cenizas de cuando quemó su casa al incinerar los papeles que lo incriminaban. Sólo por eso entramos al GAM. Sabemos que de varios lados hay gente haciéndoles presión, gente que ya está muy presionada y que obviamente nos trata de presionar a nosotros. Están gastando una cantidad enorme de millones de pesos para poder ver cómo retener algo. Cómo quebrantarnos a nosotros, aunque quizá ya ni siquiera les importe cómo quebrantarnos. Quizá nosotros ya les damos lo mismo. A ellos no les importa lo hice, lo que les importa que yo no les voy a poder devolver ni cagando la plata. Entonces quieren ver cómo chucha hacer para poder recuperar los millones. Y no se puede poh’. Cagaron.

Publicidad

Actualización: Ayer jueves, 15 de mayo, las cenizas de la obra “Augusta per angusta” fueron incautadas por la Policía de Investigaciones de Chile. El artista Francisco Papas Fritas decidió pasar a la clandestinidad.  (+ info aquí).

Durante la madrugada realizó un comunicado desde una embajada amiga, para ver el video da click aquí.

Sigue a Andrea en Twitter:

@andreiii