FYI.

This story is over 5 years old.

Cultură

¿Es posible que los humanos evolucionen hasta alcanzar la inmortalidad?

Para empezar ¿qué tan bien definidos están nuestros conceptos básicos de la vida y la muerte?
5.5.16

Foto vía IMDB/Twentieth Century Fox Film.

Es una certeza biológica que todos los organismos vivos van a morir —lo único debatible es cómo y cuándo—. Algunas especies apenas alcanzan la adultez mientras que otras viven por siglos. El 99 por ciento de todas las especies ya está extinto. En la naturaleza, la muerte está por doquier.

Uno se preguntaría por qué pasa esto. A fin de cuentas, la habilidad para sobrevivir parece ser un buen rasgo a desarrollar. Si algo vive por mucho tiempo, tendría más probabilidades de reproducirse, ¿cierto? ¿Es posible que una especie vaya aumentando su expectativa de vida poco a poco hasta volverse inmortal? Y hablando a un nivel más básico, para empezar ¿qué tan bien definidos están nuestros conceptos básicos de la vida y la muerte?

Publicidad

Jules Howard —un zoólogo, escritor y conductor que reside en Reino Unido— aborda algunas de estas preguntas en su nuevo libro Death on Earth: Adventures in Evolution and Mortality (Muerte en la Tierra: aventuras en la evolución y la mortalidad). Me puse en contacto con él y hablamos sobre el tema por Skype.

VICE: Para empezar, ¿existe un consenso sobre la definición de "vida" y "muerte?
Jules Howard: En el sistema educativo británico, cuando estudiamos ciencia, más o menos entre los 14 y los 16 años, nos imparten un módulo llamado "¿Qué es la vida?". No sé si enseñen lo mismo en otros países. Nosotros tenemos que aprendernos el acrónimo MRS GREN. Significa Movimiento, Respiración, Sensibilidad, Crecimiento, Reproducción, Excreción y Nutrición. Cuando empecé el libro, lo hice pensando: "Es posible definir la vida. Por lo tanto, la muerte no es más que la parte donde termina la vida".

Pero no es tan simple. Las mulas no son capaces de reproducirse sexualmente. Son estériles. Entonces, según algunas definiciones, no están "vivas" —pero sabemos que están tan vivas como cualquier otra cosa—. Es confuso. La vida y la muerte son dos conceptos nebulosos. Como dijo un antiguo juez de la Suprema Corte sobre la pornografía: "La reconozco cuando la veo". Y la verdad, yo llegué a la misma conclusión.

En el libro, utilizas la definición de la NASA sobre la vida como una solución funcional, donde la vida es cualquier cosa "capaz de completar la evolución darwiniana".
Correcto, para la vida.

Publicidad

¿Y para la muerte?
La definición victoriana de la muerte era "si no respira, adiós". Sin embargo, la definición cambió después de que se dio a conocer la forma de resucitar a una persona que se creía que estaba muerta. Y ahora volvió a cambiar con la muerte cerebral. ¿Sabías que es posible dar a luz en ese estado? Lo que creí que era una etiqueta simple, resultó ser todo menos simple. La muerte se divide en varias categorías.

¿Hay algún ejemplo en el reino animal donde sea difícil trazar la línea entre la vida y la muerte?
Sí, los tardígrados. Son animalitos diminutos que cuando se deshidratan se convierten en cáscaras de proteínas. Cuando les cae agua, se vuelven a activar. En ese estado, cuando no son más que una bolsita de potencia, ¿están muertos? Químicamente no lo están. Hay muchas clases de definiciones y no sé si todas se hayan creado por consenso. Estoy seguro de que nuestras definiciones van a cambiar con los avances médicos y ese tipo de cosas.

"Evolutivamente, morimos porque el sexo que podemos tener es limitado". Jules Howard

¿Por qué envejecen los animales?
Hay dos explicaciones. Una es porque vivir es muy agotador. Regenerar células es difícil y envejecemos porque cuando metabolizamos, creamos átomos reactivos de oxígeno, llamados radicales libres. Entonces, mientras más metabolizamos, más radicales libres creamos, y por lo tanto, más de estas partículas malas se mueven en nuestras células y destruyen proteínas. Se podría decir que el envejecimiento es la acumulación de estos radicales libres.

La otra explicación es que las cadenas de ADN son como agujetas. Mientras más réplicas de ADN hay, más se desgastan los extremos de las agujetas porque las células sólo se pueden regeneran cierto número de veces antes de que se acaben los telómeros.

Publicidad

¿Sabes por qué morimos?
Según yo, evolutivamente, morimos porque el sexo que podemos tener es limitado. En todos los ecosistemas, una de las cosas más padres de los animales es que casi es posible predecir su esperanza de vida dependiendo de cuánta muerte hay. Los insectos siempre son alimento de los pájaros. No tiene caso que evoluciones para vivir más. De todas formas van a morir. Lo que hacen es tener sexo lo más rápido posible. Pum, pam, listo.

Mientras que con otros animales, cuyas probabilidades de morir son menores, como los pájaros o los humanos, envejecer se vuelve parte de la evolución. La vida empieza a ser más larga.

¿Hay animales inmortales?
El ejemplo más común es la medusa. Normalmente, la medusa muere cuando tiene sexo. Pero esta especie sufre una regresión y vuelve a su forma de larva. Es el único animal que ha logrado una estrategia semejante, lo cual es muy interesante.

Los cuerpos se construyen a través de secuencias metabólicas. Imagina que son como manuales. Tener secuencias que son capaces de revertirse es increíble. También están las hidras, que viven en charcos y estanques en todo el planeta. Son como medusas de agua dulce. Sus células madre también tienen una capacidad de regeneración infinita. Su vida no se limita por el número de divisiones celulares que pueden tener. Simplemente viven y siguen viviendo.

¿Hay algún animal grande que haga esto?
Las aves, los murciélagos y las tortugas poseen trucos celulares con los que pueden domesticar a los radicales libres y retrasar el envejecimiento. Mi favorito es el mejillón —un molusco de agua dulce— que produce una larva. La larva nada y se pega a las branquias de un salmón. Una vez adherida, la larva inyecta una proteína que ayuda a que el salmón no produzca tantos radicales libres. Entonces, en vez de vivir uno o dos años, el salmón vive hasta tres años. Un año extra sin cáncer u otras enfermedades típicas de la vejez en los peces. El parásito extiende la vida de su portador gracias a ciertos químicos. Imagínate si pudiéramos producir estas larvas e inhalarlas. Podría pasar en un futuro.


Relacionados: Un científico ruso se inyectó una bacteria que podría hacerlo inmortal


En el libro dices que, si los humanos logramos aumentar nuestra esperanza de vida, lo que más te preocupa es si seremos capacidad de mantener sano nuestro cerebro. ¿Por qué lo dices?
Los átomos en nuestro cuerpo atraviesan ciclos constantes. Por lo tanto, sólo algunas partes de nuestro cuerpo tienen más de diez años de edad. Una de esas partes es el cerebro. Las células no se regeneran igual. Va a ser difícil que nuestro cerebro pase de los 120 años de edad porque, cuando se regeneran esas células, pierdes experiencia. De cierta forma, dejarías de ser quien eres. Perderías lo que te hacer ser tú. ¿Será posible que superemos ese obstáculo? Quizá. Pero va a ser difícil.

Algunos pájaros cantores macho, al final del periodo de apareamiento, son capaces de regenerar partes de su cerebro. Esto significa que tiene que volver a aprenderse sus canciones para el próximo año. Si reemplazas las células del cerebro, puedes vivir más pero tendrías que volver a aprender ciertas cosas.

Publicidad

Fuiste a una convención antienvejecimiento como parte de tu investigación. ¿Qué aprendiste en ese lugar?
El mensaje que me llevé tras escribir este libro es que la idea de vivir más es resultado de no aprovechar al máximo la vida que tenemos. La clave es que este es el momento de estar vivo. Tenemos que reconocer que este breve periodo es muy divertido y tenemos que aprovecharlo. Esa es mi opinión acerca de la industria emergente de tratar de alcanzar la inmortalidad.

Si los humanos se vuelven inmortales, ¿dejarían de evolucionar?
En mi opinión, nada evoluciona si no muere. Los animales evolucionan rápidamente en ecosistemas donde la muerte es muy común. Los humanos ya nos deshicimos de nuestros predadores. Inventamos la medicina. Muchas de las cosas que nos mataban en la antigüedad ya no tienen el mismo efecto. La mayoría de los científicos que se especializan en la evolución podrían afirmar que la evolución se ha vuelto más lenta. No estoy seguro de que sigamos evolucionando.

Regresando a la definición original de la NASA: si dejamos de evolucionar, ¿somos seres vivos?
Guau, eso no me lo esperaba. ¿Lo tenías planeado?

De hecho, sí.
Pues no me cabe duda. Ya no estoy atravesando por la evolución darwiniana pero estoy vivo. Sabemos lo que es estar vivo. Y reconocemos la muerte cuando la vemos. Yo digo que estamos vivos.

Death on Earth: Adventures in Evolution and Mortality saldrá a la venta el 10 de mayo.

Sigue a Simon Davis en Twitter.